Consejos para niños contra la ola de calor

Que la ola de calor no arrastre a los niños ni a los abuelos

Si vives en algún lugar donde el verano empieza fuerte y con altísimas temperaturas, te vendría bien conocer algunos consejos de cómo actuar frente a una ola de calor, para ayudar a proteger la salud especialmente de los niños y de las personas mayores. Cruz Roja recuerda una serie de medidas para evitar síntomas propios de las altas temperaturas, como mareos, dolores de cabeza, quemaduras, etc.

Cómo proteger a los niños contra la ola de calor

Cómo aliviar los síntomas de calor en los niños

Para combatir los efectos negativos del calor, Cruz Roja recomienda:

- Beber mucho líquido, preferiblemente agua.

- Protegerse del sol. Evitar la exposición prolongada en horas de mucho sol. Mejor estar en la sombra.

- Evitar permanecer en el exterior de las casas durante las horas centrales del día.

- Bajar las persianas, toldos, cortinas, para evitar que el sol entre directamente al interior de la casa.

- Utilizar ropa ligera, no apretada y de colores claros.

- Usar siempre un protector para la cabeza: sombreros, gorras, pañuelos…

- Evitar bebidas alcohólicas y con cafeína, para los abuelos.

- Evitar los cambios bruscos de temperatura.

- Evitar realizar ejercicios físicos intensos en las horas centrales del día.

- Permanecer, siempre que sea posible, en la sombra, en lugares frescos o climatizados. Regula el aire acondicionado a 24-26 grados.

- Aplicar crema y filtros solares en la piel de los niños.

- No dejar a los niños ni a las personas mayores en el interior de un coche cerrado.

- Promover una alimentación ligera, con alimentos verdes, frutas, etc.

Es muy importante que los padres, así como los cuidadores o maestros, observen a los niños. Si el niño se queja de dolor de cabeza o de mareos, o sufra alguna quemadura en la piel, que acudan inmediatamente al pediatra.

Recuerda que los niños, así como las personas mayores, son los más vulnerables al calor.