Marieta quiere recordar. Cuento infantil sobre las historias que contamos

Un cuento sobre la importancia de las vivencias

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

A todos nos encanta escuchar historias de nuestra familia, anécdotas familiares que han pasado a nuestros abuelos o padres, pero también contar las nuestras propias. 

Esta es la historia de una niña a la que le pasaban muchas cosas, y que cada tarde de verano le gustaba contárselas a su abuela.

Descubre cómo acaba este bonito cuento infantil sobre las historias que contamos.

Cuento para niños sobre los recuerdos y las historias que contamos

Cuento para niños sobre los recuerdos

Marieta pasaba todos los veranos en el pueblo de sus abuelos. Allí disfrutaba del campo y de la naturaleza. Se acercaban al huerto, recogían frutos del bosque, nadaban en el río y ayudaba a preparar ricas cenas que degustaban en el patio de la casa bajo las estrellas. Pero lo que más le gustaba a Marieta era narrarle a su abuelita Adela las aventuras que había vivido durante el invierno en su ciudad.

Casi siempre empezaba por describirle a sus amiguitos del colegio, dedicando un capítulo muy especial a sus profesores. Hablaba de las clases de Matemáticas y de las Inglés, porque eran sus asignaturas favoritas. Pero, sobre todo, se centraba en contar las aventuras de su pequeña pandilla, ‘Las Chicas Melocotón’, que eran como se hacían llamar Marieta, Andrea y Beatriz, en honor a su fruta preferida. Las tres pequeñas siempre andaban juntas en el parque, donde ideaban aventuras y misiones, tales como salvar a una mariquita de las garras de un dinosaurio, personaje que encarnaba el perro de Andrea.

También Marieta le describía a su abuelita los museos que había visitado y las obras de teatro y conciertos a las que había asistido, explicándole lo que más le había gustado y lo que le había asustado. Incluso, hacía un repaso de las películas que había visto en el cine con su mamá y con su papá.

Pero, según iba creciendo Marieta, aumentaban sus actividades y también sus amistades. Por ello, le daba miedo que cuando volviera a llegar el verano no recordara todo lo que había hecho en su ciudad. Como andaba preocupada y triste por casa su mamá le acabó preguntado:

- ¿Qué te pasa, Marieta? - dijo.

- No creo que pueda recordar todas las cosas chulas que viviré este invierno para contárselas a la abuelita Adela y eso me preocupa.

- No te preocupes. Tengo la solución - contestó su mamá.

Esa misma tarde Marieta recibió un regalo. Al abrirlo descubrió que se trataba de un Diario en el que todos los días podría anotar cuanto ella quisiera, como una pequeña ayuda a su memoria.

Ejercicios de comprensión lectora

Descubre si tu hijo ha entendido el texto con estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

  • ¿Dónde veraneaba Marieta?
  • ¿A quién le contaba sus historias?
  • ¿De qué hablaba Marieta?
  • ¿Por qué estaba preocupada la niña?
  • ¿Cómo se solucionó?
  • ¿Sabes para qué sirve un diario?