Cómo diferenciar un catarro o una gripe de la COVID 19 en niños y adultos

Síntomas y tratamiento de cada una de estas tres enfermedades causadas por un virus

Meybol Lorena Ramírez

Existe una importante preocupación a raíz de la pandemia actual de la COVID 19 y de cómo se manifiesta, y es que, debido a la sintomatología que ésta produce, puede verse confundida a menudo con otras enfermedades infantiles como la gripe (influenza) estacional y el catarro común. ¿Cómo diferenciar un catarro y una gripe de la COVID 19? ¡Aquí te damos algunas claves importantes!

La importancia de saber distinguir un catarro y una gripe de la COVID 19

diferencias covid, gripe y catarro

Para los sanitarios es importante saber diferenciarlas y poder de esta manera dar un diagnóstico oportuno a la población en general a fin de evitar contagios y complicaciones, pero también es necesario que la población conozca qué es cada enfermedad, cómo se puede manifestar y cuáles son los cuidados.

La gripe (influenza) estacional, catarro y Covid-19 comparten similitudes, y es que las tres son enfermedades transmitidas por virus, siendo su principal mecanismo de contagio a través del contacto con secreciones respiratorias como son gotitas de flugge transmitidas al toser, hablar o estornudar. En este artículo podrás encontrar características y particularidades de cada una de ellas que te van a permitir diferenciarlas.

Síntomas y tratamiento del catarro en bebés y niños

catarro en niños

El catarro común es causado por múltiples virus, entre ellos el más común es el rinovirus. Puede aparecer en cualquier época del año y se caracteriza por la presencia de síntomas leves, los cuales son progresivos (van apareciendo poco a poco).

Estas señales están enfocadas a la esfera nasal y ocular, por lo que cursa con estornudos, congestión nasal, rinorrea hialina (goteo nasal acuoso que luego puede tornarse verdorso), lagrimeo constante, prurito (picazón) nasal y ocular, goteo postnasal (moco en la garganta). Por lo general no existe la presencia de fiebre y, si la hay, no es alta sino tipo febrícula. Por último, el estado general de la persona es aceptable sin llegar a la postración.

Los síntomas desaparecen alrededor de 1 a 2 semanas y no requiere la realización de estudios de laboratorios ni complementarios, exceptuando aquellos casos donde los síntomas persistan o empeoren. Generalmente la persona responde bien a remedios caseros y medicamentos de venta libre en el mercado farmacéutico. No existe vacuna para el catarro común.

Cómo saber si mi hijo tiene gripe

gripe en niños

La gripe (influenza) estacional es causada por el virus de la Influenza (Influenza A, B y C), siendo la Influenza A (AH1N1, AH2N2, AH3N2 y AH5N1) la que causa síntomatología más severa. Existe una característica principal en esta enfermedad y es que el contagio se realiza  en épocas específicas del año, según la Organización Mundial de la Salud: 'En los climas templados las epidemias estacionales se producen sobre todo durante el invierno, mientras que en las regiones tropicales pueden aparecer durante todo el año, produciendo brotes más irregulares'.

Los síntomas aparecen de forma brusca e intensa y pueden ir desde leves hasta graves con presencia de fiebre, tos seca, cefalea (dolor de cabeza), mialgias y artralgias (dolor muscular y articular, respectivamente), odinofagia (dolor de garganta), malestar general, decaimiento y dificultad respiratoria. Este cuadro puede complicarse con neumonía viral, requiriendo soporte en la unidad de cuidados intensivos de un hospital y, si no se trata a tiempo, puede llegar a ser mortal.

Para confirmar su diagnóstico se necesita la realización de pruebas específicas mediante el aislamiento del virus obtenido de muestras de hisopado, lavado o aspirado nasofaríngeo, faríngeo o nasal; además en aquellos pacientes con dificultad respiratoria y con alta sospecha de neumonía, se necesitan pruebas de imágenes (radiografías/tomografías) y otros estudios de acuerdo a los hallazgos encontrados en el paciente.

El tratamiento que se amerita debe ser según la sintomatología. Lo más común es la administración de analgésicos, antitérmicos y descongestionantes. Se suelen usar los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir), indicados antes de las 48 horas del inicio de los síntomas a dosis estandarizadas a nivel mundial. Existe vacuna antigripal o antiinfluenza, la cual se debe cumplir de manera anual.

COVID 19 en niños y adultos

covid en niños y adultos

La COVID 19 es causada por un virus también, pero en este caso, el coronavirus SARS-CoV2. No guarda relación con épocas del año hasta el momento, ya que se trata de una pandemia de la que aún se está estudiando científicamente.

Igual que la Influenza, se caracteriza por preferir la vía respiratoria inferior, con síntomas como fiebre, tos seca y dificultad respiratoria. A medida que ha avanzado la pandemia, se ha visto que la COVID 19 puede causar otros tipos de síntomas, entre ellos, en la edad pediátrica pueden verse lesiones en piel tipo exantema, diarrea y vómitos, así como enfermedad de Kawasaki por COVID 19 y síndrome inflamatorio multisistémico (SIM), por no hablar de gran afectación del estado general.

Hay que destacar que la mayoría de los niños que ha pasado por esta enfermedad ha presentado una sintomatología leve y discreta, confundiéndose en ocasiones con una gripe o catarro. Esta circunstancia ha hecho que se haya acusado a los niños injustamente de ser grandes transmisores de la enfermedad, cuando lo que ocurre realmente es que no manifiestan tantas señales aunque tengan el virus.

En adultos o personas de avanzada edad los síntomas (pérdida de olfato, dificultades para hablar o para moverse, opresión en el pecho...) y las complicaciones son mayores, como explican en el informe 'Manejo clínico de la COVID 19', realizad por la OMS. Muchos de ellos tienen necesidad de oxígeno y, en ocasiones, deben ser ingresados en la unidad de cuidados intensivos.

El diagnóstico se basa fundamentalmente en dos tipos de pruebas: prueba viral y serológica (anticuerpos). Esta última través de la detección de IgM/IgG para COVID 19 (la llamada prueba rápida) y el hisopado nasofaríngeo (PCR para SARS-CoV2).

No existe hasta la actualidad tratamiento específico para la COVID 19 y depende de los síntomas que manifieste cada paciente. Según informa la OMS, por ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad, por eso se recomienda no automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19. Por otro lado, hasta la fecha no existe vacuna para la COVID 19, aunque diferentes casas comerciales están en fase de estudio y ensayos de laboratorio para dar a la luz pública la creación de la misma.

Independientemente de las enfermedades descritas arribas, lo mejor para evitar contagiarnos es la prevención. En el caso de la Infuenza es importante cumplir la vacunación y de manera general para todas el lavado de manos, evitar tocarnos la cara y protegerse al toser. Si adoptamos esta medidas preventivas estaremos evitando padecerlas y transmitirlas a nuestro entorno.

Puedes leer más artículos similares a Cómo diferenciar un catarro o una gripe de la COVID 19 en niños y adultos, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.