Qué consecuencias puede tener un golpe en un diente de leche

Posibles cambios en los dientes tras sufrir un golpe

Cuando los niños empiezan a descubrir el mundo por sí mismos, es habitual que sufran constantes caidas y golpes en la boca. La mayoría de ellas no tienen grandes repercusiones, sin embargo, los golpes en la boca pueden tener complicaciones a la larga que pueden no ser perceptibles en un primer momento.

Una actuación rápida por parte de los padres suele solucionar muchas posibles complicaciones añadidas que llevan los traumatismos en los dientes de leche.

La visita al dentista debe ser lo más pronto posible, dependiendo del tipo de traumatismo que haya sufrido el niño, pero no debe dejarse más de 24 horas en la mayoría de los casos.

Que el diente que haya sufrido el golpe sea de leche y no sea el definitivo no significa que no debamos acudir al dentista, ya que la consecuencia puede ir mucho más allá de la simple estética.

Te contamos cuáles son las secuelas y complicaciones que pueden aparecer en un diente de leche traumatizado.  

Qué consecuencias puede tener un diente de leche traumatizado

Qué consecuencias puede tener un golpe en un diente de leche

A parte de las que saltan a primera vista como son la rotura del diente, la pérdida por completo del diente o la intrusión del diente hacia dentro, pueden existir otras problemáticas asociadas al traumatismo que aparecen con el tiempo.

- Alteración del color: es uno de los más frecuentes y puede aparecer tiempo después del trauma. El diente puede cambiar a un color más amarillo, gris o incluso negro. Este cambio no es totalmente inocuo, y puede ser un tipo de secuela indicativa de una complicación futura. Por ello, es necesario su control mediante radiografía y foto. Se tendrá una siempre una actitud expectante si este cambio de coloración no se ve asociado a infección.

- Reabsorciones radiculares anómalas: se diagnostican en el control radiográfico y en muchas ocasiones se asocian con una movilidad en el diente de leche. Al igual que en el caso anterior, no se realizará ningún tipo de tratamiento si no se ve asociado a infección. Estas reabsorciones pueden hacer que su hijo pierda el diente de leche antes de tiempo.

- Infección: se diagnostica mediante radiografía o porque observamos como un ‘granito de pus’ a nivel de la encía del diente que sufrió el golpe.

A veces, esta infección puede dar lugar a una inflamación del labio. Este tipo de complicación obliga a la realización de algún tipo de tratamiento en el diente de leche y debéis de saber que dar antibiótico no eliminará la infección en caso de que aparezca. La razón de esta infección es porque el nervio del diente de leche ha sufrido una necrosis (‘se ha muerto’) por tanto, si no se trata el diente de leche de alguna manera la infección será recurrente a pesar de que le hayáis dado antibiótico a vuestro hijo, sin olvidar, que este tipo de infecciones pueden dar lugar a afectaciones en el futuro diente permanente que se encuentra en formación.

Por estos motivos, aunque se trate de un diente de leche, conviene acudir al dentista en cuanto haya un traumatismo en alguno de los dientes. Con ello evitaremos muchos problemas en el futuro.