Quedarse embarazada en agosto tiene ventajas, pero también inconvenientes

Tu embarazo, trimestre a trimestre, y tu parto si la concepción ha sido en el mes de agosto

Beatriz Martínez

Agosto es un mes tan bueno como cualquier otro para que de comienzo tu embarazo, ¿cómo estamos tan seguras de ello? Pues porque si lo piensas bien, siempre hay ventajas y algunos inconvenientes de comenzar la gestación en este o aquel mes. Es por ello, y para que te quedes más tranquila, que vamos a contarte qué supone quedarse embarazada en agosto y cómo sería tu embarazo trimestre a trimestre. ¡Qué mes más bonito!

Como ya te hemos dicho en alguna ocasión, vamos a ver esto con fechas aproximadas, ya sabes que no es igual comenzar el embarazo a primeros de agosto que hacerlo a mitad o ya casi a finales. No pasa nada, todo lo que aquí te vamos a contar vale para todas las opciones. ¿Sabías que la fecha de parto aproximada para que nazca tu hijo será a partir de mayo? ¡Un mes estupendo para ver la carita de tu bebé!

Ventajas de quedarse embarazada en agosto

Qué significa quedarse embarazada en agosto

Los primeros días van a ser tan emocionantes que casi no te va a dar tiempo a sentir ningún malestar, y es que solo con pensar en que acabas de quedarte embarazada, en tu cabeza y en tu corazón ya no habrá sitio para ninguna otra cosa. El primer trimestre será de agosto a octubre, el segundo de noviembre a enero y la recta final de febrero a abril. En mayo será cuando nazca tu bebé. ¡Vamos a verlo todo poco a poco!

1. El primer trimestre de embarazo irá de agosto a octubre

El verano y el principio del otoño te va a acompañar en tu primer trimestre de embarazo, perfecto puesto que sentirás el calor pero no tanto como si ya estuvieras en la recta final. La ropa que llevas siempre te valdrá casi toda, deja de lado la entallada en el cintura y, para cuando tu barriga empiece a crecer un poco, el calor ya habrá bajado mucho. ¡Menos mal!

Durante esta primera etapa de gestación, además de las náuseas típicas, podrías notar que estás más cansada de lo normal y es que los cambios de hormonas y los desajustes en el sueño empiezan hacer acto de presencia. Otro de los síntomas propios de estos primeros días es la sensación senos hinchados e incluso un leve dolor en las mamas. Esto es debido al aumento de producción de estrógenos y progesterona, las hormonas responsables del flujo de sangre a los senos. No hay nada que no se solucione con paciencia y el cariño de los que están a tu lado.

2. Segundo trimestre de embarazo, de noviembre a enero

Las navidades están a la vuelta de la esquina y un pequeño ser crece dentro de ti, ¿qué más se puede pedir? Vas a pasar las fiestas navideñas más mágicas de tu vida en las que todo se va a centrar en ti y tu bebé, así que es el momento perfecto para descansar, desconectar y dejarse querer. Por supuesto, ¡nada del alcohol!

Será en esta etapa de gestación que el bebé realiza ya muchos movimientos a lo largo del día flotando en su bolsa de líquido amniótico, ¡que no te sorprenda si lo empiezas a notar dentro de ti! Por otro lado, es común que notes algo de rigidez muscular y malestar en cervicales o en las lumbares. La columna vertebral se desplaza hacia delante por el peso y el volumen y esto puede provocar dolores en la espalda. Realizar ejercicio físico suave como yoga o pilates pre-natal, te ayudará a fortalecer la zona lumbar.

Algunas mujeres padecen también de hinchazón de manos, pies y tobillos, para lo que te recomendamos beber mucha agua, caminar un poco todos los días y no estar mucho tiempo en la misma postura. Pequeñas cosas como estas harán que te sientas mucho mejor.

3. El tercer trimestre irá de febrero a abril

La recta final de tu embarazo ha llegado. Vas de nuevo de cara al buen tiempo, por lo que, sin descuidar tu ropa de abrigo todavía, tendrás que hacerte con algunas prendas de entretiempo. Es hora también de preparar todo lo que vas a necesitar para ti y tu bebé una vez haya nacido: ropa de lactancia, la mochila para llevar al hospital, su ropita de recién nacido, su habitación, el carro para ir de paseo... Son un montón de cosas a tener en cuenta, cuanto antes te pongas manos a la obra, más tranquila te vas a sentir.

A estas alturas del embarazo los controles con el doctor y la matrona son más seguidos y, como suele pasar que no tienes tan buena memoria por el cansancio, anota en una agenda cada cita médica para no olvidarte de ninguna. ¡Las revisiones son imprescindibles!

Tu fecha de parto aproximada es a partir de mayo

Tu embarazo cada trimestre y la fecha del parto

Tu bebé ya se ha formado por completo, ha ganado todo el peso que necesitaba y está preparado para ver la carita de su mamá. Así que es tiempo de que tú también te prepares puesto que el parto puede dar comienzo en cualquier momento.

Si notas contracciones intensas y regulares, has roto la bolsa, tienes sangrado vaginal o sientes alguna molestia que hasta ahora no habías tenido, ¡acude al hospital! ¡El parto ha comenzado! Tranquila, no te pongas nerviosa, todo va a salir bien, llevas preparándote para esto nueves meses y vas a estar en buenas manos.

Que tu bebé nazca en mayo es una gozada puesto que ya hace buen tiempo, pero no un calor excesivo. Tómate las cosas con calma, recuperarse del parto lleva su tiempo y es normal sentirse dolorida, cansada y con cambios de humor. Todo es emocionante y maravillosos, pero a la vez agotador. Nuestro consejo es que disfrutes de la experiencia de la maternidad todo lo que puedas, que consultes con tu matrona cada duda que tengas y que te apoyes en tu pareja y tu familia, ya sea para bañar al bebé o para contar que hoy estás un poco triste.

Calculadora de concepción para quedarse embarazada

¿Te ha gustado lo que has leído sobre quedarse embarazada en agosto? Si es así y quieres que la concepción arranque en este mes, te recomendamos que utilices nuestra calculadora de ovulación y días fértiles. Sabiendo los días en los que vas a ser más fértil y, por tanto, tendrás más posibilidades de quedarte embarazada, te resultará más sencillo lograr la concepción.

Para utilizar esta calculadora tan solo tendrás que detallar cuál fue el primer día de tu última menstruación y cuántos días suelen durar tus ciclos menstruales. Si sueles ser muy regular, tendrás la suerte de que esta calculadora sea más precisa. Si tu regla no sigue calendarios, te recomendamos que no tires la toalla.