El poder de la fantasía e imaginación en los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Seguro que muchos padres se han preguntado alguna vez si es normal que el niño hable solo, imagine personajes, crie historias, situaciones, y se relacione y juegue con ellos. Pues confieso que yo también me he preocupado alguna vez, aunque sin razón alguna. La imaginación, así como la fantasía de los niños son absolutamente normal. ¿Qué tipo de fantasías crea tu hijo? ¿Tu hijo tiene algún amigo imaginario?

Los benefícios de la fantasía para los niños

La fantasía y la imaginación de los niños

El niño usa la imaginación para conseguir comprender, interpretar e recrear el mundo que le rodea. Su fantasía le ayuda a entender ciertas reglas, límites, a ponerse en el lugar del otro, y a crear un entorno íntimo, lleno de magia, en que sólo él tiene acceso. La imaginación sería algo así como un grandísimo espejo de la realidad en la que vive el niño. Es la base de su creatividad, y por lo tanto, debe ser libre y respetada.

Cuando el niño imagina y fantasea, también se divierte y, al mismo tiempo, exterioriza sus propios problemas e inquietudes, en un mundo donde las reglas y las decisiones pertenecen sólo a él. El niño controla todo y a todos. Inventa amigos, hermanos, personas imaginarias que normalmente tienen la misma edad que él. Mezcla el sueño con la realidad.

Es normal también que el niño intente ocultar su mundo imaginario de los padres. Esta es la forma que tiene él de proteger su fantasía y alejarla de alguna posible crítica. El mundo imaginario del niño sólo puede ser motivo de preocupación si continúa persistiendo a lo largo de su desarrollo o si impide al niño a que sea consciente de la realidad en que vive.