Cómo establecer una rutina de alimentación en el recién nacido

Los padres debemos enseñar a comer a nuestros hijos desde los primeros días

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Uno de los primeros pasos que damos en la educación de nuestros hijos es el ensenarles a comer. Los alimentamos desde que nacen, por lo que, la elección de nuestro enfoque al respecto se convierte en una de las primeras decisiones que tomamos como padres. Estas son las normas básicas para establecer una rutina sana de alimentación en el recién nacido.

3 normas básicas de alimentación en el bebé recién nacido

Rutinas para la alimentación del recién nacido

  1. Escoger la mejor forma de alimentación, lactancia materna, mixta o lactancia artificial. La leche materna es el mejor alimento para el recién nacido ya que contiene la proporción idónea de micro y macronutrientes para el desarrollo óptimo del bebé, teniendo en cuenta la inmadurez de su aparato digestivo y de su sistema inmunitario. Sin embargo, en ocasiones, la familia puede optar por otro tipo de alimentación, porque, por los motivos que sean, han sopesado los pros y los contras de la lactancia materna y no les funciona. La lactancia artificial consiste en alimentar al bebe con leche adaptada (de vaca o vegetal, según sus necesidades) en biberón, mientras que la lactancia mixta combina lactancia materna, ya sea amamantando al bebe o con leche extraída y ofrecida en un biberón, con leche de fórmula.
  2. Respetar su ritmo. Los bebes son capaces de transmitir sus necesidades a sus padres o cuidadores, lo aprendemos poco a poco, observándoles desde el principio. En general, un recién nacido comienza a mover la cabeza a ambos lados cuando necesita alimento, buscando el pecho de la madre. El llanto es una señal tardía de hambre, por lo que, si esperamos a que nuestro bebe llore, estamos ignorando las primeras señales y probablemente sea más difícil alimentarle e incluso que no reciba suficiente alimento. Respetando su ritmo favorecemos su autonomía.
  3. No insistir. Cuando un bebe suelta el pecho es que ha terminado, si hace lo propio con el biberón, lo mismo: está manifestando su decisión de no tomar más leche. Insistiendo, volviendo a meter el biberón en su boca para que apure lo que queda estamos obligándole a comer cuando ya está saciado. Respetando su deseo de no comer más, enseñamos al bebe a tomar decisiones sobre su propia alimentación y a entender y a respetar las señales de saciedad de su propio cuerpo. Es nuestro primer paso en la prevención del sobrepeso y la obesidad.

Cuando hemos respetado el ritmo de nuestro hijo durante el periodo de lactancia, no debemos dejar de hacerlo cuando introducimos otros alimentos.

Es cierto que esta tarea resulta más fácil cuando se sigue la alimentación autorregulada, ya que el propio niño toma sus decisiones, pero  si se alimenta al niño con purés, debemos observar cuando el niño ya no quiere más, y respetarlo. No debemos olvidar que meterles en la boca otra cucharadita es darle de comer más de lo que el niño necesita.

Puedes leer más artículos similares a Cómo establecer una rutina de alimentación en el recién nacido, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.