Qué supone quedarse embarazada en mayo para la madre y el bebé

¿Qué molestias tendrás durante el embarazo, trimestre a trimestre, y cuándo será el parto?

Beatriz Martínez

Son muchas mujeres las que miran el calendario para planear, o al menos intentarlo, el embarazo, y es que no es para menos. Si te paras a pensarlo siempre hay cosas buenas y malas: el frío extremo del invierno o el calor sofocante del verano, las vacaciones en familia, la agenda de trabajo... Y un sinfín más de asuntos que pasan por tu mente cuando piensas que quizás es el momento de ser uno más en la familia.

Veamos en esta ocasión lo bueno y lo malo de quedarse embarazada en mayo teniendo en cuenta que la fecha de parto aproximada es... ¡febrero! Te contamos trimestre a trimestre cómo será tu embarazo y analizamos qué supone para ti, la madre, y para el bebé que la concepción se produzca en mayo.

Lo bueno y lo malo de quedarse embarazada en mayo

Estás pensando en quedarse embarazada en mayo

Primero de todo decirte, ¡felicidades! Acaba de comenzar la etapa más bonita de tu vida. Sí, los primeros meses de gestación pueden estar marcados por las náuseas y los malestares, pero si tratas de verlo desde el punto de vista más emotivo, te será más sencillo de llevar. Vamos a ver paso a paso cómo será cada trimestre de embarazo comenzando por el mes de mayo.

1. El primer trimestre de embarazo irá de mayo a julio

Vamos a ver todo esto con fechas aproximadas, porque no es lo mismo quedarse en 1 de mayo que el 30, si lo prefieres, puedes usar nuestras calculadoras para concebir y tener un poco más claras las fechas. Sea el día que sea, lo que sí queda claro es que mayo es el mes de las flores, por lo que se antoja una época de lo más especial para que de comienzo tu embarazo. Las tardes de sol seguro que te ponen de buen humor, tan solo tienes que salir a dar un paseo al lado de tus seres queridos para comprobarlo.

Has de saber que es habitual que notes la nariz taponada en estos días, más aún si sufres de alergia gestacional. Las pequeñas hemorragias nasales también son normales en el primer trimestre de gestación debido al aumento de la progesterona, la hormona que causa un mayor flujo de sangre en la piel y en las mucosas. Tranquila, un poco de paciencia y algo de suero para hacerte lavados nasales y problema solucionado. Si crees que necesitas algún medicamento para sentirte mejor, consulta siempre antes con tu doctor.

2. El segundo trimestre de embarazo será de agosto a octubre

El verano ha llegado y tu barriga crece cada vez más, la buena noticia es que es hacia el final del embarazo que el calor se siente mucho más pesado, así que, como a ti te ha cogido en tu segundo trimestre, tendrás que verlo desde el lado bueno y disfrutar de la playa, la piscina o del campo. Vayas a donde vayas, lleva siempre contigo un protector solar para el cuerpo y uno específico para la cara, verás que este último no te deja la piel grasa, ¡te sentirás mucho más guapa!

Bebe mucha agua para mantenerte hidratada, camina todos los días un poquito, practica yoga o Pilates prenatal para que tu espalda no te duela y come sano y equilibrado. Si el reflujo (propio del embarazo) te molesta, haz unas cinco comidas al día no muy abundantes y evita los alimentos grasos, azucarados o muy ácidos.

3. El tercer trimestre de embarazo irá de noviembre a enero

¿Qué supone pasar el último trimestre de gestación en invierno? Pues que vas a vivir unas navidades de lo más emotivas durante las que, sin duda alguna, el bebé que crece dentro de ti será el centro de todas las miradas. Piensa que cuando lleguen las siguientes fiestas navideñas tu bebé tendrá casi un año de edad y estará listo para abrir los regalos que le dejen Papá Noel o los Reyes Magos, ¡qué ilusión!

Pasar la recta final del embarazo en estas fechas significa también que has de cuidarte mucho, ya sabemos que en navidades se come de más y esto te puede dar ardor de estómago. ¡Trata de ser precavida y evita los empachos! Por otro lado, has de hacerte con prendas pre-mamá de temporada para ir bien abrigada y no resfriarte.

Si notas que el pecho te molesta porque ha crecido o porque ya empieza a generar el calostro, ponte los sujetadores de lactancia. Te recomendamos que los compres de una talla más grande a la tuya, ya el pecho crecerá aún más con la subida de la leche de cara al parto.

Fecha aproximada de parto: febrero, ¡tú bebé ya está aquí!

El embarazo en mayo y el parto en febrerio

Si notas contracciones o has roto la bolsa, es decir, sientes un líquido como si fuera orina, has de acudir al hospital, ya que es un indicativo de que el parto ha comenzado. Para que no te pongas nerviosa, prepara todo los días de antes: la ropa para el bebé, los pañales de recién nacido, el gorrito para cubrir su cabeza... Y ten listo también todo lo que vas a necesitar tú para que te sientas lo más cómoda posible: tu neceser de aseo, las zapatillas de andar por casa y tu ropa para el día que te den el alta.

¡Enhorabuena! Ya puedes coger en brazos a tu bebé. Y es que el tiempo pasa tan deprisa que, aunque te parecía que nunca iba a llegar, tu hijo ha nacido ya y lo ha hecho en febrero, la fecha de parto aproximada ya que el embarazado dio comienzo en mayo. Las navidades ya han acabado y los ojos están puestos ahora en marzo y en la primavera. ¡Qué bien suena!

No te descuides, aún quedan días de frío, por lo que lleva la misma ropa de abrigo que te pusiste en el embarazo para ir cómoda. Abriga también a tu bebé pero sin excederte, no debe pasar frío pero tampoco calor. Tendrás que tomarte las cosas con calma, son muchas las inseguridades que puedes notar, sobre todo si es tu primer bebé. Tan solo respira hondo, mira a tu bebé y déjate reconfortar por ese amor tan grande.

Calculadora para subir la fecha de parto estimada

Si quieres saber con un poco más de detalle cuándo se estima que vas a dar a luz, puedes utilizar nuestra calculadora de la fecha del parto.

Es muy sencillo de calcular, ya que solo necesitas añadir la fecha correspondiente con el primer día de tu última menstruación. Aunque el bebé puede adelantarse o bien el médico puede recomendarte programar el parto, podrás hacerte a la idea de cuándo vas a poder ver a tu hijo o hija recién nacido.

¡El mes de febrero será tu favorito a partir de ahora!