Cuando el sexo después de la maternidad es difícil

Cambio en el deseo sexual tras el embarazo

El sexo después de la maternidad, éste es un tema poco comentado entre las madres, y no fue hasta que no hablé con una amiga íntima y le conté lo que me pasaba, cuando me di cuenta de que este tema era algo parecido a las hemorroides tras el parto: se sufría en silencio.

Pues sí, en pleno siglo XXI todavía sigue existiendo cierto pudor a contar lo que es algo natural y totalmente entendible: después de la maternidad las relaciones sexuales se resienten.

Qué ocurre con el sexo después de la maternidad

qué hacer si el sexo después de la maternidad no es fácil

No es para toda la vida, simplemente responde a unas razones naturales donde nuestro cuerpo necesita recuperarse, y nuestra mente ahora está ocupada en otros menesteres mucho más laboriosos, como son la crianza del bebé.

Tras consultar con mi ginecólogo, me quedé mucho más tranquila al comprobar que no era yo sola la que rehuía los encuentros sexuales, sino que hasta un 89% de las mujeres sufre este problema durante los 3 primeros meses tras el parto, y un 51% ¡después de 12 meses!

Las razones por las que el sexo después de la maternidad es difícil son obvias; el útero necesita volver a su forma habitual; la vagina se distiende, con lo que disminuye el placer sexual para ambos, pero se resuelve con los ejercicios de Kegel; eso sin contar las molestias de la episiotomía, aquí se hace imprescindible la crema lubricante; la lactancia materna hace que la prolactina suba y desciendan los estrógenos, y por lo tanto el deseo; y no es nada recomendable tener relaciones sexuales durante la cuarentena para prevenir infecciones.

Pero también existen otras cuestiones a resolver: ahora tenemos un bebé al que hay que atender constantemente, que no nos deja dormir ni descansar, y mucho menos nos regala un rato para la intimidad. El cansancio nos vence cada noche y en esas circunstancias resulta muy difícil pensar en otra cosa que no sea dormir al llegar a la cama.

Mi prima, que es psicóloga, tiene otra teoría muy curiosa que responde a razones antropológicas, que a mi entender no es nada descabellada. Ella dice que, al igual que los demás seres vivos, nuestra existencia se basa en la perpetuación de la especie, por lo tanto, en el caso de los humanos, que nacemos totalmente desprotegidos sin la ayuda de nuestros padres, esos cuidados son primordiales para que el individuo salga adelante. 

Así, desde nuestros primeros ancestros, lo primordial es cuidar de un solo bebé con la ayuda del padre, ya que esto aumenta las posibilidades de sobrevivir, con lo que quedarse embarazada de nuevo sería peligroso para la supervivencia de los niños, de ahí que cuerpo y mente cooperen para bajar la líbido de la mujer.

Está claro que esto no es un estudio científico, sino una opinión, que bajo mi criterio tiene mucho sentido y que sin duda coincide con el sentir de la mayoría de madres del mundo.

Aún así, no desesperéis, aunque creáis que vuestra etapa de mujer fatal ha terminado, no es así, solo tenéis que esperar un poco de tiempo a que el cuerpo se recupere, volver a vuestras rutinas, y sobretodo, comunicaros con vuestra pareja, ya que el cariño es la base del erotismo.