Errores al iniciar la alimentación complementaria de los niños y sus soluciones

Descubre cuáles son los cuatro requisitos que deben cumplir los bebés para empezar a comer sólido

Carla Estrada

Los niños no vienen con un pan bajo el brazo, de ahí que los padres cometamos errores en los distintos aspectos del día a día de los niños. Uno de los más comunes se relaciona con la alimentación y, sobre todo, cuando el bebé comienza esa etapa en la que 'puede comer de todo'. Si este proceso no está resultando ser tan prometedor como esperabas, echa un vistazo a esta lista con los errores al iniciar la alimentación complementaria de los niños que algunos padres cometen y sus soluciones.

Cuándo y qué requisitos son necesarios en el bebé para iniciar la alimentación complementaria

cuándo el niño está preparado para comer sólido

La alimentación complementaria es definida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como cualquier alimento sólido o líquido diferente a la leche materna o fórmula artificial y que debe iniciarse a los 6 meses de vida. A partir de esta edad la leche por sí sola no cubre el 100% de los requerimientos nutritivos del bebé, aunque sigue siendo el principal alimento hasta los 12 meses y el que aporta la mayoría de los nutrientes a la dieta del lactante.

Esta nueva etapa de alimentación genera en los padres mucha alegría y emoción, pero también muchas expectativas, inquietud, estrés y angustias, que los llevan a cometer algunos errores que pueden hacer de esta etapa un verdadero caos. Quiero mencionar y explicar los errores más frecuentes en la introducción de la alimentación sólida en bebés para que inicies la alimentación complementaria con todo éxito.

Antes de todo, es importante que los padres conozcan los requisitos que 'debe cumplir' el niño para iniciarse en este proceso de empezar a comer alimentos que van más allá de la teta de mamá o el biberón:

- Que tenga 6 meses cumplidos.

- Que pueda sentarse por sí solo o al menos que sostenga su tronco y su cabeza.

- Que haya desaparecido el reflejo de extrusión (sacar con la lengua los alimentos de la boca).

- Que tenga interés por la comida.

Lo que no deben hacer los padres al comenzar con la introducción de sólidos en la dieta del bebé

la alimentación complementaria

Muchas veces la ausencia de uno o más de estos requisitos hace que la alimentación complementaria no se inicie con éxito, y probablemente haya que suspender y esperar a que el bebé posea los requisitos completos para reiniciar. Otros factores que pueden llevar a que no se realice con éxito este proceso son: 

1. Padres con expectativas muy altas
Esto significa que como padres pensamos que todo va a ser un éxito de entrada, o sea, que el bebé aceptará sin inconvenientes sus alimentos, que comerá todo lo que se le ofrezca, que rápidamente estará comiendo tres comidas al día, etc. Muchas veces la realidad es otra, ya que esto es una etapa nueva para los bebés, donde pueden tomarse un tiempo para conocerla, aceptarla y desarrollarla de la mejor manera posible. Por tanto, les recomiendo a los padres que inicien la alimentación complementaria en sus hijos con expectativas bajas y reales, ya que así no se sentirán frustrados y estresados.

[Leer más: Riesgos de adelantar la alimentación complementaria en los niños]

2. Asumir que los niños tienen que comerse toda la comida
Ni siquiera los adultos muchas veces nos comemos toda la comida, por tanto, ¿por qué pretender que los niños sí lo hagan? Todo va a depender de las necesidades nutricionales de cada organismo.

3. Ofrecer grandes cantidades de alimentos
Hay que iniciar con pequeñas cantidades de alimentos e ir incrementando a medida que el bebé va aceptando y comiendo cada día más.

4. Dar solo licuados o papillas no trituradas
De esta forma el bebé no aprenderá a masticar, ya que no desarrollará sus músculos masticatorios y se conformará con solo tragar. Esto puede traer como consecuencia que el niño desarrolle una neofobia, que es el rechazo de todo alimento nuevo o se vuelva un 'picky eater', que son niños muy selectivos o exclusivos a la hora de comer.

5. Pensar que se debe sustituir las tomas de leche por la comida sólida o las papillas
Esto es un completo error, ya que sigue siendo la leche, ya sea materna o la fórmula artificial, el principal alimento de los niños hasta los 12 meses de edad, ya que es la comida que aporta los mayores nutrientes hasta esa edad.

6. Desear o querer que los bebés vayan a un ritmo acelerado para su edad
Lamentablemente, esto es muy frecuente entre los padres. Además de estar comparando un niño con otro, también esperan que sus hijos realicen actividades o tengan destrezas que quizás no correspondan a su edad. Un bebé durante la alimentación complementaria desarrolla y madura su psicomotricidad, sus sentidos y su parte cognitiva, pero lo hace a su ritmo, por tanto, no hay que forzarlos.

7. No ofrecer alimentos variados
Lo ideal es que progresivamente se ofrezcan alimentos con texturas, colores, forma, sabores y olores diferentes para estimular los sentidos del bebé y que pueda ir aceptando gran variedad de alimentos.

8. Forzar u obligarlos a comer
Es uno de los mayores errores por parte de los padres o de la familia, ya que estas tácticas represivas no funcionan para que acepten los alimentos o aprendan a comer y más bien retrasa su desarrollo y aprendizaje.

9. Mostrar distractores como pantallas, celulares o vídeos
Lo que genera más bien que el bebé se distraiga y pierda su enfoque y concentración hacia los alimentos.

[Leer más: Cómo quitar a los niños el hábito de comer con la tableta]

A los padres les recomiendo que si se sienten con temores, dudas o tienen poca información acerca de cómo iniciar esta nueva e importante etapa de sus hijos, busquen ayuda, información actualizada e incluso asesoría con profesionales formados en esta materia, quienes les aportan muchos conocimientos y las herramientas adecuadas para iniciar con buen pie la alimentación complementaria.

Puedes leer más artículos similares a Errores al iniciar la alimentación complementaria de los niños y sus soluciones, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.