Cuándo y por qué debemos cambiar a un niño de colegio

Consejos ante un cambio de centro escolar en nuestro hijo

¿Debemos cambiar al niño de colegio? Esta es una duda que a muchos papás les surge en algún momento a lo largo del período de escolarización de sus hijos. Hay casos claros en los que esta decisión es fácil de tomar, como por ejemplo un cambio de domicilio, pero hay otras ocasiones en que esa decisión no es tan sencilla

4 razones para cambiar a un niño de escuela

Cambiar de colegio a los niños

La clave para cambiar al niño de un colegio a otro es su bienestar. No debemos fijarnos tanto en si el colegio es el mejor, sino si el colegio se adapta a nuestro hijo y a las necesidades que tiene, sean del tipo que sean.

Cuando los padres tienen dudas, lo aconsejable es agotar siempre antes todas las vías que ofrece el centro escolar. Es decir, si nuestro hijo tiene ciertas necesidades, o dificultades en el colegio, ya sean académicas, de aprendizaje, de adaptación, de relación con sus compañeros, etc, y éstas afectan a su autoestima, a su comportamiento, a su motivación… lo primero será tratar de solucionarlo desde el centro educativo. 

Si aun así los problemas persisten, o el centro no pone de su parte, entonces debemos plantearnos el cambio ya que lo importante es que el niño esté feliz y que no viva el hecho de ir al colegio como algo traumático

Por tanto, las razones para cambiar a nuestro hijo de centro educativo pueden ser:

1. Problemas de adaptación al centro, (metodología, estructura, exigencias académicas…)

2.Dificultades de aprendizaje que el centro no puede atender.

3. Problemas de relación importantes con sus compañeros y profesores.

4. Necesidades esenciales como el fin de un ciclo y el comienzo de otro que obliga a cambiar de centro.

Cuándo cambiar a un niño de colegio

Y ahora bien, si hemos decidido cambiar al niño de colegio…. ¿Cuándo es conveniente hacer el cambio? 

Debemos hacerlo de un curso para otro y no a mitad de curso de forma intempestiva y brusca. Debemos dejar que el niño acabe el curso, que pueda despedirse de los compañeros, profesores… en definitiva, que el cambio sea lo más natural posible, y dejarle el tiempo de las vacaciones para que pueda asumir ese cambio, ya que no siempre es fácil para los niños.

Por último, queda una pregunta muy importante que responder: ¿cómo planteár a nuestro hijo el cambio de colegio? Siempre hemos de contar con el niño, explicarle las razones del cambio, y hacerle partícipe, hacerle ver lo positivo del cambio, y si es posible, que conozca su nuevo colegio antes de que comiencen las clases. Contar con él es fundamental para que el proceso no sea difícil. 

Jimena Ocampo, pedagoga

Jimena Ocampo Lozano
Pedagoga Colegiada
Experta en Atención Temprana