Pruebas para saber si tengo coronavirus y tratamiento a seguir

Formas de contagio de la COVID 19 y medidas a tomar para evitarlo

José Torres Zazueta
José Torres Zazueta Médico general

Hasta ahora conocemos cada día más sobre los riesgos que tiene padecer la enfermedad por SARS-COV-2, virus que ha causado la pandemia del 2020 y 2021. Debido a esto, las instituciones médicas y los especialistas se han esforzado mucho por entender esta nueva estirpe de coronavirus y saber cómo tratar a los pacientes que padecen la infección. Por ello, con la ayuda del Dr. José M. Torres investigador adjunto de la Facultad de Medicina de la. U.N.A.M., comentaremos las pruebas para saber si una persona tiene coronavirus, el virus que ha causado terror durante el último año y qué tan efectivas son estas.

Tipos de pruebas para saber si estoy infectado por COVID 19

pruebas para saber si tengo covid

Para hablar de las pruebas que pueden detectar el nuevo virus retomemos desde el inicio, es decir, la descripción del mismo. La enfermedad del COVID-19 es una infección causada por el nuevo coronavirus conocido médicamente como SARS-COV-2, un virus que se ha expandido alrededor de todo el mundo.

Debido a que el virus fue nuevo, al inicio se consideró una neumonía atípica, sin embargo conforme fueron aumentando los casos de infecciones y los estudios se reconoció como un nuevo coronavirus. Durante todo un año, este coronavirus se llevó la vida de muchas personas y no se conocía una forma exacta para tratarlo, evitarlo o reconocerlo.

contagio coronavirus

Gracias a todos los avances que se han tenido, hasta el día de hoy ya existen tanto pruebas para detectar el virus como vacunas para intentar evitar manifestaciones agresivas de la enfermedad, reducir los casos que ameritan hospitalización y cuidados avanzados y mitigar los contagios.

El modo de detectarlo son pruebas virales (PCR y antígenos) y la prueba de anticuerpos. Técnicamente no hay contraindicación para la toma y procesamiento de muestra en cualquier edad, siempre cuidando las medidas de higiene y la correcta técnica de obtención de la misma para cada paciente. Siempre estará indicado que los resultados sean interpretados por un médico y las pautas o tratamientos a seguir prescritos por un especialista o un médico capacitado en el manejo y tratamiento de esta enfermedad. 

Qué es la PCR y cómo detecta la presencia de coronavirus en el cuerpo

pruebas para detectar coronavirus

Una prueba viral indica la infección (presencia del virus en nuestro cuerpo) que se padece actualmente. Para esto, existen dos tipos de pruebas virales: prueba de amplificación de ácido nucleico por técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) o prueba de antígenos. ¿Cómo se realiza una prueba viral? 

La prueba PCR, que hace referencia a una técnica de biología molecular, detecta el material genético del virus que causa enfermedad por COVID-19. La técnica de laboratorio recibe el nombre de reacción en cadena de la polimerasa (RCP). Para recolectar una muestra de fluido (donde se espera se encuentre el virus o restos del mismo) se inserta un hisopo (exudado nasofaríngeo) en un orificio de la nariz y se obtiene fluido de la parte de atrás de la nariz y garganta (lo ideal). También se puede obtener exudado de la mucosa del cornete medio para obtener muestra (opción B).

En algunos casos se inserta un hisopo largo en la parte de atrás de la garganta (exudado orofaríngea) o incluso es factible salivar en un tubo para recolección de muestra. La muestra posteriormente se procesa en máquinas especializadas y kits diagnósticos estandarizados. Los resultados normalmente tardan un par de horas (procesamiento urgente hospitalario) o días si se envían a un laboratorio como muestra de rutina.

[Leer más: Cómo diferenciar catarro, gripe y Covid 19]

La prueba PCR es en la actualidad la prueba con mayor sensibilidad y especificidad disponible. Tiene la ventaja de detectar pequeñas cantidades de material genético viral y puede estar indicada en cualquier momento ante la sospecha o ya cursando el paciente la enfermedad, lo que brinda mayor certidumbre al definir al paciente como portador del virus.

Prueba de antígeno en niños y adultos para detectar el coronavirus

prueba de antígenos

La prueba de antígeno, por otro lado, detecta ciertas proteínas componentes del virus. Se usa un hisopo largo para tomar una muestra del fluido de la nariz y el resultado puede estar en minutos (10-20 minutos). Se aplica la prueba para conocer si un paciente está infectado.

Este tipo de pruebas tendrán una mayor eficacia en el momento de más carga viral, cuando la enfermedad es más contagiosa. Están indicados para pacientes que presentan síntomas en los primeros 7 días de la infección, igualmente cuando se tiene sospecha clínica y es la única prueba disponible.

En los últimos meses, se han desarrollado modelos de test de antígenos más sofisticados que ofrecen una mayor precisión, aunque todavía no alcanzan la eficiencia de las pruebas por PCR. Actualmente, se han empleado como una herramienta de tamizaje complementaria a las PCR ya que ayuda a agilizar la detección del virus, con cifras óptimas de eficacia de hasta un 80% de sensibilidad y un 95% de especificidad.

Hay que considerar que la toma de muestra y el procesamiento influyen de manera importante en los resultados generando resultados falsos positivos o falsos negativos, por lo que siempre se debe de correlacionar el resultado con el contexto y entorno del paciente, así como su estado clínico.

