Vacuna de la COVID 19 y lactancia materna. ¿Son compatibles realmente?

Todavía no se han encontrado muestras de leche 'contaminadas' con el virus del SARSCoV-2 en madres con coronavirus

Diana Juárez

Cada vez son más las personas vacunadas contra la COVID-19. Primero fueron los mayores, grupos de riesgo y personal destacado, pero la franja de edad está ya acercándose a hombres y mujeres alrededor de los 40. Dentro de este grupo se encuentran muchas mujeres que están dando lactancia materna. Por lo tanto, es necesario contestar con rapidez y seguridad si es segura la vacunación para estas mujeres y, por supuesto, para sus hijos. Vacuna de la COVID 19 y lactancia materna. ¿Son compatibles realmente?

Amamantar a un bebé en época de pandemia por coronavirus

dar el pecho en época de coronavirus

Antes que nada, recordar que la leche materna es el mejor alimento para los bebés. Además de aportar los requerimientos nutricionales suficientes y óptimos según la edad de cada niño, es económica, ecológica y se ha visto que tiene factores beneficiosos en el desarrollo neurológico de los niños.

En cuanto al sistema inmune, la leche materna tiene anticuerpos preparados por el sistema inmune de la madre para proteger de virus y bacterias. De la misma manera, hay algunas células del sistema inmune que pasan a la leche materna y ayudan a que el sistema inmune del bebé se vaya entrenando.

Existen algunos lactobacilos y bacterias de la piel de la madre que también se transmiten al momento de dar el pecho y generan un estímulo para que el niño desarrolle defensas ante estos organismos. Aunque no se puede decir con seguridad que el virus del SARSCoV-2 no llegue a la leche materna, no se han encontrado en muestras de leche de madres con COVID 19 hasta el momento.

En el hipotético caso que se encontrara, la vía de ingreso (aparato digestivo), la vía de ingreso del virus al cuerpo (por el aparato digestivo al contrario que por el sistema respiratorio) y la pequeñísima cantidad de virus que se pudiera transmitir hace que sea muy poco probable el contagio de COVID 19 de madre a hijo.

Compatibilidad de la vacuna de la COVID 19 y la lactancia materna

vacuna de la covid 19

Seguramente ahora estarás pensando: 'Vale, ya entendí que no le puedo pasar el virus por la leche materna, pero ¿y qué pasa si me vacuno? ¿le pasa la vacuna a mi hijo? ¿no puede tener efectos adversos más graves o a más largo plazo?'. Para esto, lo fundamental es saber cómo funcionan las vacunas.

Si bien sabemos por regla general que las vacunas tienen una pequeña parte del bicho para poder generar una respuesta inmune, NINGUNA de las vacunas que se han desarrollado y se están aplicando a la población tiene el virus de SARSCoV-2.

Las vacunas contra COVID 19 se han diseñado para enseñarle al cuerpo 'el enemigo', que lo sepa identificar para atacar si en algún momento está en contacto con él de la misma manera que tú le enseñas a tu hijo que no debe jugar con los cuchillos de la cocina.

Me explico un poco más: Las vacunas desarrolladas a partir de la proteína S (spike protein) tienen un pequeño fragmento de la envoltura del virus, es la parte que genera la respuesta inmune, pero la proteína por sí sola no puede ocasionar la enfermedad. Un símil adecuado sería darle a un perro guardián a olfatear la ropa de una persona a quien busca y así sabemos que cuando esta persona esté cerca, el perro ladrara. 

La otra manera en que las vacunas funcionan es por medio de introducir al cuerpo un trozo del gen que dice cómo se debe de fabricar esta proteína (la proteína S). La entrega se puede hacer por medio de algún virus transportador (generalmente adenovirus) o por medio de nanomoléculas lipídicas (taxis diminutos hechos de grasa que llevan mensajes pequeñísimos a las células nuestro sistema inmune) para que la repliquen y sepan estar alerta en caso de que un día el 'malo' aparezca por ahí. 

Así se puede mandar el mensaje a través de 'agentes secretos' (adenovirus) que digan a la población (nuestro sistema inmune) que hay un loco en la ciudad (el SARSCoV-2) o se puede mandar un telegrama (nanopartículas) en el que se describa al malo (SARSCoV-2), con instrucciones precisas (mRNA) para atacar en caso de verlo. 

Todo el proceso de reconocimiento y formación de las defensas contra el virus se desarrollan en el cuerpo de la madre, y una vez que se tienen bastante anticuerpos contra ellos, el bebé los recibe como uno más de los componentes de su equilibrada alimentación, sin que ellos tengan que hacer nada al respecto ni les cause ninguna respuesta inmunológica y, mucho menos, algún cambio genético que los vuelva esclavos del sistema pro vacunas.

En resumen, aunque todavía no se cuenta con suficientes estudios que avalen su utilización, ni se pueda recomendar a rajatabla la aplicación de la vacuna por haberse demostrado segura, los conocimientos que tenemos tanto del proceso de la lactancia como del mecanismo de acción de las vacunas permiten aseverar que es bastante segura su aplicación.

El último paso (recuerda que las vacunas salvan vidas) es considerar cada caso particular de manera separada. Si eres madre, estás dando el pecho y eres parte de un grupo de riesgo (trabajadora esencial, profesora o con alguna enfermedad crónica) es MUY RECOMENDABLE recibir la vacuna según explican en el informe 'Vacuna frente a COVID 19 y lactancia materna. Recomendaciones del comité de nutrición y lactancia materna'.

Si por el contrario, no perteneces a ningún grupo de riesgo, te encuentras sana y en tu comunidad hay una prevalencia muy baja de COVID-19, podrías preferir no vacunarte y esperar a que se confirme que la vacuna es completamente segura.

Puedes leer más artículos similares a Vacuna de la COVID 19 y lactancia materna. ¿Son compatibles realmente?, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.