La leucemia en los niños y sus síntomas

Síntomas de la leucemia en los niños

La leucemia es el cáncer más común en los niños. Se trata de un cáncer que principalmente afecta a la sangre, ya que perjudica directamente a todos sus componentes: glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

Los síntomas tienen su origen en la médula ósea del niño, cuando las células de la leucemia desplazan a las células productoras de la sangre. Esto puede desembocar en muchos tipos de síntomas distintos.

El diagnóstico precoz, como en la mayoría de todos los cánceres, es importante para poder combatir la enfermedad.

Te contamos más sobre qué es la leucemia y qué síntomas puede presentar.

La leucemia en los niños y sus síntomas

La leucemia en los niños y sus síntomas

Lo cierto, es que existen muchos tipos de leucemias, por tanto, los síntomas serán distintos dependiendo del tipo de leucemia de que se trate.

Hay numerosos síntomas que nos pueden conducir a pensar que el niño padece leucemia, pero que experimente esos síntomas no es significativo de que el niño efectivamente tenga la enfermedad, sino que pueden achacarse a otras dolencias. Por eso, si estos síntomas aparecen, antes de preocuparnos demasiado, debemos acudir al médico para que realmente, a través de unas pruebas, se pueda diagnosticar que es lo que le pasa al niño.

La leucemia no sólo se manifiesta a través de la sangre, sino que también puede invadir otros tejidos, y por tanto los síntomas variarán dependiendo de dónde se localicen.  

- Si el niño tiene los glóbulos rojos bajos, o lo que se denomina anemia, el niño experimentará cansancio, estará débil, tendrá sensación de frío, mareos, dolores de cabeza, dificultad para respirar y el color de la piel pálido.

- Sin embargo, si son los glóbulos blancos los que están bajos, el niño tendrá una mayor propensión a tener infecciones. A veces un simple análisis de sangre no da los resultados esperados, ya que, aunque el número de glóbulos blancos sea normal, puede ser que sean glóbulos inútiles para hacer frente a las infecciones porque están debilitados por las células de la leucemia. Es muy común que los niños presenten fiebres continuas, aunque no tengan infección.  

- Si el niño tiene las plaquetas bajas, le saldrán muy facilmente moretones, y tendrá un sangrado frecuente por la nariz y en las encias.

- Otros síntomas comunes son los dolores de huesos y articulaciones, debido a una concentración de células cancerígenas cerca de la superficie del hueso o dentro de la articulación.

- Algunos niños tienen el abdomen inflamado cuando las células leucémicas se acumulan en el hígado o el bazo. Suelen ser niños que no tienen hambre y pierden peso rápidamente debido a esa inflamación de los órganos cercanos al estómago.

- Si las células cancerígenas se distribuyen por los ganglios linfáticos, especialmente en el cuello, las axilas o la ingle, estos se agrandan y son palpables por el médico, aunque lo mejor es hacer un estudio por imagen. Si el ganglio infectado se encuentra en el pecho, algunos niños presentan problemas para respirar, ya que el ganglio presiona la tráquea.

- Otro síntoma más preocupante, es si el niño presenta hinchazón en la cara o los brazos, en lo que se conoce como Síndrome de la SVC, que supone que la sangre no llega correctamente a la parte superior del cuerpo; lo que puede causar dolores de cabeza, mareos, e incluso pérdida de conocimiento. Este síntoma requiere de tratamiento inmediato ya que puede resultar mortal.

- Los niños en los que las células cancerígenas se ha extendido al cerebro y la médula espinal, suelen presentar vómitos, dolores de cabeza y convulsiones.

- En el caso concreto de leucemia mieloide aguda, la leucemia se extiende por las encias, causando dolor y sangrado. También se puede manifestar en la piel en forma de pequeños puntos de color oscuro, que pueden parecer una erupción.

De todas formas, que el niño presente estos síntomas no significa que tenga leucemia, sino que como ya hemos dicho anteriormente, puede deberse a otra dolencia, y solamente el médico, a través de varias pruebas, puede diagnosticar con eficacia si realmente se trata de leucemia.