Noruega: el mejor país del mundo para ser madre

Sin duda, el día a día, así como el papel de una madre se diferencia según el país donde vive la mujer. No es lo mismo dar a luz en Noruega, por ejemplo, que parir en Afganistán. Como todos los años, la ONG Save the Children publica un informe sobre los mejores y peores países del mundo para ser madre.

Las diferencias entre ser madre en Noruega, el primer clasificado, y Afganistán, el último este año, son enormes. Estas diferencias se miden a través de indicadores de la salud, la educación o las condiciones económicas de madres e hijos. Según los datos de la publicación, la mujer noruega elige el momento para quedarse embarazada, generalmente después de recibir 18 años de educación y de utilizar métodos anticonceptivos para tener el control sobre su vida sexual. Al dar a luz, ella es asistida por personal sanitario, y disfrutará de una baja maternal que va de 46 a 56 semanas (alrededor de 1 año). Muy difícilmente verá morir a su hijo antes de que cumpla los cinco años, y si todo sigue bien, podrá vivir hasta los 83 años.

La maternidad en distintos países

Al contrario de la noruega, la madre afgana tiene un alto riesgo de morir al dar a luz. De hecho, una de cada ocho mujeres fallece por complicaciones antes o después del parto. Sólo un 14 por ciento de las mujeres recibe asistencia sanitaria. Esta mujer, que sólo ha podido ir al colegio algunos años y que probablemente no esté entre el 16 por ciento de las mujeres que tienen acceso a los anticonceptivos modernos, no vivirá más allá de los 44 años.

Aparte de eso, esta mujer puede que tenga perdido, durante su vida, al menos uno de sus niños antes de que llegue a su quinto año de vida, por alguna enfermedad fácilmente evitable. Los diez primeros clasificados, después de Noruega, son Australia, Islandia, Suecia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Países Bajos, Bélgica y Alemania. España se encuentra en el puesto 13º de los 43 que componen el grupo de los países más desarrollados. Su baja maternal de 16 semanas, así como las diferencias salariales entre hombres y mujeres, son sus asignaturas pendientes. Estados Unidos está en el puesto 28º, debido a que el riesgo de mortalidad materna y de niños menores de cinco años, está entre los más altos del mundo desarrollado.

En el informe, Save the Children subraya que EE UU tiene las políticas de baja maternal menos generosas de entre los países ricos. Sin embargo, no todo son números. El informe destaca la desesperación humana y las oportunidades perdidas como las mayores preocupaciones. Es una situación que exige que se proporcionen las herramientas necesarias a las madres de cualquier lugar para romper con el ciclo de la pobreza y mejorar la calidad de vida de los padres e hijos de las generaciones futuras. Hace falta una educación femenina efectiva, asistencia sanitaria y alimentación adecuadas, para empezar.

Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com