Elegir una canguro, niñera o cuidadora para los niños

Cómo elegir una canguro, una niñera o cuidadora para tus hijos

Elegir a la persona que va a cuidar de tus hijos no es fácil. Es una decisión muy importante el tener que delegar en otra persona el cuidado de los hijos. Lo más complicado es encontrar la persona adecuada, la ‘niñera mágica’, que tenga experiencia y conocimiento, que es lo que los padres esperan de una canguro, au pair, niñera o cuidadora.

Por lo general, el cuidado de los niños queda a cargo de los abuelos o de otro familiar, pero cuando eso no es posible, no hay más remedio que dejar a los niños en una guardería o parvulario, o con una canguro o cuidadora.

Cómo elegir una buena canguro o cuidadora para los niños

Cómo elegir una buena canguro o cuidadora para los niños

¿Qué criterios deben tener los padres a la hora de elegir una persona que va estar casi todo el día con sus hijos? Sigue algunos consejos:

1- Empieza la búsqueda cuanto antes. Hay que dedicarle tiempo. Entreviste personalmente a cada una de las candidatas a canguros o cuidadoras antes de tomar una decisión. Lo ideal sería que fuera recomendada por algún amigo o conocido.

2- No es conveniente que la niñera tenga una edad inferior a los 18 años. Sería demasiado joven para tal compromiso. Si tu bebé tiene menos de dos años, es aconsejable que su cuidadora haya estudiado puericultura o que tenga ya mucha experiencia con los bebés.

3- Puntualidad, buena higiene y responsabilidad son indispensables. Buen corazón y buenas costumbres, también.

4- Que tenga iniciativa, y conocimiento en desarrollo del niño y en primeros auxilios, es decir, qué esté preparada cuánto a posibles problemas: fiebres, atragantamiento, caídas, etc. Plantéele una situación imaginaria de emergencia para ver cómo reaccionaría.

5- Es imprescindible que tenga experiencias anteriores y buenas referencias personales y laborales. Conviene que quién cuide de tu hijo tenga conocimientos demostrables en puericultura o educación infantil. No se fíe de las apariencias.

6- Durante la entrevista valore la iniciativa, la paciencia, la vocación, madurez y actitudes. Una buena cuidadora siempre dará prioridad a los intereses y a las necesidades del niño.

7- Tanto los bebés como los niños deben formar parte de la entrevista para que los padres puedan observar si existe complicidad afectiva en el contacto de la niñera con ellos. Si es cariñosa y atenta con ellos.

8- Háblale sobre sus pautas educativas. Las canguros que son todas sonrisas y halagos deben ser capaces también de imponer autoridad a través de los límites.

9- La relación entre madre y canguro ha de ser de cooperación y complicidad. Una cuidadora dominante, que quiere hacer las cosas a su manera, no es nada aconsejable. Es necesario que haya empatía entre la canguro y los padres, y los niños.

10- Confíe en su sentido común e intente transmitir seguridad al niño a la hora de dejarlo al cuidado de otra persona.

11- Establezca un período de adaptación o de prueba de, al menos, 15 días. Si es posible, pasen juntos algunas horas al principio.

12- Los niños son el mejor termómetro para identificar si algo va mal con su canguro. Cuando el niño empieza a llorar por todo, cuando expresa con gestos o con palabras que no quiere estar con su cuidadora... Muchas veces se trata de una situación pasajera, de adaptación, pero si persiste, hay que intervenir, observar, y hablar con la canguro.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com