Las necesidades del bebé: ¡Su bolsa de paseo!

Vamos a pensar en lo que necesita nuestro bebé antes de ir a dar nuestro habitual paseíto bajo el sol. Hoy le pondré un vestidito ligero, una gorrita, la cremita protectora y en la bolsa del cochecito meteré, ¡preparaos a la lista!: la sombrilla, una chaquetita por si refresca, un par de pañales, toallitas y crema para el culete, un cambiador de viaje para apoyarle, un biberoncito con agua, chupete de repuesto, gasita por si tiene reflujo, un baberito, unos pañuelos de papel, un sonajero, un cubito, una pala, el juguete favorito que le regaló la abuela, una muda de ropa por si acaso..., un termo con agua hervida y su botecito de leche en polvo, quizás también sería conveniente un potito para la merienda y unas poquitas galletas... por si las moscas.

Os va sonando ¿verdad? ¿No creéis que necesitaríamos un remolque colgado al carrito de nuestro bebé para llevar sus cosas?

Qué llevar en el bolsdo del bebé para salir de paseo

Bolsa de paseo para el bebé

Continuamos pensando y ¡horror! ¡La situación podría ser todavía más dramática! Pensemos que sea un día lluvioso o ventoso y forzosamente haya que ir a algún lugar como, por ejemplo, al colegio del hermanito mayor, que se dé la circunstancia de que nuestro destino esté apartado de nuestra casa, que tengamos que realizar la compra diaria o semanal, que nos veamos obligados a utilizar el transporte público, que vayamos con hora fija... ¡el carrito de nuestro bebé se va haciendo cada vez más y más inabordable! ¡Ya decía yo que llevo varios meses con dolor de espalda! Te preguntarás ¿Hasta cuándo tendrás que llevar tantos bártulos? Me gustaría responderte que sólo unos cuantos meses, pero no.

Quizás, siendo positiva, pensarás que cuando nuestros bebés sean algo más mayorcitos, ellos mismos estarán encantados de cargar con su mochilita y así es, pero ¿qué llevarán en ella? Pues bien, a no ser que tú se la prepares, lo más probable es que lleven objetos tan ocurrentes como una piedra, una linterna, algún dibujo, el chupete de su hermano...y, con un poco de suerte, ¡una botellita de agua! Bueno, según parece nos tocará estar en forma unos cuantos añitos más y tirar del carro en esta aventura de ser padres.

Patro Gabaldon. Redactora.