La suerte de quedarse embarazada en febrero de un niño o una niña

Te contamos cómo se desarrolla el embarazo trimestre a trimestre si el parto es en noviembre

Beatriz Martínez

El mes de febrero es tan bueno como cualquier otro para quedarse embarazada, y con esto te queremos decir que hay muchas cosas buenas y otras que no lo son tanto de casi, casi comenzar el año con una criatura creciendo poco a poco dentro de ti. El embarazo es una etapa maravillosa, emotiva y también llena de dudas, cuanto más preparado lo tengas todo y a cuantas más preguntas puedas dar respuesta, más segura y tranquila te vas a sentir.

¿Qué supone quedarse embarazada en febrero? ¿Cómo me voy a sentir? ¿Cómo es dar a luz en noviembre? Vamos a dar respuesta a todas estas cuestiones para que sepas todo lo que tienes que saber sobre tu embarazo desde el primer mes hasta el último.

Quedarse embarazada en febrero, lo bueno y lo malo

Cómo es quedarse embarazada en febrero

Si utilizas las calculadoras de concepción y días fértiles, podrás quedarte embarazada de forma más sencilla y además hacerlo en el mes que tú quieres. Además, también puedes calcular el momento de la concepción si deseas tener una niña o un niño.

¿Qué te parece comenzar tu embarazo en el mes de febrero? Un mes tan bueno como cualquier otro que tiene un montón de ventajas. Veamos lo bueno y lo no tan bueno de comenzar la gestación en esta época y veamos también cómo te vas a sentir.

Todo depende de cada mujer, pero seguro que te vas a sentir muy emocionada, muy alegre y también algo asustada, y es que concebir un hijo es maravilloso y a la vez muy incierto. Analicemos un poco más detalles cómo sería cada trimestre de gestación si tu embarazo comienza en el mes de febrero.

- El primer trimestre de embarazo irá de febrero a abril
Los primeros meses de tu embarazo van a coincidir con el final del invierno y el inicio de la primavera, por lo que, si los días de sol no se hacen esperar, es posible que no necesites comprarte mucha ropa de abrigo de pre-mamá, genial, ¿verdad?

Por otro lado, tendrás que cuidarte mucho para evitar resfriados, gripes y demás enfermedades propias del invierno. Sigue una dieta sana y equilibrada y habla con los tuyos acerca de tus sentimientos siempre que lo necesites, la gestación, sobre todo en la primera etapa, viene marcada por grandes cambios hormonales.

Otro de lo cambios que quizás notes en los en esta primera etapa son las náuseas y los malestares. Te aconsejamos que hagas cinco comidas al día, no muy copiosas y que descanses un poco después de cada una de ellas para que lo lleves lo mejor posible.

- Cuando el segundo trimestre de embarazo va de mayo a julio
Hazte con unas cuantas prendas de ropa cómoda y prepárate a salir a dar largos paseos. Durante mayo y junio el tiempo es excelente, ni mucho frío, ni mucho calor, cosa que a ti te va a venir genial. Disfruta todo lo que puedas, es en este periodo que las náuseas se han ido (o al menos han disminuido mucho) y que la barriga aún no ha crecido demasiado, es tiempo de pensar en ti, en tu hijo y de pasarlo bien. ¡Perfecto!

Debes saber también que en este periodo, debido al aumento del flujo de la sangre, las encías pueden ser más propensas al sangrado. ¡No te asustes! Es algo normal que no tiene gravedad alguna. Tan solo cepíllate los dientes con suavidad, no uses en exceso el hilo dental y deja la limpieza bucal para cuando ya haya nacido tu bebé.

- Tercer trimestre de embarazo, de agosto a octubre
Hacia el final del segundo trimestre de embarazo y el comienzo del tercero, el verano estará en pleno auge. Si eres una mujer que no suele llevar bien el calor, lo notarás más aún ahora que estás en estado. Tranquila, hay una serie de cosas que puedes hacer para llevarlo lo mejor posible, la primera de ellas, armarte de paciencia, el calor se siente mucho más cuando llevas a una criatura dentro de ti, pero es solo por un tiempo, luego todo volverá a ser como antes.

Recuerda beber mucha agua, salir a la calle a caminar cuando el sol haya bajado, comer sano y darse algún que otro capricho y cuidar perfectamente la piel para evitar manchas y estrías: protector solar de factor 50 y crema hidratante de calidad para la noche.

De septiembre a octubre, cuando el calor ya no es tan asfixiante, tú vas a vivir la recta final de tu embarazo, justo el respiro que necesitas para poder tenerlo todo a punto. Si notas que tus piernas y tobillos se hinchan por la retención de líquidos, camina un poco cada día y pon tus pies en alto de vez en cuando.

Fecha aproximada del parto: noviembre

Si tu embarazo dio comienzo en febrero, la fecha de parto aproximada es en noviembre, cuando el frío ya ha llegado, (si quieres calcular de forma más precisa cuándo va a nacer tu hijo, puedes utilizar la calculadora de la fecha de parto). No tienes nada de que preocuparte, tan solo abrígate bien y haz lo mismo con tu bebé recién nacido para protegerlo del mal tiempo. Tenlo todo preparado al menos dos meses antes de que nazca el bebé, la cuna, el carro, su ropita, la tuya de lactancia... Son muchas cosas a tener en cuenta y debes hacerlo con tiempo de sobra para evitar agobios.

La buena noticia es que cuando llegue de nuevo la primavera tu pequeño tendrá ya cinco meses, todo un explorador deseando ir al parque a jugar con su mamá.

Puedes leer más artículos similares a La suerte de quedarse embarazada en febrero de un niño o una niña, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.