10 consejos para lograr que los niños no enfermen en invierno

Consejos útiles para prevenir enfermedades en los niños

Alba Caraballo Folgado
Alba Caraballo Folgado Directora de contenidos

Parece que no hay escapatoria, año tras año cuando comienza el otoño llegan las enfermedades comunes como laringitis, faringitis, otitis, gastroenteritis y la temida gripe. Todas ellas y otras más tienen su máximo repunte durante los meses de invierno, y es que, los virus campan a sus anchas cuando la temperatura es más baja.

Sin embargo, en Guiainfantil te proponemos una forma de escapar a ellas con estos 10 consejos para lograr que los niños no enfermen en invierno... ¡y los padres tampoco!

Pautas para evitar que los niños no enfermen en invierno

Consejos para que los niños no enfermen en invierno 

La gripe durante los meses de invierno puede llegar a ser epidemia, así como faringitis, bronquitis, catarros comunes, rotavirus, otitis y demás "itis". Las consultas de pediatría se llenan de niños con mocos, fiebre, malestar y padres cansados de pasar noches en vela atendiendo a sus hijos. Para ayudaros a pasar un invierno libre de virus, te proponemos seguir estas 10 pautas para lograr que los niños no enfermen:

1- Vitamina C y B: la vitamina C no hace nada una vez iniciado el catarro pero sí ayuda a prevenirlo si lo tomamos de forma constante. Y es que previene el déficit vitamínico y además posee un efecto antioxidante, por lo que ayuda a estar más fuertes. Además, la vitamina B refuerza el sistema inmunológico.  

2. No vestir en exceso a los niños: cuando hace frío solemos llevar a los niños con un montón de capas de ropa, sin embargo, si van sobreabrigados terminarán sudando, este sudor se quedará frío y mojará la ropa, por lo que el niño al final terminará enfriándose.

3. Buen descanso: los niños han de dormir las horas necesarias, el descanso es salud. Según los estudios, los niños que realizan un buen descanso tienen unas defensas superiores a los que duermen mal y poco.

4. Buena higiene: debemos enseñar a nuestros hijos a lavarse las manos, es una sencilla medida pero muy eficaz para evitar contagios.

5. No compartir utensilios: ante el desconocimiento de que los virus se transmiten por contacto, los niños toman el vaso o los cubiertos de sus compañeros sin pensar en las consecuencias. debemos enseñarles a usar los suyos propios, no dejarlos a otros niños  ni que tomen los de los demás.

6. Lavados nasales: el frío del invierno o un simple catarro común puede producir un exceso de mucosidad, sin embargo, si esta no se elimina acaba acumulándose y provocando otras enfermedades como otitis y conjuntivitis. Debemos tomar como medida habitual de higiene, lavar a nuestros hijos la nariz con agua de mar o suero fisiológico.

7. Vacunarse: todos los años, durante los meses de frío, se suelen activar protocolos para fomentar la vacunación de la gripe en niños, abuelos y embarazadas. 

8. Beber abundante líquido: el agua, es salud. Ayuda a eliminar mucosidad, a mantener la garganta hidratada y a eliminar las toxinas del cuerpo. 

9. Dieta saludable: una dieta sana en la que no falten verduras de hoja verde y frutas es fundamental, ya que fortalecen el sistema inmune y ayudan a eliminar agentes patógenos.

10. Salir a la calle: puede parecer que si hace frío, debemos encerrarnos en casa a cal y canto, sin embargo, los niños necesitan respirar aire fresco, hacer ejercicio, correr y saltar. Hacer ejercicio físico regular y respirar aire puro son unas buenas medidas para mantener el organismo funcionando de forma óptima y prepararlo para luchar contra vrus y bacterias.