Qué pasa si la madre toma mucho azúcar durante la lactancia materna

Consecuencias para el bebé de la ingesta excesiva de azúcar por parte de la madre cuando amamanta

Andrea Cardozo

Siempre hemos insistido en que la buena alimentación de la madre resulta fundamental para la salud del bebé durante la lactancia. Y no se trata de mantener un estricto régimen de alimentación, con prohibición de múltiples alimentos, sino de llevar una dieta sana, fresca y saludable. Especial atención debemos tener con un ingrediente en particular, el azúcar, que se esconde detrás de diferentes nombres en muchos de los alimentos que se promocionan como sanos. Cuando la mujer toma mucho azúcar durante la lactancia materna, ¿cómo puede afectar a la salud del bebé y a la suya?

Si tomo azúcar durante la lactancia materna, ¿puedo dañar a mi bebé?

la lactancia materna y el consumo de azúcar

Los efectos dañinos del azúcar se reflejan no solo en el cuerpo de mamá sino también en el bebé. Además de conducir a un aumento de peso de la madre lactante, el consumo de azúcar se asocia a mayores riesgos de enfermedades metabólicas y cardiovasculares, y en los bebés su efecto también se vincula a deficiencias en el desarrollo cognitivo

Así lo indica un estudio científico reciente publicado en la Revista The American Journal of Clinical Nutrition. En la investigación se analizó a un grupo de bebés, hijos de madres que consumieron bebidas azucaradas (jugos o gaseosas entre otras) durante el primer mes de lactancia y, al cabo de 24 meses, presentaron baja puntuación en su desarrollo cognitivo.

Los investigadores concluyeron que tal deficiencia es producto del consumo de azúcar por parte de la madre lactante, considerando que esta pasa al bebé a través de la leche materna. Y es que los beneficios de la lactancia materna pudieran verse disminuidos ante un alto consumo de azúcar en la dieta de la madre, ya que afecta negativamente el desarrollo neurológico del bebé. 

Estos resultados corroboran los obtenidos en estudios anteriores que vinculan el consumo de azúcar por parte de la madre lactante y sus efectos del traspaso al bebé a través de la leche materna. Uno de ellos, publicado en la Revista Nutrients en mayo de 2018, en el cual se analizó el consumo de bebidas endulzadas con jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y las concentraciones de lactosa, glucosa y fructosa de la leche materna. El estudio determinó que el consumo de estas bebidas aumenta las concentraciones de fructosa en la leche materna y, un dato muy importante, esta alta concentración de fructosa se mantiene en la leche materna hasta cinco horas después que la madre ha consumido estos azúcares. 

En la Universidad del Sur de California también se realizó un estudio sobre la presencia del azúcar en la leche materna y su efecto en el bebé, publicado en la Revista Nutrients en febrero de 2017. Los investigadores midieron los niveles de lactosa, glucosa y fructosa en la leche materna, junto con los niveles de grasa, masa muscular y masa ósea del bebé, encontrando relación entre los niveles de fructosa y la composición corporal del bebé. Los azúcares naturales de la leche materna resultan beneficiosos para el crecimiento y desarrollo del bebé. Sin embargo, elevados volúmenes de fructosa incrementarían el riesgo del bebé a padecer futuras enfermedades como diabetes, hígado graso o enfermedades cardiovasculares.

Incluso, hay estudios que sugieren que el consumo de azúcar durante la lactancia puede afectar la capacidad del bebé para controlar su apetito, lo que pudiera ser factor para que desarrolle obesidad. Estos y otros estudios relacionados, ratifican que el consumo de azúcar durante la lactancia, puede afectar al bebé.

[Leer más: Alimentos que cambian el sabor de la leche materna]

Cómo evitar o reducir el consumo de azúcar mientras se está amamantando al bebé

amamantar a tu bebé

Es  cierto que se te puede antojar un helado, un chocolate o cualquier otro postre de tu preferencia y solo porque estás amamantando no es razón para no darte ese gustito. Lo importante es que seas consciente del daño que ocasiona el consumo excesivo de azúcar, de manera que puedas optar por una pequeña porción para satisfacer un antojo muy de vez en cuando.

De preferencia, es recomendable que solo consumas fructosa natural, la que encontramos en las frutas y no añadas azúcares industrializados a tu dieta, en especial, durante el embarazo y la lactancia. Además que revises muy bien esos alimentos (chequea la etiqueta de cada producto) porque muchos de ellos pueden parecer sanos y no lo son. Son los productos trampa que llamo yo.

Un consejo práctico al respecto es que mantengas en casa los frutos secos y las frutas frescas de tu preferencia, de manera que para esos momentos de picoteo en los que necesitas saciar el hambre te alejes de gaseosas y otras golosinas que no ofrecen ningún aporte nutricional.

Y, como dicen en el informe 'Recomendaciones sobre lactancia materna', del comité de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría, no te olvides: 'La mujer que amamanta no precisa dietas especiales. La mejor alimentación proviene de una dieta sana y variada, evitando aditivos y contaminantes. Solo en algunos casos, por enfermedad o problemas nutricionales, puede el médico aconsejar algunos suplementos'. Tu sana alimentación se verá reflejada en tu salud y la de tu bebé.

Puedes leer más artículos similares a Qué pasa si la madre toma mucho azúcar durante la lactancia materna, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.