Síntomas y causas de la urticaria en bebés y niños

Cómo afecta la urticaria a los niños y cuál es el tratamiento

Armando Magaña Cobos
Armando Magaña Cobos Pediatra experto en Alergología

Tal vez tu hijo se rasque desesperado en alguna zona del cuerpo, y veas aparecer pequeñas lesiones en la piel, muy leves, pero que no desaparecen de forma espontánea. Puede que sea urticaria. Pero... ¿sabes qué es exactamente? 

Te explicamos cuáles son los principales síntomas y tratamientos de la urticaria en bebés y niños. 

Los principales síntomas de la urticaria en bebés y niños

Urticaria en bebés y niños

La urticaria se caracteriza por lesiones en la piel y en las capas inferiores a la piel donde se acumula líquido y sustancias proinflamatorias que causan coloración roja en las lesiones y comezón importante. Pero este no es el único síntoma de la urticaria en los niños. Presta atención a todas estas señales: 

1. Lesiones en la piel: Cuando se acumulan sustancias proinflamatorias en las capas subyacentes a la piel, se acumula más líquido lo que causa el aumento de volumen o hinchazón. 

2. Más común en ciertas partes del cuerpo: Es más común en tejidos laxos como los labios, párpados, orejas o genitales. Pero, aunque sea menos frecuente, también puede darse en lugares que pueden originar una disminución del paso de aire a los pulmones (lengua, laringe, tráquea, bronquios), lo que puede poner en peligro la oxigenación y la vida. Solo en estos casos la urticaria se vuelve en una urgencia real. 

3. Picor o comezón: Una de las características esenciales de la urticaria es que son lesiones con mucha comezón que suelen cambiar de lugar o desaparecer en máximo 24Hrs, con formas irregulares o circulares generalmente tiene relieve. 

4. Dolor: Si las lesiones duran más de 24Hrs, duelen o dejan una coloración tipo moretón, se debe de consultar a un dermatólogo, alergólogo, inmunólogo o reumatólogo por sospecha de urticaria vasculítica, la cual tiene un componente autoinmune.

Causas de urticaria en bebés y niños

En las lesiones que cumplen con las características clásicas se debe de tratar de relacionar con algún agente causal, ya que las causas son muy diversas, incluyendo:

- Intoxicación alimentaria (comer un alimento en mal estado).

- Picaduras de insectos.

- Ingesta de medicamentos.

- Contacto con fragancias de productos para el cabello, lociones, cremas u otras sustancias volátiles.

- Cambio de jabón, champú, detergente para la ropa.

- Infecciones recientes.

- Uso de medicamentos.

- Viajes o situaciones de medio ambiente como exposición al calor, frío, sudor, vibración, ejercicio.

- Incluso el estrés puede desencadenar episodios de urticaria.

- Una alergia (alimentos, medicamentos, plantas) también puede ser el causante de episodios de urticaria y esta puede comportarse como una manifestación más de anafilaxia.

- El contacto con mascotas nuevas puede ser causa debido a la caspa del animal, así como exposición a plantas. 

El diagnóstico es clínico, un médico con experiencia podrá hacer el diagnóstico sin problema, pero es necesario llevar a tu pequeño a consulta ya que se deben de descartar otros datos agregados que podrían hacer pensar en complicaciones o en enfermedades diferentes. 

Tratamiento de la urticaria en bebés y niños

El tratamiento de los síntomas es evitando el agente causal, por eso es importante tratar de identificar la causa, a pesar de que en la mayoría de los casos es complicado.

El tratamiento de los síntomas es con medicamentos llamados antihistamínicos que no causen sedación, los cuales, al bloquear la histamina, evitan la inflamación y los síntomas secundarios. 

En caso de que los episodios recurran por más de 6 semanas se considera una urticaria crónica y es importante acudir al doctor ya que además de la evaluación clínica, seguramente precisará de algunos estudios de laboratorio para tratar de determinar la causa, si es posible, ya que en la urticaria crónica un gran porcentaje de casos no tiene una causa evidente, pero las lesiones recurren y el manejo es bloqueando la inflamación para evitar los molestos síntomas.