Los frutos secos más saludables para los niños

Cuándo y cómo dar frutos secos a los niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Una de las principales preocupaciones a la hora de ofrecer frutos secos a los niños son las alergias. De hecho, la alergia a los frutos secos es una de las más extendidas y peligrosas, ya que en ocasiones, aun con trazas, la reacción puede ser tremendamente alarmante.

Sin embargo, si el niño no padece alergias conocidas, son alimentos altamente nutritivos, con un enorme aporte de minerales y ácidos grasos. Pero, de entre todos ellos, ¿cuáles son los frutos secos más saludables para los niños? 

Cuándo puede tomar frutos secos el niño

Los mejores frutos secos para los niños

Sin embargo, al margen de las alergias, es la capacidad del niño para masticar los frutos secos lo que nos debe indicar si el niño puede o no comerlo. No conviene centrarse en edades ya que cada niño es diferente, sobre todo dependiendo de cuál haya sido el tipo de alimentación escogida al inicio de la alimentación complementaria, y si uno está preparado a los 18 meses otro puede tener 4 años y estar lejos de ser capaz de masticar y tragar una nuez con seguridad.

Cuando llega este momento, los frutos secos -y las semillas- se convierten en un snack ideal para los niños, ya que su perfil nutricional contiene desde vitaminas liposolubles a minerales y oligoelementos difíciles de encontrar en otras fuentes, sin olvidarse de los ácidos grasos esenciales.

Cuáles son los frutos secos más saludables para los niños

A pesar de ser los más consumidos, los cacahuetes no son la mejor elección para incluir en la dieta de nuestros pequeños. Teniendo en cuenta la relación entre el aporte de micronutrientes y su contenido calórico, los frutos secos más saludables son, por este orden:

- Las castañas. 

- Las avellanas

- Las almendras.

- Los pistachos.

- Las nueces.

Con respecto a las semillas, las pipas de girasol y de calabaza contienen una gran variedad de vitaminas y minerales, además de cantidades nada despreciables de ácidos grasos omega 3 y 6.

Beneficios de los frutos secos para los niños

Concretamente, revisando su contenido nutricional, los frutos secos contienen principalmente minerales como:

- Selenio, relacionado con el funcionamiento del sistema inmune por su poder antioxidante, y con la absorción de la vitamina E.

- También contienen cobre, que colabora en el sistema de transporte del hierro, en la absorción de la vitamina C y en el mantenimiento de la salud ósea. Además, forma parte de estructuras de la sangre y del sistema nervioso y de diversas unidades enzimáticas.

- Y por último contienen zinc, necesario para el mantenimiento de las células intestinales, para una buena salud ósea y para un buen funcionamiento del sistema inmunitario.

- Además, su perfil lipídico contiene ácidos grasos mono y poliinsaturados, los mejores para la salud, ya que aportan ácidos grasos esenciales a la vez que ayudan a regular los niveles de colesterol y de triglicéridos.

- Gracias a su contenido graso, los frutos secos son una fuente ideal y saludable de energía en momentos puntuales como en el desayuno, el recreo o durante las actividades extraescolares, aunque obviamente abusar de ellos puede afectar la correcta ingesta calórica diaria. Un consumo elevado de grasas, aunque sean saludables, puede ser el primer paso hacia la obesidad, algo que debemos evitar desde la primera infancia.