Lo mejor y lo peor de quedarse embarazada en julio

Si el embarazo empieza en julio, la fecha estimada de parto será en abril

Beatriz Martínez

La decisión está pensada, meditada y consensuada, tu pareja y tú lo habéis hablado más de una vez y habéis dicho que es hora de ser uno más en vuestra familia. ¡Enhorabuena! La gran aventura de vuestras vidas está a punto de dar comienzo. Y es justo en ese momento de alegría máxima que las dudas te asaltan, ¿cómo será ser madre?, ¿espero a concebir o está bien quedarse embarazada en julio?, ¿cómo será el bebé?

Tranquila, todas estas dudas y cuantas más pasen por tu mente son muy normales, y es que ser madre es emocionante y también algo incierto. Es por ello que queremos contarte cómo va a ser tu embarazo, el parto y los primeros días junto a tu hijo. Para que te resulte sencillo de visualizar, vamos a verlo por trimestres, desde que da comienzo la gestación hasta el parto. ¿Qué te parece quedarte embarazada en julio? La fecha de parto aproximada sería en abril, una época tan bonita como cualquier otra. ¡Vamos allá!

Ventajas e inconvenientes de quedarse embarazada en julio

Ventajas de quedarse embarazada en julio

Supone que vas a vivir unos días especiales llenos de amor y que al ser verano, los primeros meses pasarán casi sin darte cuenta. Detallemos cómo será tu embarazo trimestre a trimestre contando que la fecha de inicio es en julio. Ya sabes que son fechas aproximadas, no es igual concebir a primeros de julio que a mitad o finales, pero sí que hay una serie de cosas comunes que te van a venir muy bien saber.

1. El primer trimestre de gestación será de julio a septiembre

El primer trimestre de tu embarazo coincide con pleno verano, si las náuseas propias de esta etapa se olvidan de ti, casi ni te darás cuenta que estás embarazada. Y es que en esta fase la tripa crece muy poquito, lo que significa que podrás poner tu ropa de verano de siempre. Si te notas hinchada es por los gases, así que no abuses de las bebidas azucaradas.

¿Te has dado cuenta de que tu olfato se ha agudizado? Es uno de los cambios que se producen en tu cuerpo al inicio de la gestación. Se llama hiperosmia o excesiva sensibilidad a los olores, es más, puede que te huela “mal” la colonia que te pones todos los días o incluso tu comida favorita. ¡No pasa nada! Con el tiempo desaparecerá esa sensación tan incómoda.

Los calambres en las piernas o gemelos también son propios de esta etapa, sobre todo hacia el final del primer trimestre. Estira bien el músculo llevando el pie hacia ti, trata de descansar todo lo que puedas y toma alimentos ricos en calcio, magnesio y potasio para evitar los calambres en la medida de lo posible.

2. De octubre a diciembre, segundo trimestre de embarazo

El verano llega a su fin, el otoño se deja ver y las navidades están a la vuelta de la esquina. ¡Qué bonito para pasarlo en familia! Tu barriga ya se va dejando notar, así que tendrás que hacerte con ropa pre-mamá de abrigo para prevenir constipados y gripes. No te compres mucha ropa de una vez, porque aún es pronto para saber el volumen que va a coger tu barriga y podría no valerte la ropa. ¡Mejor ser precavida!

Otro cambio que podrías notar en esta fase de tu embarazo son las varices o venas varicosas. Suelen salir en zonas concretas de las piernas debido a problemas circulatorios. Para prevenirlas, o al menos aliviar las molestias que dan, trata de no pasar mucho tiempo en la misma postura. Si, por ejemplo, trabajas sentada, ponte una alarma en el móvil cada hora para acordarte de que te tienes que levantar y dar un paseo corto.

En diciembre llegan las navidades, disfruta de tus seres queridos pero deja de lado los empachos y los atracones. En nada te van a beneficiar. Mejor comer en pequeñas cantidades y varias veces al día.

3. El tercer trimestre de embarazo irá de enero a marzo

Las navidades ya han pasado, el invierno poco a poco se va y deja paso a una primavera hermosa y floreada. Perfecto para pasar la recta final de tu embarazo, estar tranquila y terminar de preparar todo lo que vas a necesitar para el parto y el posparto. ¡Ya no queda nada para tener a tu pequeño en brazos!

En esta última etapa tu actividad tendrá que reducirse, quizás sea un buen momento para cogerse la baja en el trabajo, es hora de descansar y dejarse mimar. Evita los esfuerzos excesivos, nada de coger peso y que el deporte sea suave y sin fatiga alguna. Pon tus piernas en alto de vez en cuando para evitar la retención de líquidos.

Es en este trimestre también cuando el cartílago blando de tu pelvis empieza a expandirse para que el bebé pueda pasar cómodamente por el canal vaginal, así que si notas que caminas de forma balanceada, ya sabes por qué es. La fecha de parto se acerca, el bebé gana peso y cada vez hay menos espacio dentro de ti.

Calculadora para saber la fecha del parto

Utiliza las calculadoras de embarazo y parto

Llega abril y tu bebé ya está preparado para salir al mundo y ver a sus padres: sus órganos se ha desarrollado, ya tiene el peso suficiente y su cabecita está encajada en tu pelvis. Pero, ¿qué día va a producirse el dichoso momento? Descúbrelo gracias a nuestra calculadora de la fecha estimada de parto.

A partir de abril, el parto puede dar comienzo en cualquier momento por lo que has de estar atenta a las señales tales como sangrado vaginal, rotura de aguas o contracciones regulares. Si todavía no notas estos síntomas pero te sientes un poco rara o decaída, no dudes en consultar con tu doctor o matrona.

Y en pocos días... ¡Felicidades! ¡Ya puedes coger a tu pequeño en brazos! Sin duda alguna sentirás un torrente de emociones indescriptibles, no es para menos, acabas de dar a luz, ves por primera vez a tu hijo y el cansancio y los cambios hormonales hacen de las suyas. Tratar de tomártelo con calma y apoyarte en tu pareja y tu familia. Recuperarse tras el parto requiere su tiempo, aquí no valen ni las prisas ni los agobios.

Una vez te den el alta hospitalaria y vayas con tu bebé a casa, poco a poco te sentirás mejor. Los primeros días son los más difíciles porque todo es nuevo: la falta de sueño y las emociones a flor de piel pueden dar lugar a la tristeza, habla con los tuyos y cuéntale a tu matrona cómo te sientes, verás que es de gran ayuda. En abril puede que aún haga algo de frío y lluvia así que ten a mano ropa de entretiempo y demás accesorios para cuando salgas de paseo con tu hijo.

¡Felicidades mamá!