Ejercicios para que los niños aprendan las tablas de multiplicar en casa

Estudiar matemáticas nunca había tan divertido

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Una de las primeras tareas de aprendizaje que los más pequeños tienen que adquirir e integrar en su etapa escolar con respecto a los números son las tablas de multiplicar, siendo muy importante y necesario como base para el posterior inicio de las operaciones de cálculo y problemas de matemáticas. Llegado ese momento, es habitual y comprensible que muchos padres se pregunten ¿Cómo se pueden aprender las tablas de multiplicar de una forma de divertida? ¡Tenemos la solución! 

Ejercicios para el aprendizaje lúdico de las tablas de multiplicar

aprender tablas de multiplicar

Antes de nada, es importante desglosar en niveles de dificultad las tablas de multiplicar, para evitar que la tarea sea demasiado larga y consiguiendo animar a los niños poco a poco con las que ya van adquiriendo. Y es que no es lo mismo trabajar el orden natural de las tablas de 1-10, que ordenar las tablas en niveles de menor y mayor dificultad, tal y como os proponemos en la siguiente clasificación:

Nivel 1: tablas del 1 y 10
Nivel 2: tablas del 2, 4, y 5
Nivel 3: tablas del 3 y 6
Nivel 4: tablas del 7, 8 y 9

Una vez planteada la idea de los niveles, será mucho más fácil que los niños tengan una visión positiva de lo que ya saben y de lo que les queda por acabar de aprender.

A continuación os proponemos tres divertidas maneras de entrenar, pudiendo escoger entre cualquiera de las opciones, según las preferencias y habilidades de los más pequeños: habilidades auditivas (melodía, música y ritmo), habilidades motoras (manualidades y movimientos) y/o habilidades visuales (colores, formas e imágenes).

Con las siguientes propuestas, los padres y los niños podrán divertirse y aprender más allá de la simple repetición y memorización oral de los los números:

- Jugando con las tablas a través de habilidades auditivas
En esta primera propuesta podemos utilizar vídeos ya existentes con canciones que ayuden a memorizar cada una de las tablas con un ritmo o canción. Pero a muchas familias les puede resultar mucho más divertido intentar crear una canción y melodía totalmente propia y en equipo, pudiendo ser acompañados, en cualquiera de los dos casos, de instrumentos (panderetas, tambores, triángulos, campanas, etc.) o simplemente con las palmas de las manos.

- Jugando con las tablas a través de habilidades motoras
En esta segunda propuesta podemos utilizar materiales como la plastilina, botones, pelotitas o cualquier pequeño objeto que prefiera el niño. Contando y agrupando cada combinación (2 x 5 = 10, hasta que entienda que ello significa repetir dos veces la cantidad de 5 objetos y finalmente contando que resultan 10). No solo utilizando un lápiz y una hoja, sino ofreciendo muchas otras variedades más reales y tangibles que favorecerán su integración y comprensión de la idea de multiplicar o juntar grupos de cantidades de objetos.

- Jugando con las tablas a través de habilidades visuales
En esta tercera y última propuesta que te lanzamos, podemos utilizar colores e imágenes de objetos para poder visualizar mejor las cantidades. La idea es que las tablas dejen de ser un estímulo simple de números en blanco y negro y que los niños puedan recordar mejor a que cantidades se refieren exactamente. Pudiendo también colorear las tablas según ya sepamos de un color y aquellas más complicadas de otro color.

Desde Guiainfantil.com te recomendamos que comiences con una propuesta y que, una vez que el niño se haya hecho con ella, vayas introduciendo otras para que así se lo pase mejor y le resulte todo más novedoso.