Ser mamá en Navidad

Nacer es algo que se hace una vez en la vida y, que no podemos predecir con exactitud cuándo ocurrirá el feliz evento. Así que puede que demos a luz a nuestro hijo en una fecha muy señalada como la Navidad, en la que casi todas las circunstancias que rodearán el nacimiento de nuestro hijo serán diferentes a cualquier otra fecha algo más ordinaria.

Ser mamá el día de Navidad entra dentro de las estadísticas, esta posibilidad no es tan remota cuando se trata de un parto natural y espontáneo, aunque sí lo sea cuando el parto será provocado.

Tener un bebé en Navidad

Barriga embarazada en Navidad

Naturalmente, en fechas tan señaladas todo el que puede interrumpe su actividad laboral y algunos ginecólogos, abandonan sus cesáreas programadas y sus partos inducidos.

Una amiga mía dio a luz a su pequeña hija Nati el día de Navidad, por eso eligió ese nombre para su pequeña. La mamá de Nati organizaba como todo los años la reunión familiar propia del día de Navidad: cena, mesa, turrones, invitados… todo perfecto.

Pero resulta que con el trajín, a la pequeña Nati, se le ocurrió que aquel día, era un buen día para nacer, mamá estaba tan nerviosa que, decidió aliviarla, haciendo que forzosamente renunciara a todos sus compromisos previos y planificados, y se preparara para recibir y disfrutar, no de la cena de Navidad ni de los invitados, sino de la personita que en breve iba a sumarse al elenco familiar.

Aunque a su mamá le faltaban aún dos semanas para salir de cuentas, tenía pruebas inequívocas de que la llegada de Nati era inminente. Su pequeña le hizo abandonar todas sus tareas, para dedicarse a otra más importante. Tuvieron que llamar a los familiares para anular la cena, llamar a alguien para que se quedara con los hermanos mayores de Nati, y celebrar en un hospital una de las navidades más especiales e inolvidables para la pareja.

Si bien es verdad que dar a luz el día de Navidad puede parecer un contratiempo porque puede haber menos personal sanitario en el hospital, porque hay que renunciar forzosamente a las celebraciones familiares, porque se está fuera del hogar y, porque quizás, se vive con premura y nerviosismo el traer una criatura ante tales circunstancia, considero una auténtica Navidad, lo que vivieron Nati y su familia.

La Navidad es tiempo de encuentro y agradecimiento. Creo que dar a luz un hijo el día de Navidad aúna en un solo acto todos los sentimientos que se nos despiertan en estas fechas: donación, recogimiento, generosidad, agradecimiento, bienvenida, amor y buenas intenciones.

Ahora, en casa de la pequeña Nati y su familia han incorporado un nuevo rito para las reuniones familiares de Navidad: un recuerdo cariñoso, un regalito y una canción de cumpleaños para la pequeña que vino al mundo en un día tan señalado. Esta bienvenida amorosa también será así para todos los pequeños que nazcan por Navidad y seguramente, para sus familias, el recuerdo de su llegada les hará vivir un día de Navidad aún más pleno y especial.

Patro Gabaldon. Redactora de Guiainfantil.com