Felices sueños para la mujer embarazada

¿Has tenido problemas de sueño durante el embarazo? Una de las quejas más frecuentes de las mujeres, especialmente en los primeros tres meses del embarazo, es el sueño y la fatiga. Tanto la cantidad como la calidad del sueño durante la gestación, suele alterarse. El aumento de los niveles de progesterona hace con que la mujer se sienta mucho más cansada durante el día al principio del embarazo, más normal en el segundo trimestre, pero en el tercer trimestre algunas situaciones pueden volver a afectar su sueño, otra vez.

La falta de sueño durante el embarazo

Trastornos del sueño durante el embarazo

Aunque estos cambios en el sueño de la mujer parezcan normales durante el embarazo, se sabe que pueden representar riesgos tanto para la madre como para el bebé. La falta y la apnea de sueño así como la apnea de sueño pueden provocar grandes malestares en las mujeres y causar complicaciones como el bajo peso, problemas cardíacos y metabólicos a su bebé. También se sabe que hay algunos factores que pueden hacer con que se incremente la apnea de sueño durante el embarazo. La obesidad y la diabetes gestacional son algunos de ellos. Hay estudios que comproban que casi la mitad de las mujeres embarazadas obesas sufren de apnea de sueño.

Otros factores también pueden alterar el sueño de la mujer durante el embarazo: el dolor de espalda, la incomodidad para encontrar una posición para acostarse debido al tamaño de la barriga, las hemorroides, las alteraciones hormonales, nauseas, acidez en el estómago y gases... aunque pueden ser tratados y controlados. Hay terapias seguras y efectivas, como la acupuntura, que pueden ayudar a mejorar el sueño gestacional. Lo mejor es que consultes su médico.

Aparte de lo que diga el médico, hay algunos hábitos muy caseros que pueden ayudar a las mujeres a que relajen antes de acostarte:

- Evitar usar aparatos electrónicos

- Evitar el consumo de cafeína durante la gestación

- Tomar un baño o una ducha con agua tibia

- Hacer ejercicios de relajación y de respiración o yoga

- Acostarse siempre de lado

- Poner una almohada entre las piernas para aliviar la columna

- Dormir la siesta siempre y cuando sea posible

- Evitar beber agua para no tener que ir al baño por la noche

- Tomar un vaso de leche tibia o una infusión relajante

- Pedir a la pareja que le haga un masaje tranquilizante

- Hacer con el sueño sea tu prioridad

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com