Razones a favor y en contra de quedarse embarazada en noviembre

Si la concepción comienza en este mes, el embarazo irá hasta agosto

Beatriz Martínez

¿Cómo se va a desarrollar mi embarazo en cada una de sus etapas? Esa es una de las primeras preguntas que seguro que te has hecho al enterarte de que estás esperando un bebé. Decirte primero de todo, ¡felicidades futura mamá! Acaba de comenzar la experiencia más bonita de tu vida. Y decirte también que para que estés tranquila y bien informada sobre tu embarazo y de cara al parto, hemos creado una guía para que puedas anticiparte a saber qué supone quedarse embarazada en noviembre. Como primera pista debemos decirte que existen razones a favor y otras en contra. ¡Vamos a verlo!

Cómo es quedarse embarazada en noviembre

Razones para quedarse embarazada en noviembre

Si desde el momento en el que da positivo la prueba de embarazo, conoces cómo será trimestre a trimestre, el parto y los primeros meses de vida de tu pequeño te vas a sentir segura y tranquila, ¿no crees? Es por ello que en Guiainfantil.com queremos darte a conocer lo que supone quedarse embarazada en todos los meses del año. Ya te imaginarás que no es igual empezar la gestación en pleno verano que en invierno. Todo tiene su lado bueno y su lado menos amable. En esta ocasión le toca el turno al mes de noviembre. ¡Veamos cómo va a ser tu embarazo si comienza en noviembre! Fecha de parto aproximada: agosto. ¡Qué ilusión!

Llega el mes de noviembre y con él tu embarazo. Un mes ideal en el que tan solo has de preocuparte por cuidarte, comer bien, protegerte del frío y pensar en cómo vas a dar la buena noticia a tus seres queridos. El pequeño ser que crece dentro ti va a ocupar tu corazón para siempre. Detallemos cómo se va a desarrollar tu bebé en cada trimestre de gestación.

1. Primer trimestre de embarazo: de noviembre a enero

Las navidades a la vuelta de la esquina y tú con la gran noticia de que vais a ser uno en más en la familia. ¿Se te ocurre otra forma mejor de cerrar el año y empezar el siguiente? Disfruta de esta etapa tan bonita, vive la Navidad rodeada de los tuyos y aprovecha tu carta a los Reyes Magos o Papá Noel para pedir alguna cosa que te guste para tu bebé. Tan solo recuerda no comer de más para evitar empachos. ¡Y ni que decir tiene que no debes beber nada de alcohol!

En estos primeros meses de gestación es normal que sientas náuseas y ganas de vomitar, no les ocurre a todas las mujeres pero sí a muchas de ellas. Esto es debido al gran aumento de la hormona gonadotropina coriónica durante el embarazo. ¿Sabías que según un estudio, las náuseas te pueden ayudar a saber si vas a tener un niño o una niña?

También es posible que notes una mayor sensación de fatiga, aunque apenas hagas esfuerzo, ahí está esa odiosa sensación de cansancio... Tranquila, también es normal por los cambios hormonales. Tómate las cosas con calma y haz ejercicio suave. ¡Verás que bien te viene!

2. El segundo trimestre de embarazo será de febrero a abril

Las navidad ha llegado a su fin, toca volver a la rutina y pensar en los días de sol que están por venir. Imagina todo lo que podrás hacer durante todos estos días ahora que empieza a hacer buen tiempo: pasear, preparar las cosas para el parto... ¡Recuerda tener siempre el ánimo bien arriba!

Hacia la mitad de este segundo trimestre de gestación, el útero alcanza un tamaño considerable, lo que significa que, debido a su crecimiento, se comprimen algunos vasos sanguíneos, dificultando así la circulación de la sangre. Este es el motivo por el que puedes notar ciertas molestias como hinchazón en las piernas y en los pies.

A su vez, puedes experimentar cambios en todo el cuerpo, incluyendo los genitales externos. Quizás hasta notes en la vagina más elasticidad y más flujo. Tan solo presta atención a que ese flujo no tenga mal olor y a que no te duela al orinar. Si es así, consulta con tu doctor ya que puede tratarse de una infección vaginal por Cándidas.

3. Prepárate, el tercer trimestre de embarazo ha llegado y será de mayo a julio

El buen tiempo ha llegado por fin y con él la recta final de tu embarazo. Es hora de terminar todas las cosas que te faltan para tu bebé y de pensar en el parto. ¿Qué quiere decir esto último? Pues que tendrás que hacer caso a todas las indicaciones que te de tu matrona para que cuando des a luz estés los más tranquila posible. Y quiere decir también que debes caminar un poco cada día para ayudar a tu bebé a encajar su cabecita en tu pelvis. ¡Perfecto ahora que hace un clima tan agradable!

Si se aproxima la fecha de parto y tu bebé no se ha colocado boca abajo, es posible que tengan que programarte una versión externa. Consiste en intentar que el pequeño se dé la vuelta haciendo presión en ciertas partes de tu vientre. Es algo doloroso, pero si te lo recomienda el doctor deberás hacerlo para evitar que te hagan una cesárea. Si la versión externa ha tenido éxito, puede que tengas que llevar una faja para evitar que el bebé se dé la vuelta de  nuevo.

Y el parto llegará en agosto. ¡Felicidades mamá!

Cuando el parto se produce en noviembre

¿Cómo sé si estoy de parto? Da igual que hayas leído mucho sobre el tema o que sea tu segundo hijo, esta pregunta va a estar en tu mente desde poco antes de salir de cuentas, y es que es normal que estés nerviosa o inquieta. No tienes nada que temer, tan solo escucha tu cuerpo y observa si tienes contracciones regulares, si has roto la bolsa, tienes sangrado vaginal o te sientes mal o con dolores. Ante estos casos, acude al hospital, tu hijo está preparado para nacer.

Y en poco tiempo... ¡Enhorabuena mamá! Ya ha nacido tu bebé y por fin puedes cogerle en brazos y darle un beso en su cálida mejilla. Ya sea si te han hecho cesárea o has tenido un parto convencional, tendrás que seguir una serie de cuidados para recuperarte lo mejor posible. Acude a las citas con tu matrona, trata de descansar lo que puedas, no cojas peso ni hagas esfuerzo, come saludable y bebe mucha agua. Poco a poco estarás mejor, con más energía y de mejor humor.

Tu pequeño ha nacido con el calor del mes de agosto, ponle ropa ligera, sal a pasear con él cuando baje el sol y dale el pecho a demanda para que esté bien hidratado. Para cuando llegue el verano siguiente tu hijo tendrá ya un año y será un gran explorador deseoso de jugar con su mamá en la piscina. ¡Un plan perfecto!

¿Niño o niña? Utiliza nuestra calculadora para acertar

Todos los padres queremos de igual manera a nuestros hijos, sean niños o niñas. Sin embargo, todos tenemos una opción favorita antes de que nazcan. Hay quien busca la parejita, quienes solo quieren niñas... Aunque no hay ninguna manera de acertar con un 100% de seguridad, tenemos una calculadora que, si la utilizas correctamente, tendrás más posibilidades de tener la niña o el niño que quieres. 

Para utilizarla, tan solo debes saber cuál fue el primer día de tu última menstruación y cuánto duran tus ciclos. A partir de esos datos, esta herramienta te dirá cuándo deben producirse las relaciones sexuales para que tengas más posibilidades de tener un niño o una niña. ¡Mucha suerte!