Musicoterapia para niños TDAH

Beneficios de la música para niños con déficit de atención e hiperactividad

Jimena Ocampo Lozano

El abordaje terapéutico del TDAH suele hacerse desde el ámbito psicológico, educativo y  farmacológico. Pero existen algunas actividades que pueden servir de apoyo y complemento a estas terapias, (no las sustituyen en ningún caso). 

Suele ser algo común en estos niños los problemas relacionados con la autoestima y la autoimagen negativa, ("soy malo", "no me salen bien las cosas casi nunca"...), por lo que proporcionales actividades en las que el TDAH no sea la "marca" personal será muy beneficioso para ellos. Una de estas actividades puede ser la música o la terapia musical. Es la musicoterapia para niños TDAH.

Qué es la musicoterapia para niños TDAH 

Qué es la musicoterapia para niños TDAH

Se puede definir la musicoterapia como la utilización de la música o sus elementos, para para promover y facilitar la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento y la expresión satisfaciendo las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas del niño o la niña”.(asociación internacional de musicoterapia).

La música como medio de expresión y comunicación favorece el desarrollo emocional del niño, así como un desarrollo integral. La música aporta beneficios tanto en el desarrollo sensorial, emocional cognitivo, motor, el lenguaje o  la memoria, y sirve de estímulo a la creatividad y el pensamiento. 

En concreto, algunos de los beneficios de la música en niños con TDAH, pueden ser:

- Les ayuda a relajarse, a canalizar su energía, a regular la respiración.

- Beneficios sobre procesos de atención y concentración, mejora el  control de conductas impulsivas.

- Desarrolla, o más bien, favorece que den rienda suelta a su creatividad e imaginación.

- Se estimulan a su vez capacidades como la memoria o la observación.

- A nivel emocional la música puede servirles de canal para expresar sus emociones y sentimientos, identificar estados emocionales a través de la música, o la  regulación del estado de ánimo.

- Al ser una actividad placentera que además les ayuda a expresarse de otra forma, puede ayudarles también a mejorar su autoestima y la percepción de sí mismos.

- En la esfera social, les ayuda en tareas difíciles para ellos como respetar los turnos, interacción y comunicación con sus iguales, y desarrollo de  habilidades sociales básicas.

- A algunos niños la música puede ayudarles a concentrarse mejor. Según algunas investigaciones, hacer los deberes con música les ayuda en la concentración más que el absoluto silencio. 

En general la música les ayuda a canalizar su energía, y favorece su atención y concentración en una tarea. Si hablamos de tocar un instrumento, por ejemplo, esto les exige por un lado estar muy atentos, (tengo que seguir una melodía a la vez que tengo que producir un sonido con mi instrumento, y  que  este quede integrado con el resto de instrumentos, por ejemplo). Todo esto, además se ve complementado con el placer que supone siempre el proceso de creación. 

Pero sobretodo y lo más importante, son los beneficios que tiene para el área emocional del niño. El niño con TDAH no suele tener experiencias de éxito, (porque interrumpe, hace ruido, se mueve, no se controla, se le olvidan las cosas...) pero la vivencia musical puede ayudarle a experimentar situaciones positivas, en las que sabe esperar, en las que puede expresarse tal y como es, en las que se concentra y atiende, y esto puede ayudarle a pensar en positivo sobre sí mismo, (si soy capaz en esto, soy capaz en más cosas).

En resumen, aunque en el tratamiento del TDAH, la terapia conductual, educativa y en ocasiones farmacológica es necesaria, hay otras opciones complementarias que podemos tener en cuenta a la hora de trabajar con un niño con este trastorno.