Mamá española en Amsterdam: por qué el colegio en Holanda es mejor

Las experiencias de una mamá española viviendo en Holanda

Soy española y resido en Holanda desde hace dos años. Me vine con mi marido y mis tres hijos, de 4, 6 y 8 años.

Mi experiencia en el colegio holandés ha sido estupenda y he encontrado algunas diferencias muy significativas con el sistema de educación de España que me gustaría compartir con otras madres. Creo que el colegio en Holanda es mejor y estaría bien que tomáramos nota en algunas cosas, ya que en España hay muy buenas intenciones, pero muy poco realismo a la hora de la enseñanza; pienso que el fallo fundamental en la enseñanza española es querer llegar demasiado lejos cuando, como decía mi abuela, “lo mejor es enemigo de lo bueno”.

Razones por las que el colegio en Holanda es mejor

Por qué el colegio de Holanda es mejor que el de España

- Se empieza mucho más tarde, no hay una edad estipulada para aprender algo, sino cuando el niño está preparado mentalmente, la enseñanza es más personalizada y se trabaja más que se explica dentro de la clase.

En Holanda los niños trabajan de manera más individual. Se forman grupos de niños con el mismo nivel, y la mayoría del tiempo se emplea en que los niños trabajen mientras la profesora va pasando de uno en uno, o de grupo en grupo, revisando lo que hace cada uno. También se explica en clase, pero no durante todo el tiempo.

Los grupos no son cerrados, sino que los niños van pasando de uno a otro a medida que van mejorando, lo cual les motiva a esforzarse y hacerlo cada vez mejor.

Los profesores tienen muchas oportunidades de ver cómo trabaja cada niño, sin necesidad de preguntarles delante de toda la clase, simplemente sentándose al lado y viendo cómo trabajan.

En la clase de mi hija de 8 años, hay madres que vienen a leer con los niños que tienen dificultades para ello; y por otro lado tienen una actividad continuada durante varios años, que se llama “nieuws bregrip” (entender la noticia) donde analizan noticias de actualidad y hacen tests sobre las noticias analizadas, cumpliendo el objetivo de entendimiento de la lectura e introducir a los niños en la actualidad y en el gusto por la lectura de los periódicos.

Dentro de la clase de mi hija de 6 años, se han hecho tres grupos de niños, según el nivel que tengan. A los más avanzados se les dan trabajos extra si ya han terminado lo de la clase, y su enseñanza está más adelantada, mientras que el grupo que está por debajo del nivel medio de clase, hacen lo que pueden con la ayuda de los profesores, y a veces padres voluntarios. No hay problema si los alumnos que tienen más dificultades tienen que quedarse en el mismo curso otro año más, no hay nada denigrante en ello, ya que podrá avanzar cuando esté preparado y coja el ritmo normal del curso.  De esta manera, también se atajan la existencia de lagunas en la enseñanza, que más adelante son muy difíciles de “subsanar”.  Este es uno de los principales motivos por los que creo que el colegio en Holanda es mejor.

 - Las vacaciones son menos largas, están más espaciadas y hay muchas más facilidades para la conciliación familiar

Los niños cuentan con 6 semanas de vacaciones en verano, pero además hay entre una semana o dos de vacaciones más cada dos meses, a lo largo de todo el año. Esto, que podría parecer una desventaja, es para mí una ventaja muy grande.

Estas 6 semanas son más que suficientes para disfrutar del verano sin cansarse pero ayuda a no perder el ritmo y el vínculo con el colegio, y esta manera de organizarse hace que el horario laboral sea muy diferente, siempre apoyando la conciliación laboral.

En Holanda hay más flexibilidad laboral, junto con los tradicionales trabajos de 40 horas semanales en cinco días a la semana, aquí existen muchos trabajos de 15, 20, 30,.. horas semanales, dependiendo del trabajo. Esas horas  se pueden repartir en uno o varios días a la semana; con lo que hay parejas en las que uno trabaja tres días y el otro dos, y se organizan para que siempre alguno de los dos esté en casa, así que imaginad la cantidad de combinaciones posibles.

Otra ayuda a la conciliación es el BSO (Buitenschoolse Opvang), que son empresas que hacen actividades con los niños, manualidades, juegos,… y tienen cuidadoras que vigilan a los niños, durante uno o dos días a la semana. Y me diréis, ¡esto en España también existe!, la diferencia es que en españa es muy caro, mientras que en Holanda, si ambos padres trabajan, se paga muy poco por niño y depende del ingreso de la pareja. Para los niños este rato supone más un sitio de juegos que una obligación, y para los padres, más un descanso que un aparcaniños.

Laura Fernández - Madre española en Holanda