Alimentación adecuada para recuperarse de un aborto

Dieta recomendada después de un aborto

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Si el momento en el que una pareja ve aparecer las rayitas en el test de embarazo es uno de los más emocionantes de su vida como pareja, uno de los más devastadores por los que pasamos como padres es la pérdida de un hijo; la pérdida de un embarazo, o más comúnmente conocido como un aborto natural, es un sufrimiento enorme. Además de afrontar las consecuencias emocionales es importante llevar una alimentación adecuada para recuperarse de un aborto.

Una adecuada dieta para recuperarse de un aborto

Alimentación tras un aborto

No importa lo pronto o lo tarde que ocurra en el embarazo, es igualmente doloroso, y lamentablemente, en la mayoría de los casos, impredecible e inevitable. El aborto natural suele producir hemorragias, mareos y sensación de debilidad, aunque también dolores fuertes en el vientre y calambres uterinos además de musculares.

De este modo, además del apoyo emocional que la mujer y su pareja necesitan para superar la perdida, la mujer necesita restablecerse fiscalmente después del aborto, ya que el cuerpo se encuentra en un estado muy frágil. Mediante la dieta podemos ayudar al organismo a recuperar el estado físico previo al embarazo y a la pérdida.

  • Hierro: Alimentos ricos en este mineral ayudan a restablecer sus depósitos en el organismo y a recuperarse tras la intensa pérdida de sangre, evitando que, tras el aborto, el cuerpo pase por una etapa en la que la anemia se convierta en un problema. Además, el hierro ayuda al cuerpo de la mujer a superar esa sensación de debilidad que ocurre cuando se pierde mucha sangre. El hierro hemo procedente de las carnes rojas es el más recomendado, ya que se absorbe más fácilmente por el organismo. Otros alimentos aportan hierro no hemo, por ejemplo legumbres como las lentejas, las alubias o la soja, verduras de hoja verde como las espinacas, y algunos pescados o mariscos. Adicionalmente, la vitamina C ayuda a la absorción del hierro haciéndola más efectiva, por lo que combinar alimentos ricos en hierro con otros ricos en vitamina C permite a la mujer recuperarse físicamente en un tiempo inferior a si no se aporta.
  • Calcio: Es importante reponer los depósitos de calcio que pueden encontrarse al mínimo tras interrumpirse el embarazo. La leche y sus derivados son los alimentos más recomendables, ya que, por su combinación de calcio, vitamina D y su relación calcio/fósforo, la absorción es óptima. Otros alimentos ricos en calcio son el brócoli y las verduras de hoja verde, las sardinas enlatadas si se consumen con espina, algunos los frutos secos y semillas y las leguminosas.
  • Magnesio: El magnesio es un micronutriente involucrado en el mecanismo fisiológico de la depresión, por lo que su falta puede acrecentar los síntomas de la misma. Son ricos en magnesio las leguminosas, los frutos secos, sobre todo nueces, almendras y anacardos, y el cacao. Además, el magnesio ayuda a suavizar esos calambres uterinos tan desagradables que se producen mientras el útero está recuperando su tamaño.