¿Qué nombre le darías a tu bebé?

Elegir el nombre de tu hijo siempre puede resultar un dilema divertido, sobre todo, porque aunque de repente puede surgir sin más y en un momento la pareja se pone de acuerdo, generalmente no ocurre así y lo que le gusta a uno, al otro no le sugiere tanto. Las dudas se complican un poco más cuando la familia y los amigos comienzan a hacer sugerencias, que acaban por liar a los padres.

Ponerse de acuerdo para elegir un nombre definitivo para el bebé, no es fácil. Será el nombre con el que idenfiticarán a tu bebé durante toda su vida y en su elección intervienen, además de los gustos de sus padres, aspectos emocionales y familiares, que nos salen del corazón. El recuerdo de un familiar o de un ser querido puede influir positivamente en la elección final. En cambio, otros padres prefieren decantantarse por al originalidad y buscan un nombre que no les recuerde a nadie o, a ser posible, un nombre tan diferente que así se aseguran de no haber conocido a nadie que se llame así.

Gabriel, Miguel y Rafael: nombres de santos para tu bebé

madre con bebé

Te proponemos uno de estos tres nombres preciosos, musicales y con mucha historia: Gabriel, Miguel y  Rafael, los tres arcángeles. San Gabriel es mi favorito porque es el patrono de las comunicaciones y de los comunicadores, porque trajo al mundo una gran noticia: que el Hijo de Dios se hacía hombre.

San Rafael también tiene mucho trabajo porque es muy invocado para alejar enfermedades y lograr terminar felizmente los viajes, sobre todo, ahora que nos movemos tanto a lo largo y ancho de este mundo. Y San Miguel es una especie talismán frente a los demonios, especialmente se le pide para nos libre de las tentaciones que nos pueden alejar del buen camino.

Y es que al margen de connotaciones religiosas, algo tienen en común estos tres nombres es que acaban en "el". Esta terminación ofrece una grata musicalidad a estos nombres masculinos. Otros nombres que también acaban así para niños son Manuel, Daniel, Israel, Ismael, Joel, Enmanuel, Samuel, Ariel, Gael, Uriel, Abel, Ángel, Fidel, Ezequiel, Pavel, Noel, Nataniel, Lionel y Karmel, entre otros.

Si te gusta alguno con fuerza, ya sabes, propónselo a tu pareja. Piensa qué es lo que te gusta de este nombre, a quien te recuerda, si por el contrario no conocéis a nadie que se llama así y si quedará bien junto a su primer apellido. Ten en cuenta que el nombre viste a la persona y es importante que, cuando sea mayor, tu hijo se encuentre a gusto con él.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil