Normas en la mesa para niños TDAH

Pautas para la hora de la comida en niños hiperactivos

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

El Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno de carácter neurobiológico que se origina en la infancia y que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Además en muchas ocasiones está asociado a otro tipo de trastornos.

Los niños que sufren TDAH muestran dificultades para controlar y manejar su actitud en la mesa en cualquiera de las comidas del día. Por ello, en Guiainfantil.com te damos una serie de normas en la mesa para niños TDAH, son pautas para lograr que logren adquirir buenos modales.

Cómo son los niños TDAH

Pautas en la mesa para niños TDAH

Los síntomas que presenta el TDAH son independientes unos de otros. Es decir, no todos los niños que padecen el trastorno presentan los mismos síntomas ni los manifiestan con la misma intensidad. Así podemos encontrarnos con un diagnóstico del TDAH donde:

- Predomine la falta de atención. La conducta prevalente es el déficit de atención. Es más frecuente entre las niñas.

- Predomine la hiperactividad/impulsividad. La conducta prevalente es la hiperactividad y/o impulsividad.

- Combinación de déficit de atención e hiperactividad/impulsividad. Se presentan los tres síntomas nucleares: déficit de atención, hiperactividad e impulsividad)

Los niños TDAH a la hora de sentarse en la mesa

 No importa qué síntomas muestre el pequeño, nos podemos encontrar que, por ejemplo:

- El niño que sufre déficit de atención suele estar distraído y se olvida de que está en la mesa para comer.

- En tanto que el niño con síntomas de hiperactividad le resultará difícil quedarse quieto delante del plato.

Sea cual sea los síntomas que presenten los niños y su diagnóstico estos comportamientos en la mesa serán difíciles de evitar pero sí que se pueden seguir unas recomendaciones para ayudar a centrar a los niños en estas situaciones.

Pautas en la mesa para niños TDAH

Nadie nace sabiendo cómo ser padre o madre. Es algo que se va aprendiendo sobre la marcha a partir del ensayo y el error. Esto implica mucho tiempo, dedicación y paciencia que se multiplica en el caso que el hijo padezca El TDAH. Los padres deben aprender y llevar a cabo estrategias que ayuden a los niños a regularse y controlarse. Para ello deben centrarse en:

- Controlar el ambiente a base de hábitos, rutinas, planificaciones, horarios y normas que den seguridad al niño.

- El uso de carteles, fotos, dibujos y todo tipo de elementos que hagan explícita y clara la información que le llegue al niño.

- Enseñar a los niños a pensar en voz alta, seguir autoinstrucciones, etc. Esta dedicación hace que los progenitores se conviertan en el factor más importante a la hora de reducir el impacto de este trastorno.

Consejos para cuando los niños TDAH se sienten a la mesa

- Ser ejemplo. Una buena medida para mejorar el comportamiento del niño con TDAH en la mesa es ser un ejemplo para los hijos. Si se quiere que coman una variedad y cantidad adecuada para su desarrollo, hay que demostrárselo y hacerlo. No se puede exigir al niño con TDAH que coma alimentos que los padres no comen o tener unas conductas alrededor de la mesa que los adultos no cumplen. 

- Comer en familia. Puede ser una gran motivación para el niño. Además fortalece su vínculo familiar y le demuestra que no se le exige a él, nada que no se le exija a otro miembro de su familia.

- Un momento de relajación. Es aconsejable no estar riñéndole o pidiendo que esté quieto constantemente. Cuanto más nervioso esté, más difícil le resultará centrarse en la comida.

- Crear hábitos alimenticios. Si es posible, realizar 5 comidas al día y respetar los horarios y normas alrededor de la mesa. Su alimentación debe de ser variada y aportar los nutrientes adecuados para su desarrollo.

- Reforzar los avances. La autoestima en los niños con TDAH es muy importante, sobre todo en los que padecen déficit de atención. Aunque el niño haga un avance mínimo, si hoy ha conseguido estar sentado más tiempo o ha comido algo más, hay que hacérselo ver como un logro.

- Paciencia y constancia. Hay que ser paciente con estos niños. No hay que olvidar que sufren un trastorno que hace que actúen de esa manera. Un niño hiperactivo no se va a poder quedar quieto durante la hora de la comida. Un niño con déficit de atención se distrae por cualquier cosa. Pero, no por ello hay que dejar de ser firmes y constantes en las estrategias en torno a la mesa. El niño con TDAH debe tener claro que hay unas normas establecidas que deben cumplirse y que no van cambiando cada día según convenga.