Por qué la regla de los 5 segundos no sirve para todos los alimentos

Muchos padres la conocen como la regla de los 5 segundos. De pronto, el bocadillo que merienda su hijo cae al suelo y lo cogen rápidamente, al tiempo que cuentan para sí: 'uno, dos, tres... Ya está, soplo un poco, y listo'. Así que se auto convencen de que si no pasan cinco segundos, el alimento aún no se habrá 'contagiado' de bacterias dañinas para su hijo. 

Pese a que la creencia popular ha sido avalada por muchos estudios, una nueva investigación nos dice lo siguiente...

Por qué la regla de los cinco segundos no funciona con todos los alimentos que damos a nuestros hijos

La regla de los 5 segundos

Científicos de Rutgers, un prestigioso grupo que depende la la Universidad de New Jersey (EEUU), se propusieron desmontar esta teoría, tan famosa y popular entre los padres. Para ello, reconstruyeron espacios contaminados, de distintos materiales, intentando recrear los lugares en donde puede caerse por descuido de nuestro hijo (o nuestro) algún alimento: acero inoxidable, madera, baldosas de cerámica y alfombras

El siguiente paso fue embadurnar con las mismas bacterias (utilizaron la salmonela) todos estos espacios, y dejar caer alimentos de diferente tipo: pan, sandía, gominolas secas y pan con mantequilla, teniendo en cuenta de que en el 99% de los casos, caerá por el lado de la mantequilla. 

Los investigadores dejaron los alimentos en cada uno de los lugares contaminados por espacios diferentes de tiempo: durante 1 segundo, durante 5 segundos, durante 30 segundos y más de 300 segundos. ¿Los resultados?: 

- La superficie más contaminante: ¿Cuál piensas que fue la superficie más contaminante? ¿La alfombra? ¡Error! Todos tendemos a pensar que una alfombra es un 'nido de bacterias'. Pero en este caso, los alimentos que se contaminaron más rápidamente fueron los que cayeron en la superficie de cerámica y en las de acero inoxidable.  

- Los tipos de alimentos que se contaminan antes: Otra prueba.. ¿qué alimento piensas que se contaminó antes? ¿Las gominolas? ¿La mantequilla? En realidad fue la sandía. Los alimentos húmedos, en definitiva. Y ¡oh, sorpresa!, el alimento más resistente a las bacterias fueron las gominolas. 

- El tiempo que tarda un alimento en infectarse de bacterias: Los alimentos se contagiaron antes de que pasan cinco segundos. En algunos casos, bastó un segundo, como en el caso de la sandía (o cualquier alimento húmedo). 

Conclusión: en tus manos está. Puedes tener suerte y que entre las bacterias que se lleve tu hijo a la boca tras soplar el trozo de sándwich que cayó al suelo no sean salmonela o escherichia coli. Puede que no le pase nada porque cayó en una superficie de madera y el alimento no estaba lo suficientemente húmedo. O puede que sí. Al fín y al cabo, es una lotería.