Lactancia materna exclusiva - Cómo sobrellevar el esfuerzo que supone

Salvo dar el pecho, el padre del bebé puede y debe llevar a cabo el resto de cuidados con el bebé para desahogar a la madre

Beatriz Martínez
Revisado por Pilar Martínez, Consultora en lactancia, el

La lactancia materna exclusiva supone que el bebé no come nada más que la leche del pecho de su madre. En este tipo de alimentación, se elige no dar ningún otro tipo de alimento ni agua, infusiones, etc. (que son perjudiciales para los bebés menores de 6 meses), ni otro tipo de leche artificial. Esta última es la principal diferencia de la lactancia materna en exclusiva y la mixta o la de fórmula.

Además de contarnos los muchos beneficios que tiene la lactancia materna exclusiva tanto para el bebé como para la mamá, Pilar Martínez, consultora de lactancia, resuelve todas nuestras dudas respecto a la alimentación de los bebés recién nacidos. ¡No te lo puedes perder!

Cómo sobrellevar el sacrificio de la lactancia materna exclusiva

La lactancia materna en exclusiva es un sacrificio

La lactancia materna exclusiva (el pequeño solo toma la leche de su madre directamente de su pecho) es el tipo de alimentación ideal según la Organización Mundial de la Salud durante los seis primeros meses de vida del bebé.

La lactancia materna ayudará al bebé a tener buena salud, pero al llevarla a cabo en exclusiva, la madre es la única que puede alimentarle. Como resultado, en ocasiones, algunas mamás pueden sentir que es un gran sacrificio y un tanto agobiante, más aún si tenemos en cuenta que los bebés de por sí son demandantes.

Además, también hay que mencionar las molestias e incomodidades que muchas mamás padecen, sobre todo, en los primeros días tras el parto y hasta que se logra desarrollar una buena técnica de agarre: que si no coge bien el pecho; que si lo coge, pero lo suelta enseguida; que si se queda dormido y mama muy poco...

¿Qué podemos hacer? A continuación recogemos algunos tips para sobrellevar y reducir el sacrificio que supone la lactancia materna exclusiva.

  1. Adopta buenas posturas para amamantar a tu bebé, de esta manera tú te sentirás cómoda y el pequeño podrá engancharse al pecho sin ningún problema. No dudes en pedir consejo a tu grupo de lactancia, asesora o matrona; estas recomendaciones te vendrán muy bien, en especial si eres madre primeriza.
  2. En la medida de lo posible trata de relegar ciertas tareas como cambiar el pañal al bebé, ducharle o llevarle a dar un corto paseo. De este modo tendrás unos instantes para ti. Recuerda que, salvo darle pecho, el padre puede realizar el resto de tareas.
  3. Trata de mentalizarte de que esta etapa va a ser a sí. Si has elegido la lactancia materna en exclusiva has de sentirte orgullosa de ello; no obstante, por muchas cosas buenas que tenga, también tiene momentos duros. Acéptalos y trata de apoyarte en los tuyos para sobrellevar este sobreesfuerzo al amamantar a tu bebé.
  4. Precisamente en esos instantes en los que te sientas agotada emocionalmente, párate a pensar en todas las ventajas que tiene para tu hijo y para ti el hecho de que le alimentes de esta forma. Recuerda por qué lo estás haciendo.

Siempre debe ser la madre quien elija cómo quiere alimentar a su bebé (en exclusiva, mixta, artificial) y no merece sentirse juzgada por ello.

Beneficios de la leche materna en exclusiva para bebés y mamás

Beneficios de la lactancia en exclusiva a tu bebé

Alimentar con la leche del pecho de la mamá, sobre todo si es en exclusiva, tiene muchos beneficios para los bebés y para la mamá. Aquí te contamos los más importantes:

  • Cuando mamá le da el pecho al bebé lo que hace, además de brindarle cobijo, protección y seguridad, es darle todos los nutrientes necesarios para su correcto crecimiento y desarrollo.
  • Así mismo, y ya que la leche contiene anticuerpos esenciales, le protegerá frente a enfermedades comunes tales como la diarrea, la otitis y la bronquiolitis e incluso le evitará posibles cólicos.
  • Pero sus efectos positivos no se producen solo durante el tiempo de lactancia: también le puede proteger en su vida adulta de alergias y enfermedades cardiovasculares.
  • Gracias a la lactancia materna los bebés se calman antes, sobre todo cuando se producen los despertares nocturnos.
  • Otra ventaja a tener en cuenta es la inmediatez: ni hay que comprarla ni prepararla. Siempre está disponible en el pecho de la mamá y a la temperatura idónea.
  • Los beneficios de la lactancia materna se extienden a la madre ya que las mujeres que dan el pecho a sus bebés durante al menos seis meses recuperan más rápidamente el peso que tenían antes del embarazo. También protege a la madre de una posible anemia, de hipertensión y de padecer depresión durante el posparto.
  • Además, ayuda reforzar ese vínculo tan especial que se crea entre la madre y el bebé.

Recomendaciones a tener en cuenta sobre la alimentación de tu bebé

Alimentación para los bebés recién nacidos

Como decíamos, las recomendaciones señalan que se debe mantener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses del bebé. En caso de que no se quiera o pueda amamantar al bebé, se dará leche de fórmula o adaptada (ya sea de forma exclusiva o alternada con lactancia materna). Pero, a partir de los seis meses del bebé, se puede comenzar a introducir algunos alimentos, de uno en uno y poco a poco. A esto lo llamamos alimentación complementaria y, por lo tanto, complementa a la lactancia (que sigue siendo el alimento principal hasta que cumpla el primer año de vida).

Será el pediatra quien te dé las indicaciones oportunas sobre los alimentos (BLW, triturados...) que ya puedes ir dando a tu bebé a partir de este momento. Por lo tanto, no debes preocuparte si el bebé come poco, ya que la leche materna le está alimentando y proporcionándole todo lo que necesita.

A partir de ese primer año, la alimentación complementaria resulta más importante ya que a través de ella el bebé va a adquirir los nutrientes que necesita para su desarrollo. No obstante, puedes continuar con el pecho, ya de una manera secundaria, hasta que tú y el bebé lo deseéis.

Ten presente que los alimentos que vayas a dar a tu hijo a partir de ahora han de ser de calidad, saludables y variados. Cuanto mejor coma mejor crecerá y más protegido estará frente a virus y bacterias.

Puedes leer más artículos similares a Lactancia materna exclusiva - Cómo sobrellevar el esfuerzo que supone, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: