Así es el primer control prenatal tras el test de embarazo positivo

Primera visita al ginecólogo tras quedar embarazada - ¿Cuándo ir y qué tipo de pruebas se hacen?

Elba Mendoza
Elba Mendoza Ginecóloga - Obstetra

Los nervios con los que te has enfrentado al test de embarazo han dado paso a la felicidad más completa al ver un resultado positivo. Estás embarazada y ahora ¿qué? En cuanto te repongas de la noticia, en cuanto asumas que pronto vas a ser madre y se lo comuniques a tus seres más queridos, tienes que empezar a cuidar tu embarazo. Antes de nada, tienes que acudir a tu primer control prenatal. Cuanto antes.

¿Qué es un control prenatal?

¿Qué es un control prenatal?

El embarazo es un momento que mezcla dos sentimientos para todas nosotras: el asombro y la vulnerabilidad. Cada etapa del embarazo merece su atención para disfrutarla, pero también para su estudio y debido cuidado. El control prenatal está diseñado para ofrecer este cuidado y mantener el monitoreo constante del desarrollo de nuestro bebé. Unos padres informados siempre tomarán mejores decisiones para el nacimiento o salud de su pequeño.

En este artículo precisamente voy a contarte lo que deberías tomar en cuenta para que tengas un embarazo seguro en cada una de sus fases. Existen estudios que sugieren que el riesgo de bajo peso en el bebé u otras afecciones se puede llegar a triplicar por la falta de un correcto seguimiento de la gestación.

El control prenatal consiste en una serie de visitas mensuales con un especialista (ginecólogo obstetra) quien, de principio a fin del embarazo, comprobará que la salud de la madre y del futuro bebé es buena e identificará factores de riesgo para ambos; así como les ayudará a prevenir un gran número de complicaciones.

[Leer más: Calendario de pruebas del embarazo mes a mes]

Además, las visitas al ginecólogo durante el embarazo también tienen como objetivo hacer un seguimiento de tus posibles dudas y recomendaciones en cuanto a los hábitos más saludables que debes seguir. Es común que las embarazadas, en especial las primerizas, tengan dudas con respecto a sus hábitos cotidianos, ¿se puede comer todo?, ¿es posible realizar un brindis?, ¿el ejercicio que realizo cotidianamente le afecta a mi bebé? Estas dudas son la charla cotidiana de una consulta de control prenatal. Dependiendo del momento de la gestación, el o la especialista hará las recomendaciones adecuadas en cuanto a nutrición, movilidad e incluso evolución correcta o anormal del peso del bebé y la madre.

¿Cuándo deben hacerse controles prenatales en el embarazo?

Primera visita prenatal

Lo ideal es que las consultas de control prenatal se lleven a cabo desde el momento del embarazo, una vez que se detecte el primer retraso en la regla, hasta el parto. Su frecuencia se recomienda que sea mes a mes y, conforme se acerque el día del nacimiento, podrían llegar a incrementar su frecuencia incluso de forma quincenal o semanal, dependiendo del riesgo.

Primera visita al ginecólogo en el embarazo - ¿En qué consiste?

Primera visita al ginecólogo en el embarazo

Nada más conocer el resultado positivo de tu test de embarazo, tienes que comunicárselo a tu médico de cabecera. Entre los dos planearéis las futuras consultas ginecológicas para controlar el desarrollo del embarazo. El médico te derivará lo antes posible a tu primer control prenatal que, seguramente, será el más complicado y el más difícil de afrontar. Por eso, debes ir preparada para tu primera visita al ginecólogo en el embarazo y te ayudará saber en qué consiste el primer control prenatal.

