Consecuencias de una conducta agresiva en los niños

Qué puede ocurrir si persiste la conducta agresiva de un niño

Borja QuiciosPsicólogo educativo

Cuando hablamos de agresividad, se habla de hacer daño intencionadamente a otra persona y manifestándolo mediante: arañazos, gritos, empujones, palabrotas, mordiscos, patadas, etc.

Ahora imagínate, por ejemplo, que estás en el parque viendo como tu hijo juega y de repente le da un manotazo a otro niño o incluso le muerde. Si tu hijo ha cumplido un año o tiene alrededor de los 2 años, es un comportamiento relativamente común y no debes alarmarte en exceso. Este tipo de comportamientos son normales a estas edades como forma de comunicación. Aunque es importante que recuerdes continuamente a tu hijo que estos comportamientos agresivos son inaceptables, y debes enseñarle otras maneras de expresar sus sentimientos para que no continúen estas conductas que traerán consigo consecuencias negativas.

Consecuencias del comportamiento agresivo del niño

El nio agresivo

El comportamiento agresivo puede deberse a problemas en el colegio, algún trastorno neurológico o como consecuencia de una relación conflictiva con sus padres. Sea como fuere tiene consecuencias negativas sobre el mismo niño y también para todos los que le rodean, tanto en el entorno familiar como en el escolar.

1. Cuando este comportamiento se repite en el tiempo, el niño puede ser rechazado y evitado por los demás niños. Esto poco a poco irá minando la confianza en sí mismo, se convertirá en un niño solitario, desconfiado y sin herramientas con las que acercarse al resto y establecer verdaderas relaciones.

2. Si no ayudamos a evitar esta conducta, el niño estará aprendiendo una forma inadecuada de actuar, que cuando sea un poco más mayor le traerá problemas y efectos negativos.

3. Asimismo, el niño agresivo también puede ser el objetivo de otra agresión, como resultado de su conducta.

4. El niño que no es capaz de adaptarse a su entorno por su actitud agresiva cuando son más mayores suelen llevar asociados también problemas de fracaso escolar. Si esto no se corrige en la infancia, derivará en adolescentes y adultos con conductas anti sociales, baja autoestima y poca capacidad resolutiva.

Cómo ayudar a niños con comportamiento agresivo

Un niño por sí mismo no es capaz de valorar las consecuencias de su manera de actuar. Son los padres, profesores o tutores a los que les corresponde el papel para ayudar a cambiar la actitud agresiva por otra más positiva y asertiva.

- Es muy común que estos comportamientos violentos se puedan cambiar presentando otro modelo de comportamiento y actuación ante la situación en la que reaccionan de modo agresivo.

- Hay que poner mucha atención con el tipo de disciplina que se le aplica al niño, ya que esto será una de los factores más importantes responsable de si su conducta será agresiva o no. Por ejemplo, un padre que siempre está desaprobando y castigando con agresión tanto física como psíquica constante a su hijo, estará fomentando la agresividad.