La paciencia de un abuelo con sus nietos

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

'El amor perfecto, a veces, no viene hasta el primer nieto'. Este proverbio galés resume a la perfección lo que sienten los abuelos hacia sus nietos. Esa pasión desmedida, esos ojos encendidos, esa paciencia infinita... Los abuelos parecen rejuvenecer. De pronto se sienten útiles. Y por fin disponen de tiempo, ese tiempo que a los padres les falta, ese tiempo que a ellos mismos les faltó cuando educaron a sus hijos.

En este vídeo, un abuelo resiste y continúa con su tarea con mucha paciencia, a pesar de la insistencia de sus nietos, dos traviesos mellizos que avanzan, aún a gatas, hasta donde él está, para ponerle las cosas más difíciles.

Vídeo de unos mellizos que interrumpen constantemente a su abuelo

 

Él sólo quiere sacar unas cosas del frigorífico. Pero lo que en principio parece sencillo, se torna en una tarea complicada. Sus nietos, mellizos, no paran de molestar. A los pequeños les mueve la curiosidad. ¿Qué habrá en esa caja alargada llena de productos de colores y formas diferentes? ¿Qué está cogiendo s abuelo? Imposible resistirse ante tantos estímulos.

El abuelo resiste, paciente. Una y otra vez. Coloca a los bebés en su sitio, alejados de la nevera. Alejándolos del peligro. Y ellos vuelven. Esta simpática escena nos hace pensar en la cantidad de instantes como este que aguantan, siempre con una amplia sonrisa, los abuelos.

5 cosas que los abuelos aportan a los nietos

Abuelo con nieto

Los abuelos juegan con sus nietos. Si es necesario, se tiran al suelo. Pierden el sentido del ridículo. Cantan, bailan y ponen voces diferentes. Hacen teatro, dibujan, enseñan a leer a los nietos. Los abuelos tienen un privilegio: ese precioso tiempo que los padres añoran. Así que no les importa dar tranquilos y largos paseos con sus nietos. Hablar del pasado, contar batallitas, hacer manualidades... Los abuelos aportan todo esto y mucho más a los nietos:

1. Experiencia: nada mejor que un abuelo para aprender historia. Sus vivencias llenarán mucho más que todo lo que puedan leer los niños en un libro.

2. Tiempo: sin prisas, sin horarios. Los abuelos por fin pueden dedicarle a los nietos ese tiempo tan valioso que la mayoría de los padres no tiene.

3. Valores: los abuelos son transmisores de valores, porque a lo largo de su vida, ellos han ido aprendiendo de ellos. La tolerancia, el respeto, la sinceridad...

4. Los abuelos son excelentes 'cuentistas': Nadie como ellos sabe contar cuentos, transmitir mensajes con moraleja. 

5. Vínculo afectivo: Existe una complicidad especial entre los abuelos y los nietos. Nadie les hace reír como ellos. Tal vez porque se sientan identificados. Los abuelos tienen mucha empatía con los niños.

Los nietos, a cambio, pagan a sus abuelos con lo mejor que tienen: su amor incondicional. Esa sonrisa que desarma, esos ojitos tristes para evitar 'regañinas'. Basta un 'puchero', un beso furtivo o un abrazo. Y se habrán ganado el 'corazoncito' de su abuelo para siempre.