- La primera visita generalmente es la más prolongada, pues requiere que se compruebe la salud general de la madre para establecer los antecedentes a considerar y el estado en el que se desarrollará el bebé. Será necesario someter a la mamá a algunos estudios para buscar desde infecciones hasta alteraciones metabólicas que puedan generar señales de alarma para un embarazo seguro. Revisar la frecuencia cardíaca, la cantidad de líquido amniótico, así como la localización y movilidad del bebé, será fundamental en el momento del ultrasonido. A medida que avanza el embarazo se revisan detalles cromosómicos, riesgo de diabetes gestacional y, de ser necesario, se aplican vacunas, a la par de garantizar la ausencia de infecciones urinarias o vaginales.

- La primera visita prenatal consiste en elaborar y repasar tu historial médico para detectar posibles complicaciones en el embarazo. El médico te preguntará sobre tu estado de salud, si tienes alergias, alguna enfermedad o el historial familiar, así como sobre tus hábitos de vida. Las preguntas siguen sobre tu ciclo menstrual, embarazos previos o abortos anteriores.

- Tras las preguntas vendrá un reconocimiento físico anotando datos como la altura, el peso o la presión arterial. La exploración ginecológica es necesaria para asegurarse de que todo está en orden y comprobar el tamaño del útero y el estado del cuello uterino. Es posible que en ese momento también te hagan una ecografía para detectar posibles factores de riesgo.

- En este primer control prenatal también te harán análisis de sangre y de orina. Los análisis de orina buscarán posibles infecciones, mientras de el análisis de sangre se hará para determinar el grupo sanguíneo, los niveles de hemoglobina, la compatibilidad sanguínea con el padre del bebé así como para recoger el historial de enfermedades en la infancia.

- Puede que en esta primera visita prenatal también te hagan las llamadas pruebas de diagnóstico prenatal donde se pueden reconocer las posibles anomalías del bebé. Estas pruebas se realizan si eres mayor de 35 años, si tienes antecedentes familiares de enfermedades congénitas o si has estado expuesta a agentes teratógenos.

- Por último, para finalizar el primer control prenatal, el médico te dará la fecha estimada del parto. Y a partir de este momento, solo tienes que disfrutar de tu embarazo y empezar a cuidarte más que nunca.

¿Qué riesgos se previenen en las consultas prenatales con el obstetra?

Riesgos en el embarazo

Durante las consultas de control prenatal, se busca minimizar cualquier riesgo que amenace el correcto desarrollo o que nos indique que el parto saldría de la norma, lo cual nos permite estar preparados y tomar las medidas pertinentes. Adicionalmente, es común anticipar estos padecimientos:

- Infección de tipo urinarias o genitales que puedan ir desde las de tipo asintomático hasta las que se asocian con riesgo de aborto.

- Anomalías hereditarias, del corazón o hidrocefalia.

- Alteraciones genéticas.

- Infecciones la rubéola fetal.

- Enfermedades de tipo cromosómico.

- La presencia de más de un bebé, ya sea en forma de gemelos, mellizos o embarazos múltiples.

- Placenta previa o desprendimiento prematuro de la placenta.

- Tensión arterial elevada.

- Incompatibilidad de grupo sanguíneo.

Las últimas visitas al médico antes del parto

Las últimas visitas al médico antes del parto

Las últimas consultas de control prenatal estarán orientadas a la preparación y programación del parto. El especialista debe conocer el estado del bebé para preparar a su equipo, en caso de que exista alguna condición especial. En caso contrario, se hará la programación y estimación de la fecha de parto. Incluso suele ser común ofrecer las opciones más adecuadas, ya sea parto vaginal o cesárea, dependiendo del historial clínico de la paciente.

Conclusión: La medicina moderna nos permite tratar al feto como un paciente más, que si bien no puede hablarnos, hemos aprendido a interpretar sus necesidades y, en especial, a anticiparlas. Un seguimiento adecuado de nuestro bebé nos permitirá ver sus primeros gestos, incluso antes de nacer, y reducir el estrés para dejar solo la mejor parte de la magia de ser madre.

Puedes leer más artículos similares a Así es el primer control prenatal tras el test de embarazo positivo, en la categoría de Etapas del embarazo en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: