8 experiencias mágicas de Navidad que solo viven y sienten los niños

Déjate llevar por el espíritu de la Navidad junto a tus hijos y tu deseo de volver a ser niña se hará realidad

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

¿Cómo vivías la Navidad cuando eras una niña? Seguro que recuerdas con añoranza esos días tan especiales en los que todo era magia, risas, felicidad y nada de preocupaciones. Es así cómo van a sentir tus hijos ahora estas fechas tan señaladas. Y es que, por mucho que pase el tiempo, hay cosas que solo viven en Navidad los niños. Estas son las 8 experiencias mágicas de Navidad que solo sienten y viven los niños.

Qué viven y sienten los niños en Navidad

experiencias de navidad para los niños

Ahora que eres madre y llegan de nuevo las navidades seguro que estás venga a darle vueltas al tema de los regalos, a lo que vas a poner para la cena de Nochebuena, a los planes que vais hacer en familia para todos los días sin cole, que no son pocos, y a todas esos cientos de cosas que hay que organizar.

Sin embargo, tus hijos, los que más saben disfrutar de estas fiestas, están a otras cosas. Ellos se fijan en las luces que llenan las calles, piensan en qué juguete le van a pedir a los Reyes Magos o a quién le va a tocar esta vez poner la estrella sobre el árbol de Navidad. ¡La Navidad está llena de cosas maravillosas que solo los niños saben apreciar!

1. Ilusionarse con la magia de los regalos
Los niños desean que llegue la fecha en la que Papá Noel les deja un regalo bajo el árbol o en la que los Reyes Magos hacen su visita. Por eso, llevan ya tiempo dándole vuelta a lo que pedir en su carta, eso por no hablar de que llevan todo el año portándose bien no vaya a ser que sus Majestades les pillen haciendo alguna travesura. La magia de los regalos se vive de una forma tan intensa que bien merece la pena acompañarles en esa ilusión.

2. Convivir con duendes y elfos
Los ayudantes de los Reyes Magos, los renos, la mujer de Santa, los que ayudan a preparar los regalos y que además hacen que nieve... Las Navidades son mágicas por los regalos y también por cantidad de seres y personajes que hay, los mismos que habitan en los cuentos y que cada año salen para dar vida a estas fiestas.

[Leer más: Cuentos de Navidad para los niños]

3. Brillar como las luces del árbol de Navidad
¿Sabes por qué en Navidad brillan tanto los ojos de los niños? ¡Porque son un reflejo de las luces que ponemos en el árbol! No tardes en poner el tuyo en el salón de casa, tus hijos esperan ese momento con muchas ganas. ¿Qué te parece si haces con ellos unos adornos y los colgáis también? ¡Serán los más bonitos de todos!

4. Deleitarse con ambiente que hay en las calles
Luces en el árbol de casa y también en los escaparates de las tiendas, en los adornos que se ponen en las calles y en el ambiente de paz que se respira. Nosotros, los mayores, apenas si nos damos cuenta ya de cómo se visten las ciudades para tal ocasión, pero a los niños desde luego que no les pasa desapercibido.

Lo que de verdad significa la Navidad para los niños

la navidad para los niños

La Navidad no es solo un día, son las semanas de antes y el sabor que se queda después. Es la ilusión y los buenos propósitos que nos vienen a todos a la mente. ¡Seguimos!

5. Revivir inolvidables ratos en familia
La Navidad va de estar con la familia, algo que todos los niños del mundo adoran. Cenas y más cenas, tardes de juego en casa, días sin cole, mañanas enteras de estar en pijama sin hacer nada más que ver los dibujos. ¿Cómo no iba a ser esta la época preferida de los niños?

[Leer más: 12 películas de Navidad para ver en Netflix con niños]

6. Disfrutar de la tradición familiar que se repite cada año
¿Qué tradición hay en tu familia con motivo de la Navidad? En la mía, cuando era una niña, íbamos a desayunar a una cafetería la mañana de Navidad. Este tipo de cosas que se repiten año tras año significan mucho para los niños, y no solo eso, será uno de sus mejores recuerdos de la infancia.

7. Dejarse embaucar por el especial de las galletas de la abuela
El olor de las galletas que cocina la abuela, el pavo o el cordero que se asa el día de Navidad o los dulces que se sirven a la mesa de postre son olores que impregnan la casa y que hacen que el corazón, el nuestro y el de los niños, se nos llene de alegría y calidez.

8. Ser mayor e irse a la cama tarde
Para los peques que están acostumbrados a seguir siempre el mismo horario, lo de acostarse tarde es otra de las cosas que solo viven en Navidad. No solo por el hecho de estar más tiempo despiertos igual que los mayores, sino porque para ellos es todo un cambio de rutina. Nada de prisas por ir al cole a tiempo, nada de acostarse pronto porque mañana hay que madrugar, nada de seguir los mismos horarios para comer o hacer los deberes. Ahora, en Navidad, toca jugar, desconectar y pasárselo en grande.

Puedes leer más artículos similares a 8 experiencias mágicas de Navidad que solo viven y sienten los niños, en la categoría de Familia - planes en Guiainfantil.com.