Siestas en el embarazo: una excelente forma de lidiar contra el cansancio

Beneficios de realizar pequeñas siestas diurnas si estás embarazada

Alba Caraballo Folgado

Estar embarazada no significa estar enferma, una mujer que espera un bebé puede realizar casi todas las actividades que realizaba anteriormente. No ha de llevar más que una vida sana.

Sin embargo, es muy común que la embarazada se sienta fatigada y cansada a medida que avanza el día, mucho más que en otras etapas de su vida. ¿Cómo solucionarlo? Las siestas en el embarazo son la mejor forma de acabar con el cansancio. Descubre sus beneficios.

La fatiga en el embarazo, ¿por qué estoy tan cansada?

Siestas en el embarazo

Es muy común que el primer trimestre de embarazo, la fatiga te atrape. Los cambios en tu cuerpo, el bebé que crece dentro, las hormonas, los miedos, las emociones y otras circunstancias pueden hacer que te sientes realmente cansada a lo largo del día.

Esto mejora en el segundo trimestre de embarazo, el más vital y el que te permitirá disfrutar de todo lo que te ocurre con plenitud. Sin embargo, de nuevo llega el tercer trimestre de embarazo, el último y la energía parecerá haberse agotado de un plumazo. La barriga te causará molestias y cada vez soportarás más peso, la movilidad es reducida y el sueño ya no es tan reparador.

Durante el embarazo, tu cuerpo está trabajando a pleno rendimiento para que tu bebé crezca y se desarrolle. Todas tus energías están puestas en el pequeño ser que crece dentro de ti... ¡cómo no iba a ser agotador!

Beneficios de las siestas en el embarazo

Muchas mujeres no pueden dormir toda la noche, sin levantarse de principio a fin. Al final del embarazo la barriga hace difícil adoptar una postura cómoda en la cama y, durante el embarazo, la vejiga pedirá paso durante la noche, sentirás ganas habituales de orinar. ¿Cómo sobrellevar el cansancio del embarazo? Las siestas serán tu mejor aliado, conoce por qué: 

- Lulu Song, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong en Wuha (China) analizó la información de más de 10 000 mujeres embarazadas, incluidas 442 mujeres que tuvieron bebés con bajo peso al nacer. Realizaron una comparación entre aquellas que tomaron siestas durante el embarazo y las que no. Llegaron a la conclusión de que aquellas que realizaron una siesta de aproximadamente hora u hora y media tenían un 29% menos de posibilidades de tener bebés con bajo peso. 

- Jodi A. Mindell autora de "Dormir sin más: del embarazo a la maternidad temprana" dice que la única manera de compensar el sueño que la embarazada no realiza durante la noche o el que pierde es durmiendo por lo que planificar una siesta diaria es la mejor forma de recargar energías.

- Si la embarazada trabaja fuera de casa no será fácil, pero si dispones de una sala donde poder cerrar un poco los ojos, al menos después del tiempo de comida, verás que puedes afrontar la tarde con muchas más fuerzas y esto, será beneficioso también para tus jefes ya que rendirás mucho más. 

- Las siestas reducen el nivel de intranquilidad o irritabilidad que puedes haber ido acumulando durante la mañana, ya sea porque no te encuentras físicamente como te gustaría o sencillamente porque estás cansada.

- Mejora el estado de ánimo: una pequeña siesta reparadora te hará sentirte más positiva y te verás con mejor humor par afrontar la segunda parte del día. 

- Estimulará tu memoria: es un hecho que las embarazadas se sienten más torpes física y mentalmente por lo que un descanso reactivará tu cerebro y tu capacidad para prestar atención a las cosas.