Cómo es una madre según la edad en la que afronta la maternidad

Comparativa de madres adolescentes, en la veintena y mayores de edad

Alba Caraballo Folgado

¿A qué edad fuiste madre? ¿Crees que todo habría sido distinto si hubieras tenido a tus hijos a otra edad? La edad a la que las madres afrontamos la maternidad determina en gran medida nuestra manera de enfrentarnos a ella. Las ventajas o desventajas que encontramos en el camino, nuestras fortalezas y debilidades, nuestros aciertos y errores son debidos, en muchas ocasiones a la edad en la que nos convertimos en madres. 

En Guiainfantil.com hacemos un repaso, de forma genérica y sabiendo, por supuesto, que cada mamá es única, a cómo es una madre según la edad en la que afronta la maternidad. Son características que engloban a muchas madres al afrontar la maternidad en una edad determinada. 

Cualidades de una madre según la edad en la que afronta la maternidad

Como es una madre según su edad

Reconozcámoslo, ser madre a los 16 años, no tiene nada en común con serlo a los 32. Con los años ganamos algunas cosas, como la experiencia y, perdemos otras, como la vitalidad. Esta tabla reúne algunas características generales que sufren muchas mamás al convertirse en madres a una edad determinada. 

¿Cuál es la mejor edad? Biológicamente entre los 25 y los 30 años, emocionalmente, cada una es un mundo.

Características de la madre adolescente

El embarazo adolescente ha pasado en unos años a ser un problema de salud pública en muchos países. Hoy en día se calcula que hay unos 13 millones de embarazos en niñas entre los 15 y los 19 años en todo el mundo. Una cifra que ha crecido exponencialmente y que preocupa seriamente a las administraciones sanitarias.

- Una niña no está preparada físicamente para ser madre y esos embarazos suponen un riesgo para su salud.

- Tampoco están preparadas a nivel intelectual y se da una alta tasa de fracaso escolar, depresión, pobreza y baja autoestima en estas niñas. Y es que, no han terminado sus estudios y hay un alto porcentaje que no los retoma o fracasa al intentarlo. Si ha de ponerse a trabajar lo hará en un empleo en el que no se requiera experiencia ni demostrar estudios. Trabajos de baja cualificación y escasos ingresos.

- Mientras sus amigos salen, estudian, viajan y se divierten, ella cuida a su bebé, lo que puede provocar insatisfacción y frustración.

- Todavía estaba al cuidado de sus padres cuando quedó embarazada por lo tanto carece de mucha información vital, desde cómo llevar una alimentación saludable a cómo cuidar de otra persona, aunque bien enfocado les puede llevar al siguiente punto y sacar ventaja de ello... 

- Se ve obligada a crecer y madurar antes de tiempo. Adquiere responsabilidades y afronta situaciones más difíciles que sus amigas, por lo que está más y mejor dispuesta para las dificultades de la vida.

- Es joven, tiene una mayor energía para jugar y pasar buenos ratos con su hijo, la brecha de edad es mucho menor que en otras madres y esto puede llevar a una mayor comprensión y una relación. 

- Sus hijos se enfrentan a una desprotección mayor si solo están a su cuidado, aunque muchas veces gozan del amparo de los abuelos. Sin embargo, sienten una gran empatía por lo que les sucede, ya que ayer estaban viviendo lo mismo.

Cómo son las madres entre los 20 y 35 años

Según los expertos, y mirándolo simplemente desde el punto de vista biológico, la mejor edad para ser madre por que existen menos complicaciones en el embarazo y el posparto es entre los 25 y los 30 años. 

- Es, según los expertos el mejor momento a nivel físico para tener un bebé. Tiene más posibilidades de concebir y un riesgo menor de tener un hijo con problemas físicos.

- Todavía no se han desarrollado plenamente en su profesión, pero son jóvenes y pueden retomar sus carreras sin miedo a quedar fuera del mercado laboral. También pueden seguir estudiando, tienen la suficiente energía como para poder con todo.

- Están en un momento de plenitud física, con una energía desbordante, son jóvenes y no les cansa tanto el cuidado de los hijos

- Llegan a los 40 con sus hijos ya criados y pueden vivir una segunda juventud, sacando tiempo para disfrutar de sus hijos sin renunciar a viajes, cenas o escapadas.

- Los expertos nos alertan sobre la educación que los padres de mediana edad están dando hoy en día ya que carecen de normas y límites. Sin embargo, gozan de un equilibrio entre mente y cuerpo que les permite afrontar la maternidad con más paciencia y vitalidad.

Ser madre después de los 35 años

Es un hecho que en los últimos años ha crecido el número de madres por encima de los 30 años. Tanto es así que, por ejemplo en el Reino Unido, más del 50% de los bebés que nacen tienen madres mayores de 30 años. Y, en España, el 60% de las madres tienen a su primer hijo entre los 30 y los 39 años.

Después de los 35 años, los riesgos en el embarazo aumentan. Existe más riesgo de aborto espontáneo y anomalías cromosómicas en el bebé. Asimismo, aumenta la posibilidad de padecer enfermedades como hipertensión o diabetes gestacional.

- Las mujeres han tenido tiempo de desarrollarse en su profesión, alcanzar metas, dedicarse a sí mismas. Conocen el mercado laboral, sus ventajas y desventajas, su prioridad ya no es tanto realizarse laboralmente sino hacerlo de forma más global e integral.

- Los años nos aportan, además de arrugas experiencia, que efectivamente es la madre de la ciencia. Afrontan los obstáculos que presenta el cuidado de los hijos con más recursos emocionales. Tienen más seguridad y confianza en sí mismas y esto se aplica a la crianza de los hijos. La maternidad en la cuarentena puede ser físicamente agotador, pero mentalmente estás bien equipada para ello.

- Ya no se tienen tantas ganas de echarse al suelo a jugar con los niños, ni se tienen la misma energía para sufrir las docenas de noches sin dormir. La edad pasa factura.

- Sus hijos suelen estar sobreprotegidos, los padres han vivido demasiadas experiencias como para dejar que sus hijos repitan los errores y se convierten en madres helicóptero.