9 ingredientes para crear una relación inolvidable entre tías y sobrinos

Un tía que adora a su sobrino nos habla del importante papel de los tíos con los niños de la familia

María Machado

Hablamos mucho del importante papel que tienen los amigos, los primos, los abuelos y, por supuesto, los padres en la educación de los niños. Pero, ¿qué pasa con los tíos? Ellos también cumplen con un rol esencial para los más pequeños de la familia. Entre tías y sobrinos se puede llegar a crear una relación inolvidable que aporta muchísimo al aprendizaje y autoestima de tus hijos.

Pero, ¿cómo lograr este vínculo tan especial? ¿Por qué los tíos pueden aportar tanto a sus sobrinos? Para comprenderlo un poco mejor, hemos hablado con Elena, una tía enamorada de su sobrino Guille que, a partir de su experiencia como tita, ha creado un blog llamado Con Mi Madrina. Ella misma describe el día que nació su sobrino como el mayor vuelco de su vida; el inicio de una relación única, que nunca pensó que iba a llegar a ser tan especial.

El papel de los tíos con los niños de la familia

Una relación entre tías y sobrinos inolvidable

Es fácil darse cuenta de que la relación entre los tíos y sus sobrinos puede llegar a ser muy especial. Pero, ¿por qué? ¿Por qué se da esta química tan evidente? La propia Elena, aun siendo tía, admite que es una relación muy complicada de explicar. Algo así como la mezcla perfecta entre hermanos, padre-hijo, amigos... Es un vínculo diferente, que no se da con otras personas de la familia y que, aunque la diferencia de edad entre tío y sobrino es importante, no es un impedimento.

Puede que la clave detrás de este vínculo sea la complicidad que se establece entre ambos; un tipo de apego que es diferente a la que los niños tienen con sus padres. Y es que, si bien ellos son la primera referencia de los pequeños, el hecho de que entre tíos y sobrinos no exista esa misma figura de autoridad, impulsa y fortalece una relación distinta.

Gracias a esta relación, su papel queda reforzado dentro de la familia. Las tías se constituyen como esa figura a la que los niños no tienen reparos en acudir cuando tienen un problema; aquella que no se cansa de jugar con ellos; aquella que también les guía en el camino, etc.

[Leer +: Una poesía dedicada a las tías]

Los ingredientes de una buena relación entre tías y sobrinos

El especial vínculo de tíos y tías con los niños de la familia

Visto lo mucho que la relación con sus tíos aporta a los niños, nos queda resolver la pregunta más importante: ¿cómo podemos ser 'buenos tíos' para los niños? Elena, tía de Guille, nos ha dado algunas de las claves sobre las que se debe sustentar este vínculo.

1. Implicación y diversión
Puede no haber una fórmula mágica para que niños y tíos se lleven bien. Pero los ingredientes que nunca pueden faltar en esta relación es la implicación y la diversión; implicación en la crianza y educación de los pequeños y diversión al compartir un tiempo de ocio y de planes entretenidos juntos.

2. No hay que consentir, pero sí disfrutar del niño
A veces, solemos pensar que la mejor forma de ganarnos el cariño de los niños es consintiéndoles y dándoles todo lo que ellos quieren (a menudo, esto supone contradecir a los padres y ofrecerles lo que ellos le han negado). Sin embargo, las tías no tienen que consentir, sino sumarse al método educativo que los padres han elegido para el pequeño. Una mejor forma de ganarse el amor del pequeño es construyendo recuerdos juntos que sean inolvidables.

3. Estar en la vida del niño
No podemos pretender tener un relación tío-sobrino sólida si no estamos presentes en el día a día de los niños. Y esta presencia no puede resultar obligada ni forzada para ninguna de las partes, debe trabajarse desde la naturalidad de lo cotidiano. Saber que va a tener un examen importante y preguntarle qué tal le ha ido; conocer el nombre de sus mejores amigos; saber cuáles son sus asignaturas preferidas en el colegio... Y, por supuesto, también proponiéndoles planes juntos.

4. Tenemos que convertirnos de nuevo en niños
Parte de la fórmula de éxito para que este vínculo familiar sea único es sacar ese niño interior que todos llevamos dentro. Subirnos a los columpios con los niños, jugar con la arena de la playa, organizar una carrera en el parque... Disfrutar de la vida adulta desde la inocencia de los niños.

5. Favorecer la comunicación
Una de las cosas que más valoran los niños de sus tías y tíos es saber que pueden contarles cualquier cosa y que siempre van a tenderles la mano para ayudarles. Por eso, es importante que los tíos sean capaces de crear un clima de confianza adecuado para que el pequeño sepa que puede acudir a ellos cuando lo necesite. En algunas ocasiones, el niño puede sentirse más cómodo o sentir menos vergüenza al hablar de ciertas cosas con sus tíos, en lugar de con sus padres. Si bien Elena enfatiza que no podemos dejar de estimular que el pequeño tenga también una comunicación fluida con sus padres.

6. Ser conscientes de que somos un referente para los niños
Igual que ocurre con los padres, las tías también son un referente para los niños. Y, por tanto, no podemos obviar que esto representa una responsabilidad. Como explica la propia Elena, 'Aunque a veces se nos olvide, somos la parte adulta. A pesar de proponer juegos, nunca puedes olvidar que tú eres la figura adulta y madura, que tienes que actuar con responsabilidad'.

7. Corregir al niño cuando sea necesario
Este compromiso que los tíos adquirimos con la educación de los niños supone que también tienen que corregir a los niños en caso de que tengan un comportamiento poco adecuado. Desde el respeto y el cariño, los tíos deben explicar a los niños por qué no está bien dicha actitud para que no la vuelvan a repetir.

La especial relación de una tía con su sobrino

8. Hacer sentir especial al niño
'La afinidad con tu sobrino es igual que con cualquier persona. Habrá con personas que te lleves mejor o peor. Pero la ilusión de hacer planes juntos, eso los niños lo notan. Ellos se sienten muy protagonistas, muy valorados cuando una persona adulta les hace caso y quiere jugar con ellos', explica Elena. Además de fortalecer la relación entre ambos, conseguiréis reforzar la autoestima del pequeño.

9. Proponer planes juntos y pasar mucho tiempo juntos
Por último, no hay mejor forma de crear una buena relación entre ambos que pasándolo bien juntos. No es necesario gastarse millonadas llevando a los pequeños al parque de atracciones o comprándoles grandes regalos. A veces, los recuerdos más felices están relacionados con cosas mucho más sencillas. Por eso, vuestros planes no tienen por qué implicar un gran dispendio. Podéis hacer excursiones al campo, jugar en el parque, inventar juegos divertidos juntos, hacer manualidades...

¿Y cómo sabremos si hemos conseguido construir una relación entre tía y sobrino que será inolvidable para ambos? Para Elena, esta es la clave: 'Mi ilusión es que cuando Guille sea una persona adulta, tenga recuerdos juntos y experiencias juntos, que cuando sea una persona mayor diga qué bien lo he pasado con mi tía y cuántas cosas hemos hecho juntos'.

Puedes leer más artículos similares a 9 ingredientes para crear una relación inolvidable entre tías y sobrinos, en la categoría de Diálogo y comunicación en Guiainfantil.com.