Caos mágico. Cuento de Navidad para niños sobre el espíritu navideño

Te proponemos un cuento infantil muy mágico sobre el trabajo de Papá Noel y sus elfos

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Unos días antes de la llegada de la Navidad, Papá Noel y todo su equipo de seres mágicos tienen que trabajar muy duro para preparar todos los regalos navideños de todos los niños del mundo. Pero, ¿qué pasa cuando están muy cansados y les cuesta trabajar? ¡Necesitan una inyección de espíritu navideño

Este cuento de Navidad para niños habla sobre los sentimientos y las emociones verdaderamente importantes en las fiestas navideñas. Si quieres hacer reflexionar a tu hijo sobre los valores navideños (que van mucho más allá del número de regalos que reciban), tenéis que leer este cuento infantil en familia. 

Un cuento de Navidad para niños: Caos mágico

Un bonito cuento de Navidad para niños que habla del espíritu navideño

Tan solo faltaba una semana para la noche de Navidad y aún quedaba mucho trabajo por hacer. En el Mundo de Fantasía se seguían recibiendo cartas con peticiones para Papá Noel. Todos estaban dando lo mejor de sí mismos, pero el calendario marcaba en rojo el día 25 de diciembre y los nervios hacían pensar que no iban a llegar a tiempo con todos los regalos empaquetados.

Mamá Noel vivía al borde de un ataque de nervios. Por sus manos pasaban cientos de cartas a la hora; cartas que ella debía distribuir entre duendes, enanos, hadas, gnomos y elfos para que encontraran en el almacén mágico el regalo solicitado. Después este sería incluido en el saco mágico con el que Papá Noel surcaría el cielo montado en el trineo que debía conducir el reno Rudolf.

Todos estaban agotados, apenas tenían fuerzas. Todo el Mundo de Fantasía estaba lleno de celofán de colores, cajas de diferentes tamaños, cintas brillantes, purpurina… ¡reinaba el caos! Las hadas apenas podían revolotear ya que llevaban días, incluso algunas semanas, sin dormir. Los enanos no recordaban un trabajo tan duro, ni cuando en los cuentos tenían que trabajar en la mina. Todos empezaban a pensar que los niños ya no sabían imaginar, porque cada año pedían más regalos.

Papá Noel sabía que no podía decepcionar a los más pequeños de las casas. Así que se le ocurrió una gran idea. Reunió a todos los habitantes de Mundo Fantasía en la Gran Plaza de los Sueños. Les hizo mirar al cielo y proyectó sobre las nubes las caritas de todos los niños del mundo mientras se escuchaba la risa de estos.

Al instante las fuerzas volvieron a los duendes, enanos, hadas, gnomos y elfos que rápidamente emprendieron el trabajo. Todos habían comprendido por qué trabajaban tan duro. Y es que, la ilusión de un niño es lo que mantiene vivo al Mundo de Fantasía, a ella le debe su existencia. Se dieron cuenta de por qué hay que fijarse siempre en las pequeñas cosas, porque son los gestos más sencillos los que más ilusionan. ¡Ahí radica la magia! ¡Ese el verdadero espíritu navideño! Si los niños dejan de imaginar y de soñar, la fantasía desaparecerá. Si todos los niños mantienen siempre la ilusión, Papá Noel acudirá a su cita navideña.

¡Ho, Ho, Ho!

Preguntas de comprensión lectora de este cuento infantil

Una vez que terminéis de leer el cuento, plantéale a tu hijo estas preguntas para saber si ha comprendido el verdadero mensaje detrás de la historia. A partir del cuento, puedes preguntarle acerca de su opinión de la historia y, de esta forma, reflexionar junto a él. 

1. ¿Por qué hay tanto caos en el Mundo de Fantasía?

2. ¿Por qué están tan cansados los elfos y demás amigos de Papá Noel?

3. ¿Qué les hace recuperar todas las fuerzas?

4. Para ti, ¿qué es lo más importante de la Navidad?