El esperanzador testimonio de una mujer embarazada de un bebé arcoíris 

Consejos para no sentirse culpable y triste ante la llegada de un bebé arcoíris

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

La llegada de un bebé arcoíris genera en la mujer embarazada un montón de emociones. Al miedo y la incertidumbre con que se vive el periodo de gestación, se une la alegría ante el nuevo nacimiento, pero también el sentimiento de culpabilidad por no tener al anterior niño contigo a tu lado. Esta la historia y el testimonio de una mujer embarazada de un bebé arcoíris con el que sentirás identificada. 

Qué siente una mujer embarazada de un bebé arcoíris 

mujer embarazada de un bebé arcoíris

"Siempre he llevado una vida bastante libre de traumas, y es que no me puedo quejar. En mi familia están todos vivos y saludables y, aunque he participado en varias "guerras personales", como cualquier otra persona o madre, las cosas generalmente me han ido bien... ¡hasta el año pasado!

En enero de 2018, estaba embarazada de gemelos, algo que creo que no todas las mujeres quieren escuchar, ¡gemelos, dos de golpe! Ya era madre de dos hijos, pero, después de hacer campaña con mi esposo durante casi un año para tener un tercer hijo (seguro que esto te suena), finalmente cedió. La alegría era doble, aunque ello podía suponer algún que otro cambio de logística.

Pero la alegría pronto se tornó en tristeza: los corazones de los gemelos se detuvieron en la semana 14, justo cuando comenzaba el segundo trimestre de embarazo. No hubo advertencia o señales de que algo había salido mal. Ellos simplemente se fueron y desaparecieron de mi vida. 

Las consecuencias fueron devastadoras, tanto física como emocionalmente. Debido a que mi embarazo ya estaba avanzado, necesité someterme a un proceso conocido como dilatación y evacuación (D&E, por sus siglas en inglés), que dilataría mi cuello uterino y esencialmente aspiraría todo mientras estaba bajo anestesia general. ¡Un horror por el que ninguna padre debería pasar! 

Se suponía que la cirugía iba a ser bastante rápida, pero estuve en el quirófano durante una hora y perdí mucha sangre. Después de la operación estaba demasiado débil para caminar sola y parecía que no recuperaba. Recuerdo un día, cuando parecía que empezaba a mejorar que mi marido me susurró al oído:  "Pensé que íbamos a perderte a ti también".

Finalmente me recuperé físicamente, pero luché emocionalmente durante meses. Al principio, lloraba varias veces al día, conseguí mis lágrimas solo aparecieran una vez al día pero era difícil. Pensaba en lo que había perdido. Estaba claro que yo solo no iba a poder superar este trance, así que decidí por voluntad propia acudir a terapia. Yo buscaba una pócima mágica que me liberará de esa tensión y de esas emociones y, solo con el paso del tiempo, me di cuenta de que no existe esa medicina. 

Seis meses después, mi marido y yo descubrimos que estábamos embarazados de bebé arcoíris. Recibí la noticia de que estaba embarazada de un bebé arcoíris con gran emoción, pero sin evitar pensar que la historia podía volver a repetirse.

Consejos para la llegada de un bebé arcoíris

la llegada de un bebé arcoíris

Ahora, esta mujer que se está acercando al aniversario de la pérdida de su bebé arcoíris y eso está provocando en ella algunos sentimientos extraños e incómodos, porque es consciente de que nunca hubiera tenido ese bebé si las mellizas hubieran sobrevivido. ¡Qué contradicción! 

Todavía está de luto por los bebés que perdió, y probablemente siempre lo hará, pero estoy increíblemente agradecida y emocionada por el bebé espera, pero no puede evitar sentirse culpable, como si estuviera dando la espalda a las gemelas para dar la bienvenida a su hermana. 

¿Qué dicen los expertos al respecto? ¿Cuáles son los pasos recomendados para superar la pérdida de un bebé arcoíris? Aquí van algunos consejos que te pueden ayudar si tú también estás en la situación de esta a punto de dar a luz un bebé arcoíris: 

- Los sentimientos conflictivos son muy comunes y es algo que le pasa a muchas mujeres, por eso no hay que sentirse mal por ello. 

- No olvides que esa situación pasada y la que nueva que se está viviendo no ha sido elegida por ti y que no se podría haber hecho nada para evitarla. 

- También recuerda que estar embarazada de nuevo no concluye el proceso de duelo, es más muchas mujeres continúan con su proceso durante muchos años; aunque sí que es cierto que este nuevo bebé arcoíris podría encender un nuevo proceso de esperanza en la mujer. 

- Deja de pensar y, sobre todo, de elegir un embarazo sobre el otro. 

- Para liberarse de esa emoción y dar espacio a la alegría ante el nuevo embarazo, no está de más recodar el aniversario de la pérdida de alguna manera: leer un poema, escribir una carta o, incluso, simplemente reflexionar sobre esta circunstancia. 

-  Y, por último, eliminar cualquier tipo de presión sobre el nuevo embarazo, porque no hay uno perfecto (ni lo habrá). Emocionarse con el nuevo proceso de gestación y vivirlo día a día, pero también aceptar esos momentos de tristeza por lo que no habría podido ser.