Quedar embarazada después de los 45 años de forma natural, ¿es posible?

Consejos para llevar un embarazo saludable después de los 45 años

Alba Caraballo Folgado

Hoy en día ya no es algo raro que las mujeres tengan hijos más allá de los 45 años. Sin ir más lejos, conocemos el nombre de algunas celebridades que se convirtieron en madres a una edad a la que las nuestras ya nos tenían criados: Kelly Preston (a los 47), Brigitte Nielsen (a los 54) o Monica Bellucci (a los 45). Esto nos lleva a preguntarnos... ¿Es posible quedar embarazada después de los 45 años de forma natural?

Quedar embarazada después de los 45 años

Embarazada después de los 45 años

Ya sea por motivos profesionales, médicos o personales, muchas mujeres están teniendo embarazos tardíos. Esta circunstancia está cuestionando la antigua creencia de que quedarse embarazada después de los 40 era difícil y problemático.

Y sí, aunque es más complicado el embarazo a los 45 años sin utilizar tratamientos de fertilidad, ya que la menopausia está cercana, aun hay posibilidades de embarazo. Sin embargo, hoy en día existen más embarazos tardíos porque muchos no se producen de forma natural sino que son fruto de tratamientos de fertilidad. 

Biológicamente no es lo mismo quedar embarazada a los 45 años que a los 20, no sólo el cuerpo no responde igual, sino que existen menos posibilidades para concebir: 

  • A los 30 años se tiene un 20% de posibilidades que quedar embarazada.
  • A los 40 años se tiene un 5% de quedar embarazada.
  • A los 45 años se reduce a un 1% de posibilidades.

Utilizando técnicas de fecundación in vitro, las posibilidades aumentan al 70%

Síntomas de embarazo después de los 45

Los síntomas que experimentan las mujeres después de los 45 años son muy similares a las que son más jóvenes, aunque en ocasiones, pueden confundirse con los síntomas de la menopausia: 

- Ganas frecuentes de orinar.

- Cambios de humor. 

- Dolores de cabeza.

- Cambios en los senos.

- Fatiga y cansancio.

- Náuseas.

- Dolores musculares. 

Complicaciones en un embarazo tardío

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las mujeres que desean tener hijos más allá de los 45 años son determinadas consecuencias relacionadas con la salud:

- Diabetes gestacional.

- Presión sanguínea alta.

- Placenta previa o placenta abrupta.

- Embarazo ectópico.

- Contracciones ineficaces para expulsar al bebé.

- Parto por cesárea.

- Alta tasa de aborto espontáneo.

- Dificultad para recuperar la forma física.

El bebé también puede sufrir los riesgos de tener una mamá mayor de 45 años:

- Riesgo de tener un bebé con síndrome de Down.

- Mayor probabilidad de tener un bebé con otras anomalías cromosómicas.

- Muerte fetal. 

Consejos para llevar un embarazo saludable a los 45 años

Para evitar, en la medida de lo posible, las complicaciones de salud y cuidarte al máximo para que el bebé se desarrolle sano y fuerte, es conveniente que lleves una dieta saludable, en la que incluyas todos los grupos de alimentos necesarios para obtener vitaminas y minerales que ayuden al bebé.

Realizar ejercicio físico moderado y de forma regular, mantener el estrés a raya, no fumar, beber o realizar actividades de riesgo y descansar las horas adecuadas, te ayudará a vivir el embarazo de forma positiva.

Qué ventajas tiene ser mamá después de los 45

Todo el mundo te dirá que estás loca, tus familiares te acribillarán a reproches, tus amigos te mirarán de reojo, los médicos te incluirán en la lista de embarazadas de riesgo y tu misma dudarás en ocasiones pero sí, ser una mamá tardía también tiene ventajas.

Has superado los obstáculos de los 20 y los 30 y tienes el suficiente bagaje como para ser consciente de lo que supone criar a un niño. Tienes más experiencia, te sientes más segura de ti misma y dispones de más herramientas para superar las adversidades.