Los postres lácteos menos saludables para los niños

Postres lácteos con gran cantidad de azúcares y conservantes

Lo que llamamos postres lácteos incluyen, por ejemplo, las natillas, las mousses, el arroz con leche o las copas de chocolate y nata. El hecho de que estén en el mismo refrigerador que los yogures puede llevar a confusión, ya que nos puede dar a entender que son lo mismo o parecido, pero nada más lejos de la realidad.

En Guiainfantil.com te contamos cuáles son los postres lácteos menos saludables para los niños, aquellos que conviene evitar en el día a día. 

Postres lácteos menos sanos para los niños

Postres lácteos poco saludables para niños

Cuando hablamos de derivados lácteos como alternativa a la leche o como sustitutos de la misma en cuanto a su aporte de calcio, nos referimos en general a los yogures y los quesos, no a los postres elaborados con leche o que contienen leche.

Los petit suisse son derivados de los quesos, y son, de todos los postres, los más saludables. Durante los últimos años han evolucionado mucho, disminuyendo el contenido en grasas e incluyendo la fruta en lugar de colorantes y saborizantes en su elaboración. Sin embargo, salvo la variedad natural, aun con la incorporación de la fruta, todos los demás contienen aditivos, colorantes y saborizantes.

Hay otros muchos postres lácteos que se encuentran en los supermercados junto a los yogures y petit suisse, pero son menos saludables para los niños, son estos:

- Las natillas caseras contienen, entre otros, leche, huevos y azúcar, mucha azúcar. Más aún si llevan una galleta como decoración, ya que eso añade azúcares extra. Las natillas comerciales contienen todos estos ingredientes acompañados de los aditivos necesarios para que su textura, su color y su olor sea siempre el mismo.

- El arroz con leche se elabora con arroz, leche, azúcar y mantequilla mayoritariamente. Además de aditivos y azúcares, la versión industrial de este postre proporciona además grasas que, dependiendo del origen de la misma serán más o menos sanos. Normalmente poco sanos, ya que la industria tiende a utilizar grasas menos saludables que las que usamos en casa.

- Las mousses y postres en copas, de limón, chocolate y también las copas de fresa y nata, pueden contener entre sus ingredientes leche, azúcar, huevos y/o harinas variadas. Aunque no contienen grasas añadidas, hay que tener en cuenta que su contenido en huevo ya proporciona grasa y colesterol, algo que no encontraríamos en un yogur, mucho más apropiado para la dieta de los más pequeños. Además, estos productos contienen aditivos, entre otros motivos, para mantener esa textura esponjosa, tanto de la nata como de la mousse. Eso sin contar conservantes necesarios para que alcancen su fecha de consumo preferente.

Por qué hay postres lácteos que son poco saludables para los niños

Lo que todos tienen en común, además de la necesidad de que la leche que contienen sea entera y no baja en grasa, es un elevado contenido en azúcares que ensombrece un contenido en nutrientes, proteínas y calcio en particular, que podría resultar atractivo, haciéndolos no solo innecesarios en la dieta del niño sino poco recomendables.

Está demostrado que el consumo de azúcar es altamente perjudicial para la salud en todas las edades, por lo que tiene sentido restringir el consumo de productos cargados de este ingrediente, estableciendo unos hábitos alimentarios saludables desde la infancia. Su consumo, sobre todo si son productos caseros, puede reservarse para ocasiones especiales o de manera ocasional.