Por qué los niños deben escuchar jazz

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

'La vida es como el Jazz, es mejor cuando improvisas ...' (George Gershwin). Me encanta esta frase. Es toda una declaración de principios, una filosofía de vida. Improvisar. Vivir el presente, sin hacerse planes de futuro. Ir pasito a pasito, descubriendo el camino poco a poco. ¿No es lo que intentas inculcar a tu hijo?: No corras, no planifiques demasiado. Descubre. Vive cada instante como si fuera único.

Por si esto fuera poco, el jazz, como muchas otras melodías, transmite muchos beneficios a nivel físico, psíquico y sensorial. La música, ese gran aliado para el cerebro de nuestros hijos. Las notas musicales son como algoritmos matemáticos. Tal vez no lo entendamos. Nuestro cerebro, sí.

Los beneficios de la música para nuestros hijos

Niña escucha música

La música, y por supuesto, también el Jazz, posee poderes fascinantes, para adultos y por supuesto, para los niños. Entre sus beneficios encontramos estos: 

1. Mitiga el dolor de enfermedades crónicas.

2. Es eficaz contra la depresión infantil.

3. Reduce el estrés y la ansiedad.

4. En algunos hospitales se utiliza terapia musical en el momento del parto para calmar los dolores de la dilatación y de posparto.

5. Ayuda a aprender nuevos idiomas

6. Reduce dolores de cabeza y migrañas.

7. Aumenta la memoria, la concentración y el cociente intelectual de los niños.

8. Mejora la movilidad del cuerpo y la coordinación de movimientos. 

Qué aporta el jazz a los niños

El Jazz es un cántico, una puerta abierta a las emociones. Es sentimiento. Es vital, enérgico, libre, dinámico. También relajante, reflexivo. El jazz ayuda a los niños a expresar lo que sienten, con libertad, sin barreras. Según la UNESCO, quien decidió que el 30 de abril se celebraría el Día Internacional del Jazz, el Jazz es símbolo de Paz, de unidad. Transmite valores fundamentales a nuestros hijos. 

El jazz incide directamente sobre el estado de ánimo. Es una forma de decir a tu hijo: 'eh, puedes decir todo lo que sientes. Puedes quejarte, reír, llorar, gritar. Eres libre. No guardes tus sentimientos bajo una coraza'. El Jazz, todo un maestro (musical), sin duda, de la vida.