Cómo es quedarse embarazada en diciembre, lo bueno y no tan bueno

Diciembre es un buen mes para iniciar tu embarazo. La fecha de parto será en septiembre

Beatriz Martínez

Acaba el año, pero aún hay posibilidades de quedarse embarazada en diciembre. ¿Queréis tener un hijo? En Guiainfantil.com te contamos cómo irá el embarazo trimestre a trimestre, con todo lo bueno (y lo no tan bueno). Conocer cuantos más detalles de los próximos meses, así como cuándo se estima la fecha del parto, te ayudará a sentirte más tranquila. ¿Empezamos?

No es igual quedarse embarazada en verano que hacerlo cuando las navidades han llegado. Esa es la premisa con la que hemos orientado esta guía, el de que sepas al detalle cómo va a ser la gestación según el mes en el que empiece. Ahora le toca el turno a diciembre. Veamos qué esperar en cada uno de los trimestres.

Lo bueno y lo no tan bueno de quedarse embarazada en diciembre

Qué supone quedarse embarazada en diciembre

Si tu prueba de embarazo da positivo en diciembre... ¡enhorabuena! El primer trimestre irá de diciembre a febrero, el segundo de marzo a mayo y el último de junio a agosto, por lo que la fecha de parto aproximada será en septiembre. ¿Qué supone todo esto? Pues que vas a vivir la experiencia más bonita que hay y que tienes nueve meses por delante para prepararte tú y tener todo listo de cara a que nazca tu bebé. ¡Estamos aquí para ayudarte!

1. El primer trimestre de embarazo será de diciembre a febrero

Tú y tu bebé vais a ser el centro de todas las atenciones estas navidades, y es que, cuando digas a toda la familia que vais a ser uno más, ya nadie podrá pensar en otra cosa. Es así como vas a pasar el primer periodo de la gestación, contando a tus familiares y amigos la buena noticia e intentando creerte que dentro de ti crece un pequeño ser que ya llena de amor todo tu corazón. ¿Será niño o niña? ¿Cómo serán sus ojos? ¿Y su sonrisa? Eso por hablar del nombre que vais a escoger. ¡Todo son buenas noticias!

Procura no comer de más en Navidad, aunque quizás no te notes nada nuevo ahora que estás en estado, en nada de te va a beneficiar los empachos y las comilonas. Evita los alimentos crudos, los no pasteurizados y lava bien frutas y verduras, es la mejor forma no coger la toxoplasmosis

Uno de los síntomas comunes en este primer trimestre de embarazo es el aumento de las ganas de hacer pis. La micción frecuente se debe a la aparición de hormonas placentarias y a que los riñones eliminan más fácilmente los residuos del cuerpo. No te aguantes las ganas, ve al baño cuanto necesites.

2. Toma nota, el segundo trimestre de embarazo irá de marzo a mayo

Quizás sea este el trimestre menos pesado, las náuseas propias de la etapa anterior se han ido, la barriga crece pero no demasiado, te sientes contenta y con energía y el tiempo te acompaña. Es hora de pensar en ti y de aprovechar este periodo tan bueno todo lo que puedas. Un paseo al salir del trabajo al lado de tu pareja, un dulce de vez en cuando como capricho y todos los mimos que tus seres queridos te quieren dar. ¡Qué bien suena!

Prepara todo lo que vas a necesitar cuando nazca tu hijo, son muchas cosas y has de hacerlas con tiempo para no agobiarte: su habitación, su ropa para los primeros meses de vida, la cuna, el carro para salir de paseo... Si ya hay algún niño en tu familia y te puede dejar estas cosas, ¡bienvenidas serán!

Debido al volumen que poco a poco va a ganar tu tripa, seguramente habrás tenido que cambiar tu forma de caminar. El punto de gravedad cambia a medida que avanza el embarazo; mantener una buena postura es fundamental para evitar los dolores de espalda, ¡deja los tacones por un tiempo!

3. Tercer trimestre de embarazo de junio a agosto, ¡ya falta menos!

La recta final de tu embarazo ha llegado y lo ha hecho en verano. ¿Qué tiene esto de bueno y de malo? Pues que vas a poder refrescarte en el agua de las piscinas y del mar, que vas a poder dar un agradable paseo cuando se ponga el sol y que podrás tomas un rico helado de vez en cuando. Lo malo es que vas a notar mucho más el calor, que puede que tus pies se hinchen por la retención de líquidos y que te costará más dormir por las noches. No te queda otra que armarte de paciencia y tomarte las cosas con calma. Cuando nazca tu hijo todo volverá a ser como antes. 

En esta etapa, debido al inicio de la dilatación cervical, puede darse la expulsión del tapón mucoso, una especie de secreción mucosa que suele ir acompañada de pequeñas hebras de sangre. Esto no quiere decir que el parto haya comenzado, es más, puede que aún tarde varios días, pero sí que es indicativo de que ya se va aproximando. Ten preparada tu bolsa con todo lo necesario para cuando llegue el momento de ir al hospital.

Calculadora para saber el peso durante el embarazo

El parto será a partir de septiembre

Durante el embarazo es importante ir a las revisiones con el ginecólogo y la matrona. Ellos se asegurarán de que todo vaya bien. Sin embargo, tampoco viene mal que tú misma hagas cierto seguimiento de tu embarazo, semana a semana. Es la mejor forma para notar los cambios que tu cuerpo está sufriendo y emocionarte con ellos. Además, así podrás detectar los problemas en cuanto se empiecen a notar. 

Uno de los detalles a los que debes estar atenta, sin que te llegue a obsesionar, es el tu peso. A medida que vaya transcurriendo las semanas, la báscula te irá mostrando cifras más elevadas. Pero, ¿estás en el peso correcto para el momento de la gestación en el que te encuentras? Compruébalo con nuestra calculadora del peso ideal durante el embarazo.

Fecha de parto aproximada: septiembre. ¡Ya eres mamá!

El verano nos deja y llega el mes de septiembre, el más bonito para ti a partir de ahora porque será cuando des a luz a tu hijo. Debes estar atenta a las señales que te indican que el parto ha comenzado: sangrado vaginal, contracciones regulares dolorosas, rotura de la bolsa o malestar general. También tendrás que acudir al hospital si notas algún otro síntoma que no habías sentido hasta ahora. Hay mujeres que tratan de esperar hasta el último momento para ir al hospital, ¡y luego les ocurre como aquella mamá que dio a luz en el pasillo!

¡Felicidades querida mamá! Tu hijo ha nacido, ya puedes cogerle entre tus brazos, darle un gran beso lleno de amor y mirarle a los ojos y decirle cuánto le quieres. ¿A qué es la sensación más bonita que has sentido nunca? 

Es tiempo de que cuides a tu bebé y de que te cuides tú también. Es común tras el parto estar triste por el cansancio, los cambios hormonales y todas las emociones vividas. No temas compartir con tu pareja y familia este sentimiento, tampoco temas pedir consejo a tu matrona o doctor si ves que el día a día se te hace cuesta arriba.

Tu hijo ha nacido en septiembre y todavía no hace mucho frío, pero ya debes ir preparando tu ropa de abrigo y la suya para cuando llegue, así evitarás resfriados y gripes. ¿Te apetece salir a dar un paseo con tu hijo? ¡Adelante! Será el primero de los muchos planes que vas hacer con tu bebé.