Ventajas de quedarse embarazada en junio (y algún inconveniente)

Qué tiene de bueno iniciar el embarazo en junio y qué tiene de malo

Beatriz Martínez

Está comprobado. No es mejor quedarse embarazada en junio que quedarse embarazada en marzo; no hay un mes más indicado que otro para comenzar la gestación. ¿No nos crees? Solo tienes que pararte a pensarlo, y es que son muchas las cosas a tener en cuenta cuando te pones a planear con ilusión cuándo va a ser la llegada de tu hijo: el trabajo, las fiestas navideñas, las tardes de ocio, ese viaje que llevas tanto tiempo intentando hacer...

Hemos dicho la palabra clave: ilusión. Si planeas tu embarazo con la mayor de las ilusiones cualquier mes será perfecto para concebir. Pero como aún así sabemos que no vas a parar de darle vueltas al tema (a nosotros también nos pasa) veamos en detalle cómo será si te quedas embarazada en cada mes del año, cuál sería la fecha de parto aproximada y cómo serán los primeros meses de vida con tu pequeño. En esta ocasión le toca el turno a junio, fecha de parto aproximada: marzo. ¡Empezamos! 

Quedarse embarazada en junio, ¡enhorabuena!

Qué supone quedarse embarazada en junio

Si lo prefieres, puedes echar un vistazo a las calculadoras de concepción y días fértiles para tratar de quedarte embaraza en el mes y en el día que más te guste. Junio se antoja perfecto, ¿verdad? Y es que el verano ha comenzado y los días son más largos. Vamos a verlo trimestre a trimestre para resolver todas tus dudas.

1. Tu primer trimestre de embarazo irá de junio a agosto

O lo que es lo mismo, tu primer trimestre de gestación coincide con el verano, perfecto para dar paseos al atardecer o tan solo sentarte en un bar a tomar algo con los tuyos mientras piensas con tranquilidad en las cosas que tienes que preparar para tu pequeño. Es posible que tengas algo de náuseas... ¡pero intenta que no te estropeen las vacaciones!

Si eres de las que con el calor les cuesta conciliar el sueño, puede que ahora que estás en estado te resulte todavía un poco más difícil. Cambia de postura, coloca una almohada entre tus piernas, refresca la habitación, bebe un poco de agua y date una ducha tibia antes de meterte en la cama. Por cierto, si tienes la oportunidad de echarte una siesta, ¡no la desaproveches!

2. El segundo trimestre de embarazo será de septiembre a noviembre

El calor ya ha bajado, los días se acortan y el frío poco a poco se va a dejar notar. Ten lista tu ropa pre-mamá de entre tiempo y también la de invierno para que no te coja por sorpresa: abrigo que se adapte a la barriga, vaqueros con cintura elástica y botas calientes para ir cómoda a todas partes.

Durante el segundo trimestre de gestación es habitual que las mujeres embarazadas padezcan de estreñimiento. ¡Qué desagradable! Acuérdate de tomar alimentos con fibra (fruta con piel, productos integrales...) y de beber mucho líquido. No te vendrá mal, tampoco, hacer un poco de deporte moderado siempre considerando las condiciones de tu embarazo.

3. Tercer trimestre de embarazo: de diciembre a febrero

¡Las primeras navidades con tu bebé! Sigue dentro de ti pero ya es uno más así que es la ocasión perfecta para pensar en ti, en tu pequeño y también para dejarte mimar por los tuyos. Seguro que aún te faltan cosas que preparar para cuando nazca: ropa para los primeros meses, un camisón de lactancia, una trona para cuando haya crecido un poco y se pueda sentar solito... Haz tu carta a Papá Noel o los Reyes Magos e incluye algunas de estas cosas, ¡qué ilusión!

El bebé aumenta poco a poco de tamaño. A estas alturas está ya casi, casi formado por completo, por lo que lo único que le queda es ganar peso para salir sano y fuerte. Es también ahora cuando comienza a llenar parte del espacio que ocupan tus pulmones y a desplazar hacia arriba el estómago, que no te extrañe si notas reflujo cada dos por tres y que con nada que comas te sientes súper llena. Relájate, tómate tu tiempo y deja de lado los agobios y el estrés. Tu bebé y tú necesitáis llevar una vida tranquila para que todo salga bien.

Calculadora con el calendario de tu embarazo

¿Quieres saber más sobre cómo irá tu embarazo mes a mes? ¡No te pierdas las calculadoras con el calendario de embarazo que hemos preparado para ti! Son herramientas muy útiles que te permitirán saber cómo va tu bebé, qué molestias son las normales en cada semana, cuáles son las fechas clave de tu embarazo, en qué semana estás ahora mismo teniendo en cuenta la fecha de la concepción...

Te resultarán muy útiles, sobre todo cuando tengas dudas respecto a tu embarazo. Y, haznos caso, que te irán apareciendo cada vez más preguntas... ¡es normal! Por otro lado, te recomendamos que te hagas las revisiones que te aconseje tu ginecólogo para comprobar que tu bebé está creciendo al ritmo adecuado y sin problemas.

Y el parto llegará en... ¡marzo!

Cuando el embarazo empieza en junio, el parto es en marzo

Parecía que nunca iba a llegar, pero por fin lo ha hecho, ya está aquí el mes de marzo, tu fecha aproximada de parto puesto que tu embarazo dio comienzo en junio. Predecir con seguridad el día en que nacerá tu bebé es difícil, ya sabes que hay veces que se adelanta o se atrasa unos días, por lo que tendrás que estar alerta a las señales que indiquen que acabas de ponerte de parto como son la rotura de la bolsa, las contracciones regulares o el sangrado vaginal. Respira hondo, recuerda todo lo aprendido en las clases de pre-parto y acude al hospital con calma.

En cuanto te quieras dar cuenta... ¡Felicidades! ¡Ya tienes a tu bebé en tus brazos! Acaba de comenzar la maternidad, la experiencia más bella de tu vida en la que cada día está marcado por el amor más puro. Depende de si has tenido un parto convencional o si te han hecho cesárea, la recuperación será de forma distinta. En ambos casos es muy normal que te sientas dolorida y también cansada por las noches sin dormir bien. Pide la ayuda que necesites para cuidarte y mimarte y no te olvides de hablar de tus sentimientos con naturalidad, es común sentir tristeza por el agotamiento físico y mental y por los cambios hormonales; poco a poco te notarás mejor y con más energía.

Tu hijo ha nacido en marzo, los días y las tardes de sol no se harán esperar pero por si aún hace frío, ten a mano la ropa de abrigo que te ponías en el último trimestre de gestación, la barriga no se pierde de un día para otro, ¡ni falta que hace!

¡Marzo será a partir de ahora y para siempre tu mes favorito!

Puedes leer más artículos similares a Ventajas de quedarse embarazada en junio (y algún inconveniente), en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.