Qué es la prueba de anticuerpos o serología

prueba de anticuerpos

La prueba de anticuerpos que también es conocida como serología indica si se ha padecido ya de alguna infección anteriormente y de manera un tanto menos precisa nos puede indicar si se está cursando con la enfermedad en este momento. Este tipo de prueba no es recomendada para diagnosticar infecciones presentes. Esta prueba generalmente se está realizando después de una recuperación total de enfermedad por COVID-19, incluso se ha llegado a indicar como prueba de seguimiento.

Se toma una muestra de sangre, generalmente de la punta de un dedo o de una vena en el brazo. Luego, la muestra se analiza para determinar si ha desarrollado anticuerpos contra el virus. El sistema inmunitario produce estos anticuerpos que son proteínas específicas esenciales para identificar, combatir y eliminar el virus

Si los resultados de los análisis muestran que tiene anticuerpos específicos para SARS-COV-2, esto indica que probablemente ya se ha infectado (tuvo contacto) con alguna cepa del COVID-19 en algún momento en el pasado (el tiempo puede variar, lapso mínimo de 2 a 3 semanas). También un resultado positivo en títulos mayores al valor de referencia reportado traduce que se generó respuesta inmunitaria, sin embargo, no hay suficiente evidencia que indique que tener anticuerpos presentes (positivos) le protegerá contra una reinfección por COVID-19. Se desconoce cuál es el nivel de inmunidad y la duración de esta.

El tipo de análisis de anticuerpos y el momento en que se hacen, afectan su exactitud, su interpretación y el pronóstico de la prueba. Si se realiza el análisis demasiado temprano durante la infección, cuando apenas la respuesta del sistema inmunitario se está generando, muy probablemente la prueba no detecte los anticuerpos. Resultará en un falso negativo, pero esto no quiere decir que la prueba sea de baja calidad, pero sí nos indica que depende de otras variables como el momento de toma de muestra y la interpretación de resultados también es distinta a la de las otras pruebas. Por lo anterior no se recomienda hacer la prueba de anticuerpos hasta por lo menos 14 días después de la aparición de los síntomas o en situaciones más específicas.

En breve el reporte de resultado se puede resumir a la presencia de inmunoglobulinas (anticuerpos) denominados: IgM, que aparecen entre 7 y 10 días después del contacto con el virus, e IgG, que aparecen entre 10 y 15 días después. Un IgM positivo indica una infección activa, mientras que un IgG positivo significa que la infección está superada o infección antigua (mínimo más de 3 semanas). Si ambos son positivos, significa que la infección está activa, pero en fase intermedia.

Si ambas son negativas, significa que no ha habido contacto con el virus. Sin embargo, en ocasiones, puede ser que la persona sí haya estado en contacto con el virus, pero que su respuesta inmunitaria haya sido distinta o nula y que, en lugar de desarrollar anticuerpos, la eliminación del virus fue por otros mecanismos.

Formas de contagio más comunes

qué es una pcr

La infección de coronavirus se propaga fácilmente de persona en persona, es decir, a través del contacto directo con el virus. El virus se puede expandir a través de las gotículas que salen de la nariz o la boca de una persona que se encuentra infectada al toser, hablar o estornudar.

Asimismo, un objeto se puede contaminar de la misma forma. Si es así y nosotros lo cogemos (el virus se adhiere a la piel) y posteriormente nos tocamos la cara o alguna mucosa como ojos, boca o nariz se puede producir el contagio a través de esas vías de entrada a nuestro organismo.

Debido a esto, es muy necesario hacer uso de cubrebocas, mascarillas o tapabocas siempre que se sale a la calle, lavarse las manos constantemente, evitar aglomeraciones y multitudes en espacios cerrados y echarse gel a base alcohol u otros agentes tensoactivos, entre otras medidas para evitar el contagio.

¿Quiénes corren mayor riesgo de infectarse?

pruebas para detectar covid

Se ha mostrado que los adultos mayores y las personas que padecen enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, obesidad, entre otras, son quienes corren un mayor riesgo de complicaciones por contagio de coronavirus, ya que desarrollan complicaciones graves de la enfermedad con más frecuencia que otras personas.

Las manifestaciones clínicas que pueden presentar las personas que padecen COVID-19 incluyen fiebre, tos, dificultad para respirar, dolor de articulaciones, enrojecimiento de los ojos, dolor torácico y muscular, escurrimiento nasal, molestias en la garganta y/o diarrea.

Las complicaciones que presentan las personas que padecen enfermedades crónicas o pacientes con inmunocompromiso y COVID-19 son en términos generales las mismas manifestaciones, pero estos pacientes son más susceptibles a presentar mayor gravedad de síntomas, respuesta inadecuada a los tratamientos sintomáticos de primera línea, pobre respuesta a tratamientos hospitalarios y medidas avanzadas de tratamiento, deterioro orgánico rápido..

Dependiendo de la gravedad de los síntomas generados por el coronavirus es como los médicos tratarán al paciente. En algunos casos puede que la enfermedad no sea tan grave y con estar en casa y mantener los consejos mencionados por el médico se pueda eliminar la enfermedad después de unos cuantos días. El tratamiento para las personas que se infectan de forma leve tiene como objetivo mejorar los síntomas con la ingesta de líquidos, analgésicos/antiinflamatorios y reposo.

En casos donde la infección es moderada a grave o el paciente tenga afecciones previas que repercuten en su sintomatología actual por COVID-19, probablemente deba ser hospitalizado.

Puedes leer más artículos similares a Pruebas para saber si tengo coronavirus y tratamiento a seguir, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.