El pato que solo decía Cuá. Cuentos para niños con autismo

Cuento para los niños que repiten solo las frases que escuchan

Alejandro Écija
Alejandro Écija Maestro en audición y lenguaje

Un gran número de niños con autismo tienen un lenguaje ecolálico. Esto significa que su lenguaje muchas veces se convierte en meras repeticiones de aquello que escucha y que a menudo, sin entender y quizás por la sonoridad y por un mal aprendizaje, acaban repitiendo de forma incesante y sin funcionalidad. 

Os dejo con un cuento ideado para enseñar inclusión en clase a través de una sencilla explicación de lo que es el lenguaje ecolálico. También es perfecto para antes de ir a la cama y contarlo junto a los hijos y así reflexionar un poco.  Y también, por qué no, quizás es una manera estupenda de acercarnos a los propios niños con autismo.

Úsalo como quieras, pero deja de repetir incesablemente “cua”, “¡Qué le vas a borrar el nombre al pato!”

El pato que solo decía "cuá". Cuentos sobre el lenguaje repetitivo

El pato que solo decía

En esta charca hay un pato que siempre dice “cua”.

- Cua. Cua. Cua cua cua. 

Pero él no tiene la culpa. Siempre le preguntan: - ¿cua? - Y el no sabe dar una respuesta más que:

 - ¿Cua?

Y es que el pato que siempre dice “cua”, si escucha a algún pato que deja la palabra a medias, él también la deja a medias. ¡No puede evitarlo!

 - Cu, Cu.

- Cu, Cu – dice el pato.

- ¡Vaya jaleo! A este pato le cuesta hablar. ¿Y si le decimos que tiene que decir?

 - A ver pato, di “hola”.

- A ver pato, di “hola”. Cua – dice el pato.

 - No, no, no. ¡No puede ser que repita todo!

Vale. Si nuestro pato repite todo… Y, ¿ si le decimos que tiene que decir?

- Hola.

- Hola – dice el pato.

Perfecto parece que todos lo hemos entendido.

En esta charca hay un pato que le gusta repetir “cua” cuando los otros patos dicen cua. Le gusta como suena esa palabra.

En realidad, creo que ni la entiende. Pero le gusta. Le gusta mucho.

En esta charca hay un pato que le gusta hablar con otros patos. 

-¿Me ayudas a enseñarle a dialogar?

- ¿Cómo crees que podemos enseñarle a que no repita tanto?

- ¿Y si no puede dejar de repetir lo que decimos?

Ejercicios para comunicarnos con niños con lenguaje ecolálico

1- Decir lo que quieres que digan. Usa la primera persona y habla por ellos cuando sabes previamente que es lo que quieren o lo que van a pedir. Por ejemplo “quiero galletas” cuando el niño mira hacia la estantería y no sabe como expresarlo.

2- No repitas su nombre incesablemente. No sirve de nada. Mejor directamente decir frases sencillas y adaptadas a su nivel. Tampoco lo llames todo el tiempo por su nombre. Decir “Manuel” antes de decir “ven” no es funcional para él puesto que va a repetir “Manuel ven” y esto no tiene sentido.

3- Puedes usar algunos infinitivos y a veces también, la primera persona del plural. Como por ejemplo “a lavar los dientes” o “nos vamos a casa” dando modelos correctos y prácticos para todos.

4- No acortes las palabras pensando en que van a terminarlas ellos. Quizás, como el pato, solo acaben repitiendo la parte del modelo que le has dado. Por ejemplo “hoy está llo” como modelo para que ellos lo terminen puede dar lugar a confusión en aquellas ocasiones que queramos que diga “hoy está lloviendo”.