Retraso del lenguaje en los niños

El retraso en el habla de los bebés y niños

Algunos niños parecen desarrollarse bien en todos los aspectos, pero presentan un retraso del lenguaje o del desarrollo del habla. Estos niños pueden presentar alguno de los trastornos especificos del lenguaje, un ramillete de patologías que presentan marcadas diferencias entre unas otras. Además de la patología el concreto, la adquisición del lenguaje es un proceso que se adquiere de forma evolutiva y conforme al desarrollo madurativo y la edad del niño.

¿Cuándo aparece en los niños el retraso en el lenguaje?

Retraso del lenguaje en los niños

Un niño presenta retraso en el lenguaje cuando, desde el punto de vista cuantitativo (cantidad de vocabulario) o cualitativo (diferentes áreas del lenguaje), está por debajo de la cifra media de los niños de su edad. Si tenemos en cuenta la edad del niño, el retraso en el lenguaje se produce cuando el niño llega a la edad de un año y medio y no dice ninguna palabra, o cuando a los 2 años de edad no consigue unir dos palabras para formar frases sencillas, o no muestra Intención de comunicarse con los demás ya sea verbalmente o mediante gestos.

El diagnóstico del retraso en el lenguaje: cuánto antes mejor

Los criterios que se han establecido para determinar un trastorno específico del lenguaje en un niño, es imprescindible descartar, mediante un diagnóstico diferencial, una serie de criterios como:

- No existencia de deficiencia auditiva.
- No presencia de trastorno neurológico.
- Un Cociente Intelectual (CI) superior a 80.
- La no existencia de otras áreas del desarrollo afectadas como la memoria, ritmo, motricidad,…

Cuando el retraso del niño aparece sólo en el habla nos encontramos con algunas características que pueden ser observadas en esos casos:
- Alteración en el orden de las sílabas (cocholate por chocolate).
- Asimilación de consonantes (fufanda por bufanda).
- Ausencia de grupos consonánticos (teno por tengo).
- Sustituciones (pistina por piscina).

Disfasia en el lenguaje infantil

Pero si además del habla, el niño también presenta afecciones en el lenguaje, tendrá dificultades en el uso de pronombres, artículos, tiempos verbales,… siendo su lenguaje muy difícil de entender. En ese caso, estamos hablando de una disfasia. Los niños que presentan retraso en el lenguaje, ya sea leve o severo, han de ser diagnosticados por un especialista lo antes posible, ya que una intervención temprana evitará la aparición de posibles secuelas que podemos traducir por dificultades en el habla (tartamudez), logofobias (miedo a hablar), dislexias (dificultades en lecto-escritura), etc. El retraso del lenguaje es una de las afecciones más frecuentes en una consulta de Logopedia y Foniatría. 

Maria José Ortí Muñoz
Logopeda
Colaboradora de GuiaInfantil.com